martes, 23 de agosto de 2016

Los Biscuit, quizá por última vez, en absoluto estado de "Gràcia"

Biscuit. Foto: Ivy Lot 
Los Biscuit cerraban una larga, memorable y fructífera trayectoria de 23 años el pasado 19 de agosto de 2016 con una fabulosa actuación celebrada en la calle de la Perla de Barcelona durante las fiestas del barrio de Gràcia.  A partir de aquí, la banda de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) abre un periodo de reflexión personal que esperemos les lleve, de algún modo u otro, a seguir con otro proyecto musical aunque, por el momento, no hay definido nada concreto.  Sin tapujos que valgan, nos deja la mejor de nuestras bandas de rock and roll y lo hace mediante un concierto de fiesta mayor que resultó, contra todo pronóstico, uno de los mejores, con el público absolutamente entregado ante una formación única, irrepetible,  que nos dio una lección de actitud, maestría instrumental y vocal, entrega, buen humor, despliegue de medios artísticos, fuerza… Unos Biscuit, quizá por última vez, en absoluto estado de “Gràcia”.       

Biscuit: Ivy Lot 
La banda abrió con “The Sound” de su álbum de 2003, al que siguió “R’n’r exile”  del  disco "Time For Answers” de 2005. De su más reciente trabajo de 2016 interpretaron: “Duke's Tale”, “Welcome To Dundersville”, “Blame Me”, “Saw Ya”, “The Chip”, “Unthinkable”, y “Blank Morning (She Said)” que cerró la primera parte del concierto con una fascinante compenetración de guitarras, bajo, percusión, solos ácidos y riffs demoledores. 

La segunda parte fue destinada exclusivamente a las versiones. Empezó con el “Togheter” de los Box Tops, al que siguió “Alone with you” de los Sunnyboys, “Strychnine” de los Sonics, “Hold On” de Les Fleur de Lys, “Have Love, Will Travel”, también de los Sonics, y “Runaway” de Del Shannon que empalmaron con el “No Fun” de los Stooges. A partir de aquí, el concierto que había resultado brillante hasta el momento dio un paso más hacia lo inconmensurable y  mutó en una algarabía de público disfrutando de lo lindo con las adaptaciones de “I wanna be your Dog” de los Stooges, “Ramblin’Rose” de los MC5 de los que también tocaron “Kick out the Jams” y para finalizar el “You’re gonna Miss Me” del gran Rocky Erickson con los 13th Floor Elevators. 

Biscuit. Foto: Ivy Lot 
El repertorio escogido por la banda fue muy acertado tanto en sus canciones originales como en las versiones. Tras una primera parte en la que se puso de manifiesto la destreza compositiva e interpretativa mediante temas propios, la mayoría de su más reciente disco, en la segunda las adaptaciones de esos clásicos oscuros de los sesenta, no estuvieron exentas de la huella personal de esta gran banda que logró redimensionarlos para adaptarlas, sin fisuras, a su propio universo mediante guitarras sensacionales, una sección rítmica meticulosa, un órgano voluntarioso y una voz principal extraordinaria con un registro más que generoso, incluido ese falsete tan extraordinario del “Ramblin’ Rose” de los MC5

El público entregado...Biscuit. Foto: Ivy Lot
Mientras observaba como las vallas de protección del escenario estuvieron a punto de volar por encima del público enloquecido que bailaba y coreaba los temas de los Stooges o de los MC5, interpretados por los Biscuit, me vino a la mente la filmación de la actuación que los de Detroit dieron en el campus de la Wayne State University de su ciudad el 19 de julio de 1970.  Entonces, a excepción de unos cuantos, la gran mayoría de público, que abarrotaba el campus, seguía el concierto sin demostrar un gran entusiasmo, quizá anonadados ante la fuerza explosiva de esta gran banda ya desparecida. 46 años después de esa actuación, los Biscuit se despedían con una versión que convirtió su magnífica puesta en escena, en ciertamente, apoteósica. Al margen de las razones personales y artísticas que les hayan impulsado a cerrar esta etapa de su vida, a nadie quien les conozca se le escapa que, en su drástica decisión, han tenido mucho que ver circunstancias inexplicables como la, en demasiadas ocasiones, fría y escasa respuesta de nuestra escena hacia su proyecto ciertamente original que atesora una magnífica discografía de seis Lp’s y un directo no menos grandioso.

Biscuit, Foto: Ivy Lot
En su escrito de despedida, que publicaron en las redes sociales, decían: “Podríamos hablar mucho -de hecho, de un modo u otro, llevamos años haciéndolo- de las razones para ello, pero creemos que este no es el momento. Estamos cansados, lo necesitamos, eso es todo”.  Personalmente me entristece que lo hayan dejado y me daría muchísima rabia, si pudiera verlo, que dentro de cuatro décadas, un público enfervorizado bailase sus canciones versionadas por otro combo que se las viera y deseara para que les hiciesen caso con sus temas propios. Pero quizá sea ésta la verdadera historia del rock and roll: la de los héroes que nunca lo fueron en vida. Para mí, y para muchos más, quizá no los suficientes, los Biscuit han sido y seguirán siendo, muy grandes. Del futuro, ya hablaremos. Así que para acabar, nada mejor que las últimas palabras que me dijo el propio Xavi Cardona al finalizar tan memorable directo en las fiestas de Gracia, citando a los Doors: “El futuro es incierto y el final está siempre cerca".    


Trayectoria 

Los Biscuit son Angel Zambudio al bajo, Fermín Roca a la batería y coros, Armand Cardona a la  guitarra, Xavi Cardona a la guitarra y voz, más David Charro a los teclados, coros y guitarra. Se forman en Vilanova i la Geltrú, en el año 1993 tras la escisión de Blue Bus, una banda que editó un mini-lp en 1991 con el título de “All Way” (Macaco Records). Tras una segunda maqueta producida por Enrique Lindo, Grabaciones en el mar les edita en 1997 su primer disco, “Lunch Music” en formato CD. Luego vendrá su participación en discos de tributo a grupos como Love, y en 2001 se autoeditan un EP con cuatro canciones, “The Basement Years” distribuido por Trip Records.

Biscuit. Foto: Ivy Lot
Dos años después, verano de 2003,  entran de nuevo en un estudio de grabación, con Santi García en los estudios Ultramarinos Costa Brava. De ahí saldría “Rocks My Litlle World” editado en Cd por Rock Indiana y en vinilo por H Records. Tras el éxito de ese disco, vuelven en 2005 al mismo estudio, productor y con el mismo sello a dar forma a su nuevo Lp, “Time For Answers”, en el que una vez más hacen gala de su poderío con una mezcla de rock’n’roll, psicodelia y toques melódicos de pop. En esta ocasión, No Tomorrow se encarga de la edición en vinilo. Después vendría "Cinnamon Fadeout", grabado en el mismo estudio, y editado en 2009 por el sello Hang the dj!, en Cd y vinilo. A finales de 2011 sacan, de la mano de La Castanya, el álbum “Memorabilia” del que puedes leer más datos aquí.  A destacar también que en 2012 triunfan tocando en directo con Bart Davenport  el “Sound Affects” entero de los Jam.


Biscuit. Foto: Ivy Lot 
En 2013 la Castanya editó un Ep en 7” titulado “Hit the Ground”  para celebrar  el 20 aniversario del grupo. Contiene los temas “The One in Charge”,   “The Wireless Golden Voice” y “Quit This Place”.  Fue producido por Mike Mariconda en los Estudios Ultramarinos Costa Brava (Sant Feliu de Guíxols), con Santi García como asistente.  Por otra parte el sello australiano Off The Hips compiló en 2015 16 canciones que recorren más de dos décadas de carrera en “20 Years a Million Beers & Lotta Nerve”.  Anteriormente a la edición de su nuevo Lp, editado en 2016 sin título por la Castanya  del que puedes leer una reseña en nuestro blog,  se dieron a conocer los temas  “Goodbye Again Or B” y el inédito “Phil's Song”.   

Nota: Puedes visionar un excelente reportaje fotográfico de Ivy Lot (Eva Ferrera) sobre el concierto en el barrio de Gracia (Barcelona) en su flickr

2 comentarios:

  1. Ostres! Volia anar a aquest concert, feia molts dies que el tenia apuntadíssim a l'agenda i al final em va ser impossible assistir-hi per motius de força major. Em va saber molt de greu perdre-me'l, i més després de llegir això del parèntesi, no en sabia res. Com bé apuntes, tant de bo aquest període de reflexió condueixi a nous projectes. Definitivament, el de Biscuit ha estat (i tant de bo segueixi essent) un dels directes més grans que mai s'han vist en aquest país. Una banda enorme, de les que deixen empremta en qualsevol ànima prou afortunada per a creuar-se al seu camí. Llarga vida a Biscuit!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doncs sí, esperem que continuïn d'alguna forma perquè si no, perdrem a uns grans músics. Gràcies per comentar, amic.

      Eliminar