lunes, 4 de abril de 2016

The Smoggers se reinventan con nueva formación en su mejor disco hasta el momento, “Shadows in My Mind”

¿Qué banda, que se precie de original, ya sea de rock and roll o de lo que sea, no busca incansablemente la evolución de sus parámetros creativos con el propósito de reinventarse, una y otra vez, sin miedo a perder por ello las raíces?.  Si la ansiada felicidad está en el camino de buscarla, es muy probable que la buena música radique en la actitud de conseguirla.  Ahora bien, el resultado final será más o menos satisfactorio según los criterios estrictos que apliquemos en su análisis.  Desde el eterno inconformismo del autor, consciente o no de que la perfección es una quimera, a la más o menos benevolencia de los oyentes capaces de empatizar con la propuesta, el veredicto final se podría resumir, pedanterías al margen, en un escueto: “me gusta o no”. Un  fundamento sencillo, que ha dado pie a, por ejemplo, las redes sociales porque tiende a lo visceral de la comunicación sin complicaciones, pero que necesita de un razonamiento profesional detallado para entenderlo en toda su magnitud.  Con cada nuevo disco, los grupos viven momentos inolvidables pero también  pasan por todo un calvario de dificultades como la indiferencia cultural del mercado, el desgaste de horas y horas de ensayo, la lucha de egos, o el miedo a no aportar nada nuevo, entre tantas otras complicaciones que si se afrontan con seguridad y convencimiento,  acaban por ser solo sombras que nunca impiden dar vida a trabajos tan redondos  y apasionantes como este “Shadows in My Mind” de los andaluces The Smoggers, editado este 2016 por la no menos destacable discográfica alemana, Soundflat Records.   

Trayectoria

The Smoggers son una banda andaluza con músicos sevillanos y malagueños, formada actualmente por  Fernando, voz principal, guitarra y armónica; Ana a los teclados y voz,  Gusti al bajo; y Goyo a la batería, más percusión.  Se crean en el año 2008 con Ana González a la batería, órgano y voz; Gustavo Jiménez al bajo; Fernando Jiménez, voz, guitarra, armónica; y Jesús Blanco, voz y guitarra. Tras aparecer en algunos recopilatorios, debutan en febrero de 2011 con un mini Lp 10”, editado por Clifford Records, con el título de "Smoggin´Your Mind". Ese mismo año sacan un single con Grit records y a principios de 2012 presentan, también con Clifford, otro mini Lp con el título de “Chinese Food”. Estos tres trabajos consecutivos les sitúan en el candelero de los mejores grupos actuales de “garage”  a medio camino entre el “Back from The Grave” y la primera época de Crypt Records.  

En 2012 graban en los Hollers Analogic Studios de Málaga los temas de sus siguientes sencillos. El primero editado con KOTJ Records con los temas “Shame on You”, más una versión del “It´s just not the Same” de los Delinquents, banda tejana de los ochenta y un tercer tema titulado “Jump inside”.  Su siguiente Ep se titula “Breaking your boots wih…” y sale también con KOTJ Records y  Ghost Highway Recordings.  En verano de 2013, el sello neoyorquino Chickpea Records editaba un split con los japoneses The Fadeaways. Por su parte, aportan el tema “I let you Go” más “I wanna be a Zombie”, incluido en su disco "Chinese Food”.  Su segundo Lp “Join The Riot” fue grabado en los Holler Analog Studios de Málaga en verano de 2013 (+ info).

Por su parte, Ana y Fernando tienen montado un dúo llamado Charm Bag con el que ya han sacado un par de discos en 2015 (+ info). Actualmente se están ultimando los detalles de un split de Smoggers/Charm Bag con el sello británico Trash Wax Records mientras que el sello portugués Chaputa Records les editará un sencillo compartido con los Satelliters. Las canciones se grabaron, produjeron y mezclaron por Mike Mariconda y Maxi Holler en los estudios Hollers Analog  de Málaga en el verano de 2015.  Por lo que respecta al impactante artwork, con ese "garajero" contándole suculentas historias al psicólogo, es obra de Christophe Lopez Huici. Cabe mencionar también que contaron con la colaboración de Gerry Alvarez de los Gruesomes y Christopher Schau de los Lust-O-Rama para facilitarles las letras de las dos versiones incluidas. A ambos, como también a Jostein Hestoy y al mencionado Lopez- Huici quieren agradecerles la ayuda prestada.   

Las canciones

The Smoggers. Foto: Luis Miguel del Campo

El disco empieza con “Why?” tema que daba nombre al Ep (Twist Records 1993) de los noruegos The Lust-O-Rama.  Los andaluces mantienen la entrega y fuerza descomunal de este tema dotándolo incluso de más crudeza si cabe, muy a su estilo. Los riffs penetrantes de órgano y guitarra, solo hiriente incluido,  más la meticulosa percusión, y la desgarrada voz principal apoyada por coros fantasmales, nos llevan hasta el siguiente corte “I Don't Want Your Lies”, con su fascinante arranque tan primitivo. Ágiles guitarras nos procuran momentos de auténtico “garage punk” sixties con cambios suculentos de tempo entre secuencias generosas de bajo.  A destacar también la magnífica aportación final solista de tintes ácidos a cargo del órgano.  Le sigue la segunda y última versión de este álbum: “Dementia 13”. Este tema cerraba la cara B dels disco “Tyrants Of Teen Trash” (OG Music 1986) de la banda canadiense The Gruesomes.  La adaptación de los Smoggers se construye en una combinación sonora de auténtica locura entre todos los instrumentos. Si se me permite, tiene más consistencia que el mismísimo original,  descerrajando ráfagas punk con un poder de satisfacción obsesiva realmente impresionante.  Se incluye un sensacional momento instrumental en el que la banda desarrolla sus habilidades. No solo la guitarra y el órgano, sino también el bajo con la persistente batería como referente, aportan detalles muy suculentos.


“Garage Woman”, siguiente corte, es una tormenta de distorsión con fuzz a borbotones, sobre ritmo primitivo, cantada por Ana con inmejorable voz para defender las virtudes de esa mujer “garajera” que tiene las cosas muy claras, a la que nunca podrás engañar.  Siguen los Smoggers  con “Cavegirls Don't Like Your Taste”, otra memorable variación rítmica sobre la que el grupo  construye un divertido tema apto para elevarse con saltos enérgicos entre riffs persistentes de órgano más pedales beat. Al final, modifican el tempo adquiriendo velocidad y consiguiendo que la canción mute a otra dimensión lisérgica con descomunal solo de guitarra como punto culminante.  Acaban la cara con “Pychotic Dreams”,  otra muestra del innegable talento de estos andaluces capaces de mostrarnos múltiples caras, tanto melódicas como rítmicas, dentro de su inmenso universo de canciones de auténtico “garage punk”, embebidos de raíces sixties pero también aportando nuevas secuencias sonoras inexploradas. Solos de guitarra, ritmos poderosos, voz desgarrada y golpes de efecto llenan los surcos de brillantes aportaciones propias dentro del mejor rock and roll de todos los tiempos. 


La Cara B se abre con “Happybilly Never After”, fascinante tema instrumental en el que la guitarra logra que enloquezcamos con ese sonido tan aguerrido, apoyada por aportaciones solistas del órgano, más una sección inmejorable de bajo y batería. Una sucesión de excelencias que nos llevan hasta ese “Es Por Ti”, el segundo y último tema cantado en castellano, con el mismo poder de convicción que el resto de canciones interpretadas en inglés. Tema de amor incondicional que se mueve entre descargas eléctricas escalofriantes y muy bien conjuntadas llevándonos hasta un final apoteósico.  A continuación nos ofrecen “Unknow Song”, canción oscura en la que se ralentiza el tempo para remarcar ese aire trágico en el que órgano y guitarra dialogan en segundo plano construyendo frases tan descarnadas como ingeniosas. De nuevo, un cambio de ritmo de R&B acelerado, con armónica, rompe todos los esquemas para regresar de nuevo al tema principal más un solo espectacular de guitarra perdiéndose entre compases ácidos.

Con las neuronas ya totalmente revolucionadas recibimos al persistente órgano de “I Got You Baby”, tema de “garage beat” con actitud punk en el que la banda muestra su parte más amable pero no por ello menos apasionante.  De inmediato, hace acto de presencia el indispensable fuzz agresivo que, con la ayuda del consistente bajo y metódica batería, nos llevaran hasta el siguiente y último corte del disco. “Shadows In My Mind” empieza con arpegio sensible tras el que descarga profusamente una elevada dosis altamente emotiva, sobre un medio tempo en el que se suceden los trallazos de la guitarra, apoyada por el órgano, más la imperturbable sección rítmica. Juntos nos procuran unos momentos psicodélicos ciertamente memorables. Todo un cierre de auténtico lujo que les emparentan con lo mejor y más suculento de la escena underground americana de finales de los sesenta.      




Reflexión final:

Parafraseando el título genérico de este impresionante trabajo, el nuevo álbum de los Smoggers disipa cualquier sombra o duda mental que nos dificulte afirmar que, actualmente, son uno de los mejores grupos de “garage punk” a cualquier nivel. Valga también como detalle a tener en cuenta, con la importancia que tiene y no más, que  han conseguido el beneplácito de una discográfica de ámbito internacional, como es Soundflat records, para que su ingente creación musical llegue hasta el último rincón de la escena del mejor rock and roll.  ““Shadows in My Mind”  confirma su enorme capacidad  creativa en un género que tiene su público fiel pero que también está mutando, con más o menos fortuna, hacia el llamado sonido “chatarra”  cuando no se tiñe en exceso de punk setentero.  No es que esté mal sino que no es lo mismo. Por eso, nos parece que quedan muy pocas bandas que puedan presumir de mantenerse fieles a unas raíces sin que por ello les impida aportar imaginativas fórmulas que amplíen el abanico de posibilidades musicales del llamado “garage punk”.  Y una de esas bandas es, sin tapujos que valgan, The Smoggers, una máquina garajera  imparable que, en el momento de leer esta reseña, ya tienen en fábrica una edición más editada por un sello portugués Chaputa Records compartiendo Split con nada menos que los Satelliters, al tiempo que otro sello inglés Trash Wax Records les saca otro sencillo con temas suyos y de su otro proyecto, los Charm Bag. Me parece que nos sobran razones consistentes para afirmar que los Smoggers son nuestra banda de “garage punk” más internacional y más fructífera. Estoy convencido de que, tras escuchar este magnífico nuevo disco, pocas veces te habrás sentido tan seguro y segura de decir un sonoro e irrefutable “me gusta”. Espero al menos que nuestra critica te ayude, de alguna forma, a extender tus ya, de por sí, inteligentes criterios.   

     

Nota: Puedes escuchar las canciones en el bandcamp o adquirir una copia en la web de Soundflat. En España puedes pedir una copia a KOTJ Records.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada