miércoles, 6 de abril de 2016

Los Homo Sapiens Kanaloas coronan la teoría de la evolución del instro rock con excelente “Surf a Go Go”

Portada
En 2009 fueron descubiertas en Alemania ocho flautas de entre 30.000 y  40.000 años de antigüedad que demostraban que los Homo Sapiens, que se extendieron por Europa en el paleolítico desplazando a los neandertales, ya tenían una cultura musical muy considerable. El rock and roll instrumental es también un arte avanzado que depende de una teoría de la evolución que va del “Simio Garagerum” al “Homo Sapiens”. En ese último estadio evolutivo  están precisamente  The Kanaloas, banda gallega que, tras un par de excelentes Ep’s, acaban de editar este 2016 un disco llamado “Surf  a Go Go” con el prestigioso sello de Washington, Double Crown.  El álbum contiene diez instrumentales y un tema cantado, nueve propios y dos versiones, de factura impoluta, con los que este habilidoso cuarteto pone de manifiesto su extraordinario conocimiento de causa al tiempo que aporta motivos melódicos sobrecogedores entre arreglos rítmicos perfectos y filigranas de impresión.  Los Kanaloas son uno de los grandes de la historia del moderno surf and roll.  Emparentarlos con referentes del pasado puede resultar interesante pero a nosotros  se nos antoja una total pérdida  de tiempo ante la cantidad de excelencias de cosecha propia que nos proponen.   

Trayectoria

The Kanaloas. Foto de su facebook
The Kanaloas son los guitarristas Jose Makahiki y Miki Staccat Dora; el bajista  Juanito Double Walk; y el baterista Joe Bongo From Mongo.  El grupo se formó a principios de 2007 en A Coruña. En noviembre de 2008 grabaron en el Treboada studio ( A Coruña) un Ep titulado “Play Quasimoto Stomp! & Other Tunes” con cuatro temas propios titulados “Quasimoto Stomp!”,  “Torero!”, “Shark Attack!!” y “Honey In My Woodie”.  Contaron con la colaboración de los Beat Kongs, los Hound dogs y M. Ramirez. El disco fue editado por Torquay Records con un  artwork donde destaca una divertida ilustración de surf, obra de Marcel Bontempi.   Su segundo Ep del que puedes leer una reseña aquí  fue editado por Butterfly records, con el título genérico de “Letterjacket” y fue grabado en el Circo Perrotti en agosto de 2012, producido por Jorge Explosion.

Artwork del digipack
“Surf a Go Go” fue grabado, de nuevo, en el Circo Perrotti con la producción de Jorge Explosion y la banda. El artwork vuelve a ser de José Nieto quien, en este caso, aporta al digipack una portada con dorada imagen de surfers cabalgando sobre una gran ola y en el interior de la carpeta, la explicación de la mencionada teoría de la evolución que empieza en el “Simio Garagerum” y pasa progresivamente por el “Fronterus Cauboyensis”, el “Homo Calvaria”, el “Cansinus Habilis”, el “Festivalerum  Notorius” hasta llegar al “Homosapiens Kanaloas”. Se incluye un Cd simulando la imagen de un vinilo, una foto en la playa de nuestros protagonistas y otras instantáneas surfers en la contraportada.  

Las canciones

The Kanaloas en directo. Foto de su facebook 
El disco se abre con la descomunal “Boneyard Reef”, un ejemplo del gran estilo de los Kanaloas quienes aportan al género un combinado rítmico y melódico de enorme poderío. Un tema que va desarrollándose sobre una base de percusión muy marcada.  Fraseados de vocación oriental van solapándose con otros más ácidos hasta la descarga final. Le sigue “The Bronzee Bull”, otra excelente muestra de la gran capacidad de esta banda para crear canciones cautivadoras en la que las guitarras dibujan motivos instrumentales de gran belleza arropados por una rítmica de lujo. Una preciosa canción ensoñadora que invita al baile, planteada con unos arreglos que lucen por su compenetración perfecta más una parte final sosegada que nos traslada hasta el siguiente corte. “Elevator Drop”, que así se llama, es una canción de guitarras repicando y arpegiando a dos voces, con enorme gracia y con  un acompañamiento perfecto de bajo y batería. Cambios de armonía elevan el tono festivo con una frescura encomiable. 

The Kanaloas en la playa. Foto de su facebook
La siguiente canción “Tally Ho” es una versión del tema de PJ (Paul Johnson)  & The Galaxies que fue editado en single en 1964 por P.M. Records.  Los Kanaloas inciden en esa sutil mezcla de beat con surf reafirmando el papel de la batería al tiempo que añaden guitarras con una magnífica  exquisitez con el propósito de adaptar el tema a su manera respetando las directrices esenciales del original.  Con “X-Mas Palm Tree” nos acercamos al meridiano del disco y aquí la banda se torna más sutil y emotiva con acordes descolgándose entre punteos cariñosos al ritmo de un persuasivo bombo y un efectivo bajo más un diálogo final de guitarras al paso de los cascabeles navideños.  El siguiente tema “Swallow Tail” tiene aires más rockeros y unas pizcas de pop que desembocan en un recorrido aguerrido de auténtica persecución cuya  fuerza radica en esas proverbiales guitarras que conforman una banda muy bien congeniada.  “Toxica!” arranca entre platos y ese profundo bajo al que se añaden ritmo y melodía  misteriosa por gentileza de sus guitarristas. Otra muestra de “reverb” a raudales que extiende la “toxicidad” manifiesta de puro “ingenio”, veneno contra la mediocridad reinante en nuestra realidad cotidiana. “El Rodo” es una suma de aires surfers y latinos con un toque especial por parte de unos inspirados Kanaloas que combinan los  elementos con sumo gusto y de forma muy equilibrada,  generando crescendos espectaculares y añadiendo un sonido muy peculiar  que les distingue.   

The Kanaloas, Foto de su facebook
El disco va llegando a su fin con “Fat Fender”, canción en el que inciden en esa forma de tocar la guitarra tan original que nos permite afirmar, sin tapujos, que sus artes propias nos procuran una clara evolución, respetando las formas del manual de escuela pero aportando criterios propios muy sugerentes.  Aparecen los primeros coros mientras desarrollan fraseos de una destreza manifiesta que evidencian, una vez más, su enorme prestancia sobre una base rítmica milimetrada. Y precisamente, con batería constante y perturbadora, redoblan los tambores de “The Day of Malibu War”, otra excelencia en la que se combinan elementos del western, orientales, de serie B, rock and roll, y por supuesto la aportación personal de esta gran banda. 

The Kanaloas. Foto de su facebook 
Para acabar, una segunda versión, “Surfin’Tragedy”. Tema de Robert J. Hafner y Anthony J. Hilder, ha sido adaptado por muchos grupos como los Sentinals o los Breakers. Su primera grabación parece ser que fue realizada por Doug Hume en 1963 para el album  “Surf’s Up! At Banzai-Pipeline” (Northridge Records). Es el único tema cantado de este disco y cabe destacar  que está interpretado con excelente voz, muy acorde con el sentimiento surfer y trágico para referirse a la muerte de un joven surfista que se estrella contra el embarcadero falleciendo al instante. 

Reflexión final  


The Kanaloas al atardecer, Foto de su facebook 
Kanaloa es uno de los cuatro principales dioses de la mitología Hawaiana, el dios de los océanos, al que los antiguos hawaianos consagraban el ritual de he’henalu (surf). Una deidad  sanadora, pero también del inframundo y de la magia, al que los misioneros intentaron asociarle con el mal cuando intentaron refundar la mitología Tiki en la trinidad cristiana más Satán.  The Kanaloas siguen con ese espíritu tan auténtico y genuino, al margen de interpretaciones a la moda, sin excederse en las reverencias. No en vano desde los mismísimos USA, voces tan autorizadas como  la de Phil Dirt (Reverb Central)  les considere como: “descendientes naturales de los clásicos del surf instrumental, con el género bien entendido y evolucionado”.  El secreto de esta banda creo que radica precisamente en su dominio de los parámetros conocidos, a los que aportan una forma muy suya de crear auténticos himnos de surf and roll, incluso cantados si les viene en gana, como es el caso del tema que cierra tan deslumbrante disco. Como grupo destacan por su gran compenetración y resulta curioso que tras oír sus canciones, ya sean propias como adaptaciones, no se percibe de modo alguno esa sensación, en otros habitual, de que existe una distancia, ya sea mínima o exacerbada, entre solistas y acompañamiento.  Es más, creo que todos juntos suman un único solista con una facilidad fascinante para medir tempos y articular concepciones sonoras de auténtico “Surf a Go Go”.   

Nota: Puedes escuchar las canciones aquí, CD Baby, o adquirir una copia en la web de Double Crown y en el facebook del grupo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada