miércoles, 30 de noviembre de 2016

Munlet despliega lo mejor de su original imaginario en un extraordinario disco llamado “Chupacabras”

Portada
El Chupacabras es un críptido, es decir, un espécimen mitológico que nace de la leyenda, en este caso contemporánea, sobre una especie de reptil que ataca a animales en zonas rurales o que te absorbe los sesos en el caso del tema que da título al nuevo disco de los Munlet. Un álbum que despliega todo el imaginario de este fructífero dúo de Mendaro (Guipúzcoa) hasta lugares inexplorados en el rock and roll dentro de un amplio abanico de recursos postpunk, tecno, o pop. Con elocuente portada del dibujante Miguel B. Núñez, autor de “Heavy 1986”, fue editado en septiembre de 2016 en vinilo, de color negro o naranja, por las discográficas KOTJ Records (Valladolid),  Ghost Highway recordings (Madrid), Mama Vynila records (Barcelona)  más Screaminguy records, sello de la banda, que se encarga de la edición en Cd.  Canciones muy conocidas como “Torsión”  que ya aparecieron en anteriores EPs, han sido redimensionadas para formar parte de este álbum donde escucharás otras excelencias nuevas como el tema que le da título, del que han creado un fascinante videoclip, entre otros momentos sonoros propios ideados con una garra deslumbrante, medidos con cambios de ritmo impresionantes, más una lírica sutil y contundente sin parangón alguno.

Trayectoria 

Munlet
Formados como dúo en 2002, tras la disolución de Uler 600, los Munlet graban tres EPs entre los años 2002 y 2005 a los que siguen los discos “Clínica de Ruidos” (Transpop, 2007), “Pong” (BiBateanDiskak, 2009), y “Cañón(Gaztelupeko Hotsak, 2010). En esa época pasan a quinteto, graban un single más una versión de los Oblivians para Ghost Highway Recordings (GHR) en 2011, y regresan al formato de dúo con “Bicefalopedia" (Bi Batean Diskak, GHR  y Screaminguy!,más Cd Digipak con la colaboración de Rumble Records, 2012).  Anteriormente a este nuevo álbum vieron la luz dos Ep's el 4 y el 5.

El disco que presentan este 2016, “Chupacabras” contiene catorce temas, uno más en la edición en digital, en los que se pone de manifiesto el enorme talento de esta pareja altamente creativa, siempre sorprendente, que conforman la singular Anita Ladyfingers a la voz principal, más sintetizador y percusiones; y el polifacético Ina Her Professor, a las guitarras, programaciones,  teclados, batería. Han contado con la inestimable ayuda, tras una sistemática relación en directo, de Carlos Cebrián en los teclados y sintetizadores, entre otros colaboradores de la talla de Alex Pis de los Ídolos del Extrarradio, Charlee Mito de los VIllapellejos o Mikel Bikitures, CJ Tower Lion, Mikel Bikitures,  Joe Jiménez, o Anton e Itzi, quienes aportan voces y guitarras en temas puntuales.

Artwork Miguel B. Núñez
El disco se grabó, mezcló y masterizó en manos del propio Ina Munlet durante un proceso dilatado de varios meses llevado a cabo con escrupulosa meticulosidad  en su propio y famoso estudio “El Cubo”.  Cabe destacar que la edición en Cd contiene un bonus track con el título de “Divina of the death”, una nueva versión del tema que el dúo creó para el artista bilbaíno Yogurinha Borova y que ha tenido un éxito inusitado en formato de varios videos y remixes.    

Las canciones 

El disco se abre con “Venganza” y toda la furia de esta gran banda capaz de aunar palabras, gestos, arreglos, y mucho arte para definir un proyecto propio y único.  “Yo solo quiero hacerte sentir… Venganza. Todo mi odio saliendo hacia ti”. Una “sátira emoción” en la que destacan esas descargas electrónicas tan consistentes que acompañan, con un ritmo impoluto, a la voz principal que nos anonada con una tesitura hecha a la medida de tan excelente tema.  Completa la canción esos efectos especiales que acrecientan su fiereza.  Le sigue “Torsión”, una maravilla de combinación de rítmica y melodía. La canción es una brillante armonización de ritmo bailable, juegos electrónicos espectaculares, descargas de guitarras y magníficas cascadas de efectos sonoros entre los que brilla la interpretación vocal de su cantante con esa facilidad para generar emociones y catalizar nuestra energía. Imposible resistirse. Nos abocan a movernos sin parar a un ritmo cautivador que nos invita a  contorsionarnos desde los pies a la cabeza entre “gritos no calmados” y revivir los sentidos entre impulsos. 


A continuación nos ofrecen “Transitoria belleza, plasmas y perdón”, ejemplar simbiosis de electrónica y hard rock con golpes certeros de guitarra entre “cristalinas las pupilas del terror que se abren paso hacia tu entraña”.   Siguen los versos extraordinariamente tallados con un cuchillo afilado como “las cloacas se defienden del hedor, de cataplasma de tu esfera de sudor, encharcada la basura, maldición…”

Con la “Noche del cocodrilo”, golpean con “enloquecida cordura” mientras introducen riffs de antología, cantando en este caso Ina con voz siniestra. Suculentos cambios de ritmos, “voces en mi mente” aportadas por Anita, entre “bicicletas, naves prohibidas que viajarán al lado escondido” con un “salvavidas de neopreno, esplendor del vacío, melancolía atípica, cierra los ojos del susurro…”. Un final instrumental de teclados envolventes borda este fantástico tema que nos lleva a “No te debo nada”, otra excelencia marca de la casa. Tempo salvaje, voz aguerrida, arreglos fabulosos, y una melodía apabullante nos martillean como un “corazón robotizado” por medio de un gran “poder mental”, entre secuencias instrumentales de órdago, y frases contundentes como “vomitando el rumor” entre “estrellas apagadas sin brillo y piedad”.     

Munlet. Foto: Art No
Le sigue “Ah! Y los borbotones del odio”, magnífico tecno punk con “guantes manchados” creando un “misterio oculto que sonríe ante el susurro al hielo de Satán, oculta el trazó sin hablar”. Otro sencillo pero muy efectivo riff de guitarra pop completa esta sucesión de bellezas sonoras que pueden mutar a descalabros salvajes como “Soledad Miranda”, fascinante instrumental con secuencias cinematográficas, una gran guitarra surfer, efectos espaciales y ritmo trepidante. Cierra la cara A “Autos Locos”, otro ejemplo de punk aderezado con detalles tecnológicos entre descargas de guitarras y momentos de teclados desquiciados que desembocan en un curioso momento de guitarra acústica rompiendo esquemas para volver al motivo central con “una mirada olvidada, atónita y molesta, una clase de heroísmo, un cadáver olvidado!”.   

La cara B empieza mediante las “Conductas de Autodestrucción”, un tema de extraordinaria compenetración poética y musical en el que destacan esos arreglos tan sugerentes de guitarras y electrónica  a cargo de unos Munlet en estado de gracia, con la ayuda inestimable de Alex Pis. Una pieza de orfebrería apta para la pista de baile con una letra cargada de lucha existencial, “huyendo de la imagen, de la mentira constante”.  Tras la gran voz del mencionado Álex, se añade Anita cantando en el estribillo: “Solos tu y yo … juegos de evasión, torturando la razón… pierdo el control, en paredes de hormigón, vomitando amor, conductas de autodestrucción“.  Un pasaje meramente instrumental antecede  a la iluminadora sentencia final: “A veces pienso  que el futuro no existe, pero el dolor nos cobija”. 

Munlet. Foto: Art No
El siguiente corte “Luna Pequeña” es otro instrumental de costura perfecta que no llega a un minuto. Una pequeña pieza calmada y un tanto siniestra que inspira una paz inquietante. Por su parte “Litio” tiene todo lo mejor de la banda con esa capacidad tan espectacular de conseguir canciones envueltas de pasiones en arreglos que mezclan “luces, agujas, ACCION”, luminosidad melódica, agujas procuradas por guitarras en distorsión o con detalles espectaculares de teclados, y esa acción que inspira la inmejorable aportación rítmica. Otro tema deslumbrante a la par que turbador “filmando tu muerte” con letras que nos dejan anonadados.     

A continuación nos ofrecen “Ausencia”, canción que tiene un inicio juguetón de efectos con halo de inocencia tras los  que aparece la voz sensual  de Anita acompañada magistralmente por un cúmulo de ritmos y acordes, más efectos, de pop oscuro. De este modo, nos envuelven con un manto agridulce de reflexiones amorosas: “navegando por mares de espuma, es tu llanto mi canción de cuna, tu sonrisa mis ganas de amar…. Y no, no puedo estar sin ti”. Llegamos así al flamante estribillo “buscándote, y no estás, y cada día viene y va”. La música se expande como “esos rayos de sol en potencia”. Una maravilla de canción que despierta los sentidos, con una parte instrumental muy cautivadora de teclado, contribuyendo  a engrandecer tanta belleza exquisita.    
 
Munlet. Foto de su facebook
Llegamos de este modo a “Chupacabras”, tema que da título al disco con su “psicodelia aventura, atornillándote la mente… con sonoras vibraciones…”. Canción demoledora de registros portentosos que crecen compás a compás como “carne densa” para el “chupacabras”. Sonidos escalofriantes y guitarras como “monos saltarines” dan forma a un tema salvaje en la que la banda consigue que enloquezcamos de pasión, “al otro lado, en contra siempre” para acabar con esos acordes mortuorios espeluznantes. Acaba el disco de vinilo con “(Yo quiero ser) Chus Lampreave”, sentido homenaje a la actriz española, “con gran corazón”, nacida en Madrid el 11 de diciembre de 1930 y fallecida en Almería el 4 de abril de 2016.  Tema de rítmica alocada en la que destacan su capacidad de “ser secundaria y llevarlo bien…descubrir la verdadera interpretación”.

Reflexión final  

Munlet. Foto: Beris.
“Chupacabras” encumbra la magnífica trayectoria de los Munlet con canciones persuasivas,  repletas de matices y detalles muy personales que nos invitan a escucharlas una y otra vez. Un disco apasionante y memorable que será, sin lugar a dudas, uno de los más sobresalientes  de este año.  Estamos ante el trabajo de unos auténticos genios, de cuyo enorme criterio y persistente trabajo nacen sensuales melodías con las que musicalizan letras penetrantes entre procesos de  rítmica industrial y múltiples efectos, tan divertidos como, en ocasiones, inquietantes.  Por suerte, no va a ser su mejor disco porque siempre lo acaba siendo el siguiente pero se acerca, y mucho, a la perfección absoluta para disfrute tanto de fans de la banda como de aquellos que buscan en la música una persuasiva amalgama de lírica y sonidos, ideal e ingeniosa, que nos  proteja de los seres críptidos dispuestos a sorbernos, sin escrúpulos, esos momentos únicos de felicidad absoluta que anhelamos para sentirnos más libres y ajenos a la mediocridad reinante gracias a proyectos tan imaginativos como el de los Munlet.     

Nota: Puedes escuchar y adquitir el disco en el bandcam de Munlet,  Kotj Records, o Ghost Highway. Te invitamos a visionar también su videoclip del tema "Chupacabras".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada