martes, 26 de septiembre de 2017

The Parson Red Heads plasman en “Blurred Harmony” su experiencia vital con honestidad pop e intimismo lisérgico

Portada
“Blurred Harmony” es el cuarto álbum de la banda de Oregon (USA), The Parson Red Heads y, según las propias palabras de su principal compositor,  Evan Way, contiene las canciones más personales que hayan creeado hasta el momento. Sin ugar a dudas, se trata de un fascinante disco en el que nos hablan, con cierta nostalgia, del paso del tiempo, y “sobre la hilarante, maravillosa y agridulce, a veces triste, pero siempre increíble experiencia de vivir”. Con estas premisas, han perfilado un disco reflexivo, honesto, y con elevadas dosis de intimismo. Si bien destaca por su filosófico planteamiento genérico, no lo hace menos por su aportación sonora gracias a sus magníficos arreglos musicales que enaltecen melodías exquisitas y ritmos altamente sensibles que pueden pasar desapercibidos pero que están ahí dispuestos a colaborar con buen tino en su atmósfera envolvente.  Editado por la aragonesa You Are The Cosmos y por el sello de Portland  Fluff & Gravy Records, se presenta en vinilo con Cd añadido, y portada abierta. En total son doce temas más uno con lo mejor de esta banda de pop, con imprescindibles detalles psicodélicos y folk, cuya obra crece de trabajo en trabajo discográfico con una sensibilidad altamente enriquecedora. 
   
Trayectoria

The Parson Red Heads
The Parson Red Heads se crearon en Eugene (Oregon) en 2003, vivieron de 2005 a 2010 en los Ángeles y se establecieron en Portland (Oregon) a partir de 2012. Actualmente la banda está integrada por el guitarrista y voz principal, Evan Way más Brette Marie Way, también cantante y baterista. Completa el grupo el guitarrista Sam Fowles, y el bajista Robbie  Augspurger.  Para los directos cuentan con la colaboración del  teclista Michael Blake y el guitarrista Jake Smith. 

Sacaron su primer disco en 2006, un Ep titulado “Field Mouse Carnival” para  Yukon records. Le siguió un Lp en 2007 con el título de “King Giraffe” para la misma discográfica.  Uno de los temas de ese disco “Punctual as usual” se incluyó en la banda sonora de la película “A Relationship In four Days” (2008) dirigida por Peter Glanz.  En 2008 graban un nuevo Ep llamado "Owl And Timber”, y en 2009 otro  Ep titulado “Orangufang” para JAXART Records ‎con David Swensen al bajo, Brette Marie Way a la batería, Aaron Ballard y Evan Thomas Way a la guitarra más voz principal, Erin Way a los teclados, Sam Fowles a la guitarra solista, Raymond Richards al pedal steel, y David Swensen al trombón.

The Parson Red Heads
Poco más tarde conocen a Raymond Richards de The Idaho Falls con quien graban en su estudio su segundo álbum titulado “Yearling” (2010). Ese año sale también sacan otro Ep llamado “Early Birds”  (2010) con continuación en 2014 mediante una segunda entrega. En “Yearling”  participan, entre otros,  Andy Creighton, Aaron Ballard, Sam Fowles, Chris Stamey, Mitch Easter, Brian Whelan, o el mencionado Raymond Richards,  etc..  También sacaron un disco llamado “Murmurations” (Parson Farm records 2012) con algunos bonus track del mencionado “Yearling”. Existe también una edición conjunta en Cd de ambos discos.  Al año siguiente ve la luz el tercer álbum “Orb Weaver” (2013) producido por Scott McCaughey, (The Young Fresh Fellows y The Minus 5).  El disco lo graban Evan Way, Sam Fowles, Brette Marie Way, y Charlie Hester al bajo.  En 2013 editan “6"  un Ep con temas incluidos en “Orb Weaver” como "Times", y otros  nuevos como "The Moon is in Your Eyes" y “Wedding in the Round".

The Parson Red Heads
Ya en 2014, la discográfica You Are The Cosmos les saca un Ep con tres canciones. En la cara A,   “Another Chance” que estaba en el Cd “Murmurations”;  “Crying Days Are Over” incluida en “6” (2013) y en su cara B “Banking On The Sun” de disco “Yearling” (2012). Se trata de una edición numerada de 525 unidades con bonita portada de Víctor Gomollón con ese ciervo destacado en medio del bosque. Las canciones fueron grabadas por la formación de Evan Way, Sam Fowles, Brette Marie Way, y Charlie Hester.  Al año siguiente, 2015, la misma discográfica española les edita un recopilatorio con algunos los mejores temas de su trayectoria. “In a Hazy dream: Retrospective (2004-2014)” recoge 12 canciones editadas en vinilo más un Cd de regalo, contenidas en una carpeta con una foto de la banda en la portada  de Liz Devine, más otra instantánea del grupo de Stefanie Warmouth en la contraportada donde también se puede leer un texto de Peter Jesperson, quien fuera mánager de los Replacements.   El diseño es de nuevo Víctor Gomollón.  De ese recopilatorio se sacó también una segunda edición. 

Todos los temas de “Blurred harmony” son de Evan Way excepto el corte décimo, “Waiting for the Call”  que es de Sam Fowles. El disco fue producido por Sam Fowles con la ayuda de Evan Way y Danny O’Hanson.  Contaron con la colaboración de Raymond Richards al pedal Steel, y David Swensen a la guitarra eléctrica en “Time after Time”. Fue grabado por Fowles en 52nd Basement y The Den, más Raymond Richards en B-Side, y Danny O’Hanson en Bungalow 9 donde fue mezclado.  Timothy Stollenwerk masterizó las canciones en Stereophonic Mastering.      

Las canciones

The Parsons Red Heads Foto: José Luís Luna
El disco empieza con “Please Come Save Me” por medio de una introducción sublime de teclados estratosféricos que emanan desde lo más hondo del ser, tras la que se da paso a un tempo calmado con fraseos sensacionales de órgano, riffs de guitarras más marcada rítmica de bajo y batería. Una banda bien conjuntada que arropa a la voz principal quien desgrana una melodía dulce entre aportaciones de Steel guitar, punteos celestiales y un cúmulo de excelencias instrumentales, cambios de tempo y secuencias ambientales  dignas de ser degustadas con suma tranquilidad y sosiego. Le sigue “Coming Down”, otra maravilla de composición repleta de naturalidad y sensualidad.  Un riff de guitarra con fascinante bajo de beat sicodélico da paso a otra canción de sublime melodía y ritmo perseverante. Una autentica exhibición de  recursos a cargo de esta gran banda, capaz de adaptar los parámetros aprehendidos a su peculiar universo de canciones exquisitas como ésta y otras tantas, en la que no falta un solo muy bien perfilado de guitarra con aires lisérgicos.   

A continuación nos ofrecen “Time After Time”, tema conmovedor en el que se suman certeras intervenciones de la percusión, pulsaciones marcadas de bajo, trenzados imaginativos de guitarras, y esas dos voces principales que lograrán embelesarte rodeándote con sus armonías de mayor a menor  del estribillo, más una consistente parte instrumental final. Después oímos “Answer Twice”, pasaje con efectos cinematográficos con los que se fomenta una intriga que se resuelve con el siguiente corte, el último de la cara A,  “Sunday Song”. Una dulce combinación de sonoridades y ritmo dialogando con placidez, dando forma al colchón armónico sobre el que la guitarra eléctrica nos ofrece, mediante una resolución envolvente y atmosférica, solos descomunales, combinados con la persuasiva entrada de la voz principal quien culmina su labor en la eclosión celestial del estribillo.

The Parsons Red Heads Foto: Chad Lanning
La cara B se abre con “What Have I Become?”, enésima muestra de su innegable talento para definir canciones enormes que transmiten una aparente fragilidad emocional por medio de arreglos sutiles repletos de matices que te pondrán los pelos como escarpias.  En este caso, los acordes, las frases de acústica, y los pedales de teclados recrean una conjunción estilística arrebatadora a la que se suma la voz principal reforzada por coros y poderosos detalles de bajo. Un tema que despierta los sentidos y nos sume en un éxtasis alucinante.  El siguiente corte lleva por título “Terrible Lie” y con él se explaya de nuevo su facilidad para desarrollar melodías de esencia pop que deambulan con la seguridad de una consistente sección rítmica, con caja de ritmos, resguardada por unos arreglos sencillos pero tremendamente efectivos. Todos y cada uno de los matices son parte fundamental de un entramado de recursos sensitivos que entablan una comunicación indisoluble con el folk y la psicodelia de raíces sixties. Incluso los solos tienen una impronta peculiar que identifica los modos de esta increíble banda.      

The Parson Red Heads
Le sucede “Time Is A Wheel”,  en la que emergen las hipnóticas guitarras eléctricas fabricando varias líneas argumentales con las que logran dar una cobertura eficiente y compacta a la voz solista. El ritmo se define con la misma firmeza marcando, compás a compás, una pulsación clara y altamente contagiosa. Las aportaciones de los teclados y los diversos efectos contribuyen a alargar los temas con un propósito claramente lisérgico e irrenunciable.       


The Parson Red Heads
Llegamos de este modo a “Today Is The Day”, tema calmado con aportaciones estelares de guitarras al paso firme de batería más bajo construyendo un marco sonoro ideal para que los temas más lentos adquieran ese atractivo tan especial que te estremecerá de principio a fin. Golpes de efecto, pausas temáticas, sobrios solos de eléctrica remetan arreglos suculentos que delimitan un universo compositivo original que te perturbará por su inusitada belleza. Sin pausa alguna, nos ofrecen la sensacional “Waiting For The Call”, un tema para la esperanza, con el convencimiento de que todo irá bien. Combinaciones de momentos instrumentales con otros cantados dan vida a este tema en el que emergen sublimes descargas de psicodelia amable pero incisiva que se deja apreciar en los penúltimos surcos del disco con ese “Out Of Range” ligado inevitablemente a ese onírico fin de fiesta que representa “In A Dream”. Con esta canción se cierra el disco mediante  guitarras luminosas aportando rasgos ácidos entre ritmos bailables, acordes poderosos de rock and roll, palmas, y toda la portentosa maquinaria creativa de la banda puesta a disposición del oyente ya completamente extasiado por tal cúmulo de excelencias, con final apoteósico, sin parangón alguno.     

Reflexión final

En la portada abierta del disco de los Parson Red Heads se recogen, escritas a mano al igual que los créditos, dos estrofas de un poema del poeta norteamericano Donald Justice (n. Florida 1925 – d. Iowa 2004) titulado “Nostalgia of The Lakefronts”. Precisamente en el bandcamp y en el cd que acompaña el vinilo se puede oír un bonus track, un tanto alucinógeno, que lleva por nombre el título de la mencionada poesía. Justice está considerado como uno de los poetas norteamericanos más influyentes del siglo XX. Aborda en su obra la memoria, el azar, los sueños de la niñez y la nostalgia con una sencillez magistral y un dominio de la forma ciertamente única. Se nos antojan  unas  características que podemos aplicar perfectamente  a  este álbum que te recomendamos desde el Magic Pop. Un esencial trabajo discográfico a cargo de una, no menos, sensacional banda capaz de aunar lírica introvertida y sonoridad grandiosa, en el mismo instante creativo y con una facilidad pasmosa. “Blurred Harmony” es un álbum perfecto, repleto de canciones que te abrirán los poros del alma para que penetren en lo más hondo de tu existencia unos planteamientos inconfundiblemente   encantadores; ideas musicalizadas con extraordinaria habilidad que pueden serte útiles para entender la vida o para ayudarte a diferenciar, claramente, aquello que es verdaderamente importante de lo que resulta inequívocamente prescindible y transitorio. The Parson Red Heads son memorables y tu música te cautivará con su impecable sencillez tan cargada de emotividad. Al igual que el gran Donald Justice, estos brillantes músicos son capaces de evocar la nostalgia de una forma muy especial, con serenidad y poder de convicción, consiguiendo una armonía conmovedora que emana borrosa por el paso del tiempo del mismo modo que la emoción enturbia tus ojos con lágrimas.    

Nota: Puedes escuchar las canciones y leer las letras en el bandcamp. Tambien puedes adquirir una copia del disco en vinilo negro o rojo púrpura, mas Cd en la web de You are the cosmos

No hay comentarios:

Publicar un comentario