martes, 25 de julio de 2017

The Madcaps expanden su portentosa concepción del “Groove” con el sustancioso Lp “Slown Down”

Portada Lp 12" y Cd
En los últimos tres años, los franceses The Madcaps se han convertido en una de las bandas más respetadas y seguidas dentro del panorama de raíces sixties a nivel europeo y en especial en nuestro país donde han triunfado con sus aclamados directos. Empezaron su andadura musical dando vida a canciones de corte eminentemente “garajero” y ya llevan editados tres magníficos discos que ejemplifican una evolución coherente, muy bien ideada, ya sea desde el punto de vista creativo  como interpretativo.  Mediante un  incansable trabajo de grupo y algunos cambios de formación, la banda ha apostado por experimentar con los parámetros del R&B y el soul, expandiendo el “Groove” de su obra, con excelentes resultados, audibles en el Lp “Slow Down” que edita este 2017 las discográficas Bickerton Records, Howlin' Banana Records y Beast Records. Contiene once temas propios que destacan por una sensacional  amplitud creativa. El grupo, tremendamente inspirado, da forma a unas canciones impecables con la ayuda indispensable de una sensacional sección  de viento que logra redimensionar unos brillantes arreglos melódicos y rítmicos altamente convincentes.   

Trayectoria

The Madcaps 
The  Madcaps se crearon en 2013 en Rennes (Francia) por Thomas Dahyot quien toma el nombre del primer disco de Syd Barrett, "The Madcap Laughs" (1970). Actualmente son Bastien Bruneau Larche, guitarra, teclados y voz (empezó tocando el bajo), Thomas Dahyot a la guitarra y coros, más Leo Leroux a la batería y coros y  Wenceslas Carrieu al bajo y coros, incorporados los dos últimos en 2016.  Anteriormente formaron parte del proyecto Rémi Peltier a la batería, Vincent Henri a la guitarra, y Glen Millar al bajo.  Han formado parte de otros grupos de su ciudad como Kaviar Special o The Valderamas.

Su primer disco fue un Ep editado en 2014 con el tema “All I Really Wanna Do” editado por Howlin' Banana Records . Al año siguiente sacan un single de edición muy limitada, 20 copias, con el tema “Nothing To Do”, e incluyen una canción “Emily Vandelay” en la segunda entrega de “Baroque World” del sello You are the Cosmos. Editan su primer Lp, de título homónimo con Howlin’Banana en 2015.  Su segundo álbum, “Hot sauce” (2016) también lo saca Howlin’Banana y ya incluyen sección de viento.  

Edición en vinilo 12"
“Slow Down” lo grabaron en directo y mezclaron en los estudios analógicos Kerwax  con Christophe Chavanon en octubre de 2016. Fue masterizado por Marlon Soufflet. Las fotografías son de Titouan Massé (portada) y Thomas Dahyot más Nicolas Marienne en la hoja interior donde también se incluyen las letras de las canciones. Les respaldan un grupo de metales formado por Simon Latouche al trombón, Clément Lemennicier a la trompeta, Lucas Pinabel al saxo tenor y Alexandre Armand al barítono.  El diseño es de Etienne Motais de Narbonne.  El disco ha sido editado por Bickerton records con Howlin' Banana Records y Beast Records.  La edición en vinilo cuenta con insert, más código de descarga.  El disco está dedicado a la memoria de la cantante Sharon Lafaye Jones (n. 1956- d. 2016). 

Las canciones

The Madcaps. Foto: Robbie Ramone
El disco se abre con “No Friend Of Mine” mediante una combinación muy sensual de melodía y ritmo en la que las guitarras frasean momentos solemnes que adquieren una fuerza inusitada con la incorporación de los metales entre persuasivos ritmos marcados con paso firme. La voz principal, arropada por coros, nos cuenta esta historia de amigos indeseables que aparecen a las tantas y nos fastidian la fiesta.  Le sigue “Come”, una brillante combinación de recursos “garajeros” con guitarra afilada, con solo aguerrido de R&B, y “beat” de escuela  dando forma a un tema bailable con persistente piano, entre ritmos saltarines.   En este caso, el protagonista quiere conocer a esa persona especial: “entrar en tu mente para ver lo que puedo encontrar, para poder hacerte mía”.

The Madcaps. Foto: Sammut
A continuación nos ofrecen “She's So Hot” con su arranque oriental que deriva a un divertido tema de R&B marcado con “groove” a raudales  para describir a esa chica “venenosa, deliciosa, astuta ... tan caliente que podría quemarme vivo”. Una combinación de poderosas líneas de bajo, ácidos fraseos de guitarra y voces contundentes más un ritmo persistente. Con “Fair Enough” las guitarras definen un rock and roll guerrero, un “llenapistas” de melodía envolvente y tempos suculentos. En este caso nos hablan de una relación: “Me estoy cansando de nuestras peleas interminables… me gusta el rock'n'roll, está en mi cuerpo, está en mi alma… O me aceptas o sal de mi vista”.  Cierran la cara A mediante “Le Passe Muraille” inspirada en la novela fantástica del mismo título de  Marcel Aymé editada en 1941.  En la canción se resume la historia de un hombre, de nombre Dutilleul (Mister D.), un escribiente gris con la facultad de atravesar las paredes, poder que ejerce para vengarse de un déspota que trabaja en su oficina para después aprovecharse para realizar fechorías que le llevarán a la cárcel. El tema hilvana la historia sobre una base sonora envolvente prevaleciendo el valor narrativo combinado excelentemente con el sonoro mediante arreglos propios de banda sonora de misterio.  

The Madcaps. Foto: Sammut
Abre la cara B “Slow Down”,  espectacular balada a medio camino entre el blues y el jazz, con aires carnavalescos.  Magnífico solo de trompeta, piano coqueto, voz emocionante, sección rítmica precisa y ese saxo que emerge de la alma. Deriva el tema en un rock and roll en la más pura tradición años cincuenta, primitiva y jazzística. Una advertencia en toda regla,  “tómatelo con calma o me busco a otra…no me gusta que me traten como un tonto”. Después nos ofrecen la salvaje “Silver & Gold”, conflicto de intereses entre los gustos y las prioridades de uno y otro. Una canción que deslumbra por su entrega, con esa fabulosa sección de metal completando un tema caldeado que va creciendo en intensidad, con detalles de jazz bailable, consistentes momentos de bajo, guitarras rítmicas, y esa batería midiendo el tempo con enorme seguridad. No falta un tremendo  solo de trombón con sordina y esos coros a capella que nos llevan a “Chill Pants”. Otra excelente canción de soul psicodélico que empieza con la aportación del bajo, momentos sublimes de teclados,  síncopas de metales, guitarras rasgando con elegancia, y la gran voz principal culminando los arreglos entre originales cambios de tempo.  

The Madcaps. Foto: Sammut
Le sucede “Hold On” con su movimiento tropical que evoluciona a momentos lisérgicos con un fascinante solo de guitarra y una sección rítmica impecable. Otra canción ardiente para aferrarte a tu alma, a lo que tienes, fiel a tus principios  “porque siempre encontrarás  personas ralentizando tus pasos, arrastrándote hacia abajo”.  Llegamos a “Lost Morning Blues”, otra maravilla  de arreglos oscuros, penetrantes, y misteriosos. Guitarras y percusión consuman una ambientación sonora conmovedora completada por la voz solista y el devaneo muscular de la banda zarandeando las neuronas con sus peculiar entrega melódica, ideal para esos momentos de la mañana siguiente en la que nos encontramos confundidos y aturdidos con nuestra mente en una bruma. Acaba el disco con la vibrante “Devil Money” y su peculiar secuencia de órgano definiendo líneas electrificantes que, con el apoyo de la tenaz batería, más el imaginativo bajo, lograran que enloquezcas de pasión desde el primero al último de los compases, entre secuencias instrumentales estratosféricas y voces turbadoras. Un final apoteósico para un álbum cautivador, novedoso, con “Groove” a mansalva, integrado por melodías y ritmos excitantes.      

Reflexión final

The Madcaps. Foto: Sammut
En una entrevista para el medio especializado francés Les Inrockuctibles, Dahyot contesta,  a la pregunta sobre la estrategia tomada por la banda para lograr sacar tres discos en tres años, que “nunca se es tan productivo como cuando se tienen objetivos. Si uno está en una especie de latencia, se toma su tiempo, cómodo y sin una meta”.  Y sigue explicando que,  tras un par de discos que vieron la luz de forma natural, “creo que hemos conseguido que éste tenga algo muy coherente a pesar de los cambios de formación y su contenido variado”.  Francamente, no puedo estar más de acuerdo con su propia visión del álbum. “Slown Down” es un trabajo que  transita por el camino de la creatividad de forma congruente, dispuestos  a evolucionar de cara a esa meta tan clara, a la que aluden, que no es otra que la eclosión de una banda compenetrada que conoce muy bien sus referentes sixties pero que no está dispuesta a repetir esquemas por muy apetecibles que resulten para todos, músicos y público, expertos y neófitos.  Su nuevo disco es un excelente trabajo de superación, un proceso que nunca tiene fin, ante el que todo artista que se precie debería considerarse atraído y motivado. El rock and roll no puede ni debe sentirse hipotecado por el pasado. No importan cuantos pasos se den hacia atrás para coger fuerza, sino cuantos logramos dar en el salto con nuestros propios recursos, y los Madcaps acaban de dar unos cuantos de muy buenos gracias a un impulso creativo como interpretativo que se nos antoja fascinante.   

Nota: El grupo volverá a visitarnos en octubre de 2017 de la mano de Mongo Producciones y lo hará para presentar su nuevo sencillo con un par de temas nuevos que edita en exclusiva  Bickerton. 
Puedes adquirir y escuchar las canciones del disco en el bandcamp.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario