martes, 21 de febrero de 2017

Dirty Rockets nos aportan “4” canciones para sucumbir al placer ultra sensorial del mejor rock and roll

Portada
Poco  a poco, el rock and roll con raíces en la década de los cincuenta y sesenta del siglo pasado, va dejando de ser, para el gran público y los media, un divertimento meramente festivo y anecdótico para pasar a engrosar la cultura contemporánea con igual o mayor credibilidad que otras ofertas actuales que pretenden deslumbrarnos con supuestas ideas “novísimas”.  Con el uso consciente de las cepas originales, la música no pierde inmediatez, ni mucho menos frescura, sino que, posiblemente, mantiene mucho mejor ese poderoso valor artístico intrínseco que otros estilos han perdido al supeditar, sin escrúpulos, su frágil supervivencia a las exigencias de un negocio discográfico insensible y culturalmente demoledor.  Frente a esos parámetros comerciales, con los principios artísticos muy claros,  bandas como los barceloneses Dirty Rockets crean Ep’s tan sugerentes como el que Clifford records ha editado este 2017 bajo el título de “4”. Contiene tres canciones de cosecha propia, cantadas en catalán, inglés y castellano, más una versión con la que logran redimensionar un tema muy conocido de los Sonics, de los que son un auténticos expertos, para adaptarlo a un microuniverso propio siempre elegante y, a la par, salvaje. Una música, la suya, realmente exquisita, muy bien interpretada, que surge de “la guarida” para “tras analizar todos los hechos” correr “con amor” por el “margen espacial” de la vida.      

Trayectoria 

Dirty Rockets. Foto: Angel Nájera
Dirty Rockets son Edu Rocket al saxo, voz y armónica; Varo Dirty a la guitarra y coros, Sergio Rivero al bajo y coros, y Sergi Moreno a la batería y coros.  La banda se forma en el año 2009 en Cornellà de Llobregat (Barcelona). Empiezan versionando  temas clásicos y otros más oscuros del rock and roll y el “garage punk”, de finales de los cincuenta a los sesenta , aunque con una forma muy personal que ya daba muestras de un poderío y una imaginación propia.  Su primer grabación es el Ep "Play the Sonics" (2009) con el que rinden homenaje a la legendaria banda de Tacoma.  Debutaron en directo en el XXIII festival de Blues de Cerdanyola (2010),  para tocar desde entonces en múltiples salas.  Después sacaron su segundo Ep  con temas propios, bajo el título genérico de "Electric Shock".  También colaboraron con Morfi Grei en la  presentación del libro "Letras Petreas", escrito por el mencionado  cantante de la mítica  Banda Trapera del Rio, con el que también interpretaron  en directo varias canciones de la mencionada formación de Cornellà.  Edu  también forma parte de la banda Mossén Bramit i els Morts.  Por su parte Sergi forma parte de los Motorzombis.  En 2016 sacaban el disco “Death or fun” (Clifford records) del que puedes leer una amplia reseña en el Magic Pop entrando aquí

El Ep “4” fue grabado, producido, mezclado y masterizado por Mike Mariconda y Marc Tena en Sol de Sants Studios de Barcelona. Las fotografías de los componentes de este genial cuarteto que puedes ver en la portada son de Angel Nájera y el diseño del Ep corrió a cargo de la banda.  

Las canciones 

Dirty Rockets. Foto: Ferran descarrega
En la cara A nos ofrecen “La Guardia”, interpretado en castellano, con el que caemos “en la guarida del sutil capitán” que nos agarra y nos paraliza, “sucumbiendo al placer ultra sensorial” de la música de este gran cuarteto. Perfectos riffs de “instro” a cargo de la guitarra, más  sensacionales momentos de saxo “garage”, entre ritmos de bajo y batería que marcan el tempo con una enorme seguridad. Acompañan a la genial voz principal que desgrana la melodía principal de forma cómplice con el magnífico solo de saxofón.   Le sigue en la misma cara “You’re wrong again”, con letra en inglés. Oscuro tema de “garage”  y “punk rock”, irreverente con los estereotipos, que juega con cambios de ritmo convincentes, más esas guitarras imaginativas, y la magnífica voz solista que nos habla de comprender nuestra historia, analizando todos los hechos, para evitar equivocarnos.  

Dirty Rockets. Foto: Manuel Alférez
En la B, nos regalan una versión contundente del “Have Love, Will Travel” de los Sonics, canción de 1959 de Richard Berry. Al conocido riff de guitarra, añaden un solo de armónica fabuloso y un tratamiento de punk en esencia con el que consiguen redefinir tan conocido tema con el máximo respeto a sus míticos creadores al tiempo que aportan su impronta indisoluble personal.  Acaba el Ep con un tema cantado en catalán, “Pel marge espacial”. Otra muestra de indudable talento en el que el rock and roll adquiere matices lisérgicos, con voces alocadas, solos de saxo ácidos, rítmica penetrante, y arreglos instrumentales dignos de mención. El resultado es un tema altamente psicodélico que nos cuenta una trayectoria vital de alguien que “salió corriendo de pequeño y no paró, pensando que sus sueños nadie los detendría”. Aún le falta camino por recorrer y se para a descansar. Es el momento de ofrecerle una mano para “correr juntos por el margen espacial”.      

Reflexión final: 

Dirty Rockets. Foto de su facebook.
Ante discos tan buenos como éste, la palabra revival se nos antoja ya completamente prescindible corroborando lo que venimos insistiendo desde hace tiempo: no puede revivir lo que nunca murió. Al margen de la “modernez” entendida desde conceptos equívocos de experimentación con el propósito de renegar de los orígenes sin otra pretensión que la de ser más raros que nadie, Dirty Rockets nos aportan canciones de cabo a rabo, bien ideadas, fascinantes tanto melódica como rítmicamente, con excelentes letras que invitan a la reflexión. Cuatro grandes razones más para afirmar, sin tapujos que valgan, que el rock and roll mantiene la fuerza, el valor comunicativo, y la capacidad de hacernos la vida, si no más fácil, sí mucho más divertida. Solo tienes que pinchar tan sensacional Ep y una amalgama de recursos instrumentales muy sólidos, combinados mediante dosis memorables de ingenio, dando vida a resultados tan joviales como salvajes, con los que tu vida adquirirá una dimensión placentera ciertamente “ultra sensorial”.      

Nota: Puedes escuchar las canciones en el bandcamp del sello Clifford Records donde podrás adquirir una copia del vinilo con código de descarga digital.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario