jueves, 19 de enero de 2017

Marlowe presenta las dos primeras entregas, en single y Ep, de Thee Grandaddies, R&B en grado superlativo

Portada el Ep 
Sin ánimo de pecar de exagerados, entendemos el nombre genérico de Thee Grandaddies no tanto por cuestiones de edad, que también podría ser, sino más bien por razones de auténtico magisterio artístico, ya que atesoran en sus filas a tres excepcionales músicos, muy respetados no solo en la escena de Barcelona sino también a nivel estatal incluso internacional, al menos entre los seguidores acérrimos de los sonidos sixties. La también barcelonesa Marlowe records les editaba este pasado 2016 su primer single de debut más un Ep con otras cuatro fantásticas canciones. Un total de seis temas, dos de ellos propios y el resto espléndidas versiones, con los que consiguen redimensionar clásicos del R&B con una pasión y una destreza propia de una banda en estado de gracia superlativa capaz de convertir sus conciertos, ya sea en solitario o como teloneros de lujo de otros grandes, en una fiesta ciertamente inolvidable.       
    
Trayectoria

Thee Granddadies. Foto: Ivy Lot 
Thee Grandaddies, son un poderoso trío de instro R&B formado por Foll a la batería (The Del Hoyos, Meows, Walkysons, Sons Of Yeah, Morts...) y  Marc Argenter a la guitarra (Morts, Ratkellers, Flashback Five, Trons…)  más el bajista de origen brasileño, Gabriel Camargo al bajo (Os Imundos, Animal Boys, Tarja Preta, Wasted, Os Pedras, Neutra, The Sinciders). Los temas incluidos en este primer single de debut y el Ep fueron grabados con Marc Tena y producidos por Mike Mariconda en 2016. El single se presentó sin carátula y el Ep con artwork de Argenter mediante una portada con fotos de los tres componentes en directo captadas por Ferran Descarrega.

Las canciones

Single 7"
En la cara A del single nos ofrecen una descomunal versión  del  “Diddy Wah Diddy”, canción  de Willie Dixon y Ellas McDaniel, que fue cuarto lanzamiento de Dixon, más conocido como Bo Diddley para Checker Records, a principios de 1956.  Sensacional adaptación, con tremenda presencia de bajo entre una batería que marca el tempo con una seguridad pasmosa, más  una guitarra que descarga distorsiones y riffs con maestría. Todos ellos acompañando a la gran voz principal que redondea tamaña exquisitez con enorme entrega.  

En la cara B nos ofrece un tema instrumental propio, “Grandad Boogie”, original de Argenter. En este caso, el trio nos pone de manifiesto su gran creatividad al conseguir un “instro” de R&B que podría figurar, por derecho propio, en el mejor repertorio de los grandes mitos del género. Con una secuencia cercana al rockabilly más añejo, van desgranando el riff principal con una fuerza que pone los pelos de punta al tiempo que se calienta el alma y se disparan los pies para iniciar un baile infernal.  La guitarra nos ofrece varios motivos muy bien hilvanados con un ritmo marcado con solvencia por la batería más un bajo que bombardea con una seguridad y potencia remarcable.   

Thee Grandaddies. Foto: Ivy Lot 
Por lo que respecta al Ep, en la cara A figura la adaptación del  “Just a little bit” de Rosco Gordon, escrita cuando estaba de gira con Jimmy McCracklin, y grabada en 1959 para Vee-Jay records.  En este caso, adaptan este conocido corte con un arreglo conmovedor que muestra la entrega vocal, y la gran conjunción de bajo y guitarra, arropados por una secuencia rítmica extraordinaria. Completa la interpretación un par de magníficos solos de guitarra que contienen los elementos justos e indispensables para destacar entre la amalgama de grandiosidades musicales. En la misma cara A, nos sorprenden con otro tema propio, compuesto por Argenter, bajo el título de “Black Widow”.  Canción que crece, entre pasos firmes de batería más bajo, mediante varios argumentos definidos magistralmente por la guitarra, entre el R&B y el instro surf, más solos de antología dignos de los más grandes instrumentistas, envueltos en varios planos sonoros de piano a fuerte.

Thee Grandaddies. Foto: Guillermo López 
En la cara B de este Ep, los Grandaddies nos agasajan con la versión del “Steppin’Out” de L.C. Frazier, pesudónimo de Memphis Slim quien la grabó para Vee-Jay records en 1959.  Otra exquisitez instrumental en la que la sección rítmica da golpes certeros para que la guitarra se explaye  a gusto y nos pueda ofrecer filigranas aguerridas de auténtico R&B.  Cierra el disco el cover de “Looking Back” de Johnnie “Guitar” Watson, editado en 1961 por Escort records.  Un magnífico final que emerge con guitarra hiriente desbocada con la que se da paso a las voces que desgranaran tan conocido tema para integrarse a la perfección en su imaginario sonoro. De nuevo, la batería y el bajo marcan el ritmo en perfecto estado de gracia mientras la guitarra aprovecha tan satisfactorio  acompañamiento para ofrecernos otra exhibición sin parangón alguno.         

Reflexión final:


Foto ZigPix 2015. Diseño; Marc Argenter
En los Grandaddies han coincidido tres excepcionales músicos que aglutinan un prolífico como fructífero bagaje, que bien podría ser profesional si la situación actual del rock and roll diera los suficientes posibles como para vivir de ello.  Juntos constituyen un poderoso trío capaz de defender un repertorio principalmente de versiones de oscuros temas de R&B de los cincuenta y sesenta, con un deje personal muy enriquecedor. Combinan con imaginación y pasión, la destreza a la guitarra, la contundencia en el bajo, y la enorme versatilidad rítmica a la batería, más tres voces que se turnan los papeles solistas a su antojo.  De este modo surgen adaptaciones vocales memorables así como temas instrumentales ajenos y propios en los que se pone de manifiesto la férrea combinación de talentos con el fin conseguido de adquirir un sonido bien conjuntado y tremendamente cautivador.  Con unos músicos tan hábiles, de buen gusto, y perseverantes como ellos, cada proyecto, aunque sea el enésimo, siempre parece el primero por la forma en la que vuelcan sus recursos, mediante ese entusiasmo que transmiten del primer al último tema en sus aclamados directos, sean nocturnos o en la sesión del vermut. Una entrega memorable que también se pone de manifiesto en estas dos ediciones, single y Ep, que te recomendamos encarecidamente. Un par de sencillos de sonido muy cuidado que nos presentan de la mano de Marlowe records y que se nos antojan las primeras de una esperemos que continuada carrera discográfica que dará mucho que hablar y bailar al ritmo del "grandad R&B sound”.          

Nota: Puedes escuchar las canciones en el bandcamp y adquitir uan copia del single y el Ep en sus conciertos o pidiéndolo a su facebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada