martes, 5 de julio de 2016

Noa Babayof y “Blue Bound”, buscando en el sendero de la vida el lugar adecuado con íntimas y lisérgicas canciones

Portada 
Discos Monterey de Valencia presenta este 2016 el flamante y enternecedor segundo trabajo de Noa Babayof, “Blue Bound”. El álbum contiene once canciones fascinantes, envueltas en un atractivo artwork y prensadas en luminoso vinilo blanco. Su cautivadora música contiene toda la sinuosa fragilidad, más la profundidad introspectiva, del acid folk de los setenta en la onda de Sandy Denny, Vashti Bunyan o Nico. Noa aporta su sello personal cantando y tocando la guitarra arropada por una banda de lujo con músicos destacados como el guitarrista Amit Erez y Yoav Brill a los teclados, entre otros, más la ayuda de Helena Espvall (Espers), quienes tejen unos arreglos tan conmovedores como memorables. Todos los temas son originales de Noa menos una excelente versión del “Take Care” de Alex Chilton que cierra este imprescindible disco repleto de matices y sensaciones a flor de piel.

Trayectoria  

Noa babayof. Foto de su facebook
Noa Babayof es una cantante y compositora israelí de folk psicodélico, activa desde 2005, que debutó en 2008 con el disco “From A Window To A Wall” en el sello norteamericano Language of Stone , con el apoyo de la mítica banda Espers.  Fue grabado y producido por Greg Weeks (Espers) en el Hexham Head estudio en Philadelphia. En un principio fue editado por el sello israelí Anova. Tras editarse en los Estados Unidos, Noa se instala en Filadelfia y ese mismo año 2008 estuvo de gira por la costa oeste con Sharon Van Etten. Le siguieron actuaciones en  el CMW (Canadian Music Week) festival en Toronto y en el Motel Mozaique festival en Rotterdam.

Ya en 2013 se traslada a Inglaterra para grabar las canciones de su segundo disco con canciones escritas durante su época viviendo en Filadelfia. Ya con menos orquestación y con composiciones más intimistas, la última etapa de la producción se lleva a cabo con una banda de músicos de Tel Aviv formada por Amit Erez a la guitarra; Yoav Brill al piano, teclados y guitarra; Yehu Yaron al bajo y contrabajo; Morphlexis a los teclados y programaciones; Aviv Barak a la batería; y Sefi Zisling a la trompeta. También colaboraron en el disco Helena Espvall (Espers) al cello; Udi Bonen al bajo, Kosta Kaplan a la guitarra, Stav Ben Shachar y Thomas Browning a la batería, Alison Cotton (The Left Outsides) a la viola, y el contrabajista y chelista americano Chris Bell.

Producido por Noa, fue grabado y mezclado por Ronen Roth  en los Pluto Studios de Tel-Aviv (Israel). También se grabaron algunas partes de colaboradores en los Estados Unidos, Inglaterra y Portugal. Se masterizó en SAE Mastering, Phonix (Arizona) por Roger Seibel. El diseño gráfico es de Elad Elharar, la foto de portada con esa mezcla visual entre la cara de Noa más el árbol, es de Yoav Picherski y las fotos del encarte, donde se pueden leer las letras, son de Aviad Zisman.    


Las canciones 

Noa Babayof. Foto de su facebook
El disco empieza con “Alive & Well”, canción de recuerdos amorosos entre sentidas frases  como “todavía te quiero, se está haciendo difícil romper el hechizo…hay momentos en que te extraño”.  El tema contiene arreglos intimistas que surgen de esa combinación tan sutil de guitarra acústica con su envolvente voz más detalles oscuros de piano y un ritmo que arrastra los pasos entre aportaciones de trompeta y cuerda. Le sigue “Blue Bound”, con ese aire de jazz apesadumbrado con el que se afronta plácidamente el volver al camino, ese seguir en movimiento pese a todo, “cantar esta canción aunque todo esté perdido”. El piano, con acompañamiento de contrabajo, entabla un diálogo sensual con la sensacional voz principal.  Emergen detalles de cuerda y juntos desdibujan una melodía conmovedora que nos lleva en volandas, mediante ligeros pero sustanciales toques de trompeta, hasta el siguiente corte. “His Goodbyes” se nos presenta con inicio lisérgico y ritmo tribal sobre el que Noa y la cuerda se explayan con un atractivo deslumbrante. Nos cuenta: “Así que ahora lo que buscas es la fama y la gloria, tocas una melodía, pero no cuentas ninguna  historia. Dejaste de escribir canciones desde hace mucho tiempo, nunca has sido un verdadero amor”.  Tema de profundo desamor en el que no faltan sustanciales frases jazzy de metal y que se complementa con “Friend”, imagen y semejanza de esas relaciones en las que “no podemos escapar de nuestras noches, nuestros días, nuestros sueños…”. En este caso, la banda se muestra especialmente inspirada para completar un tema de acid folk en todo su esplendor. Ritmo y melodía se compenetran para dar forma a una potente y sustancial canción estratosférica que despierta los sentidos entre efectos ácidos que emergen de  memorables solos de guitarra y riffs de piano cautivadores.   

Noa babayof. Foto de su facebook
Mediante “Bright Lights” y su sensible luminosidad “contada en una canción del siglo XVI”, surge el malestar envuelto entre luces brillantes sobre el suelo oscuro, con el presente, pasado y futuro confundiéndose. Musicalmente destaca por su tempo calmado marcado por los arpegios de una acústica acompañando a la atmosférica voz de una inigualable Noa. Contribuyen a crear esa envolvente magia instrumental, la persistente batería, el toque solemne de trompeta, punteos de guitarra con eco, un potente contrabajo, y el magnífico chelo. Toda una orquestación de lujo que nos conmueve en sobremanera. El último corte de la cara A se titula  “From A Window To A Wall”. Canción proverbial que empieza a andar con acústica, tras la que se suma la dulce cuerda y, por supuesto, esa voz estelar de su solista que nos canta desde “dentro de una pequeña y vieja habitación azul con el tierra de madera mirando por una ventana en la pared.. en Fishtown (Philadelphia)”. Un momento del recuerdo tras el que se impone viajar en busca de la paz en la mente.  

Noa Babayof. Foto de su facebook
La cara B arranca con “False True Lover” canción en la que aparece ese auténtico amante falso protagonista del desamor al que se refiere en numerosas ocasiones Noa. “Te vendí y me vendiste bajo un castaño. Yo iba por la autopista donde las visiones místicas aparecieron como la nieve”. Siguen las frases de un lirismo fascinante musicalizadas con una sensibilidad estremecedora. En este caso la voz planea sobre una base de sinuosa cuerda y arpegios de guitarra envolviéndonos dulcemente con una melodía tierna. A continuación nos deleita con  “In Your Own Time”, tema dotado de precisos arreglos pop en los que tiene un peso determinante su concepción rítmica, la aportación del piano, teclados y la guitarra eléctrica dialogando con la voz solista reforzada por coros. Nos cuenta: “Le dije que sabía que no duraría mucho tiempo… otra ciudad, un rostro familiar, dejamos sin dejar rastro a medida que avanzamos… Cómo puedo encontrar el lugar adecuado para mi… es una carrera solitaria”. Y en esa hazaña por sobrevivir se enmarca la siguiente historia, la de una “Orianna” que tras destruir su casa, busca de nuevo su destino, caminando sobre las gritas sin hacer ruido…”. Noa regresa a su registro más oscuro e intimista, de nuevo acompañada por cuerda y guitarras acústicas con las que se genera una maravillosa orquestación ambiental psicodélica.    

Noa Babayof. Foto de su facebook
La última de sus canciones propias de este disco lleva por título “Things I Remember/ The Match”. Tras esa frágil caja de música, los acordes de acústica nos preparan para empaparnos de la dulzura de la voz de Noa enfundada por sutilezas varias, gentileza de unos excepcionales músicos que nos dejan asombrados con sus instrumentos, desde las guitarras a la trompeta pasando por la cuerda. Por lo que respecta a la letra, Noa comparte con nosotros más recuerdos “de tus ojos, fuego y lluvia” y amores “que nunca fueron sencillos”. Situaciones que inciden en la fuerza sentimental de este disco tan sincero como emocionalmente demoledor. Cierra el disco la magnífica versión de “Take Care”, canción de Alex Chilton incluida  en el álbum “3rd” (1978) de Big Star, cuya adaptación recibió el beneplácito del legandario productor John Fry.  El tema conserva toda la fuerza emocional del original e incluso se acrecienta con la magnífica voz de Noa acompañada por los sensibles teclados más una curiosa pero muy efectiva programación rítmica. Un final sensacional en el que se pone de manifiesto, una última vez, la gran profesionalidad de todos los miembros de la banda comandados por esa excepcional voz solista. 

Reflexión final

Noa Babayof. Foto de Yoav Picherskit. 
“Blue Bound” es un disco que está indudablemente ligado a esa tristeza consecuente al final de una etapa vital y especialmente amorosa. El álbum está plagado de recuerdos físicos y espirituales entre imágenes de un lirismo estremecedor. Empieza con la añoranza del tiempo pasado, de esa pérdida tras la que se ha roto el hechizo y termina cantándonos: “son cambios difíciles, nunca fue fácil pero así es mi amor”. Y esa afirmación tan contundente se completa con la última de las canciones. Esa excepcional versión del tema de Chilton en el que se nos advierte en el estribillo: “Ten cuidado, no te hagas daño, cuidado de necesitar ayuda, podrías necesitar demasiada y la gente son tan…”.  Musicalmente el gran trabajo realizado por Noa Babayof es sinceramente espectacular. Sus melodías son conmovedoras, funcionarían perfectamente sin esos meticulosos arreglos para banda, pero ha tenido el gran tino de arroparlas con una formación de grandes colaboradores que aportan unos matices dignos de los mejores elogios. Todos ellos tienen muy claro que en este caso no son necesarias, en absoluto, las filigranas solistas sino que la verdadera fuerza de su contribución radica en esa ambientación sonora que permite musicalizar ese estado de ánimo con una belleza instrumental inusitada. Creo que Noa Babayof ha logrado un disco perfecto, casi conceptual si se me permite, en el que los recuerdos que emergen del alma, por dolorosos que estos sean, no le impiden seguir en el camino que nos lleva a la ansiada paz vital, ese lugar que está hecho para nosotros y cuya continua búsqueda justifica nuestra propia existencia.       

Nota: Puedes escuchar las canciones del disco en el bandcamp y adquirir el vinilo en la nueva web de Discos Monterey.          

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada