lunes, 23 de octubre de 2017

The Routes presentan sus dos flamantes discos de 2017 durante una gira peninsular este mes de noviembre

Que un grupo de “garage” saque dos discos el mismo año es una circunstancia ciertamente extraordinaria. Si encima resulta que se trata de dos álbumes sin desperdicio alguno a cargo de un solo músico que compone, canta y toca casi todos los instrumentos, con tan solo ayuda en la batería, me parece que tenemos los elementos más que suficientes como para ensalzar al británico Chris Jack, principal factótum de The Routes a lo más alto del altar de nuestra escena internacional. Desde mediados de la década de los dos mil hasta el año en curso, ha grabado seis descomunales discos en los que se manifiestan sus convincentes raíces “garajeras” aderezadas con detalles psicodélicos, instro, freakbeat, frat-rock, o R&B. Si bien, en un principio, las grabaciones se materializaban en formato de trío, es a partir de 2015 cuando afronta en solitario el proyecto con resultados no menos excepcionales. Mediante un amplio criterio musical y una destreza compositiva así como interpretativa, da vida a geniales canciones con cautivadoras melodías, ritmos frenéticos, y detalles solistas ciertamente memorables que engrandecen el catálogo del mejor rock and roll actual con raíces sixties. Este mes de noviembre nos visita interpretando, en varios escenarios peninsulares, sus dos más recientes discos, editados este mismo año 2017 bajo el título de “In this Perfect Hell” (Groovie records) y “Dirty Needles and Pins” (Greenway Records).  Lo hará acompañado de la misma formación que nos visitó en 2011. Magic Pop te facilita un repaso a su intensa trayectoria y te reseña, canción a canción, los dos últimos álbumes.        
  
Trayectoria

Portada
El británico Christopher Jack,  compositor, multiinstrumentista y cantante, crea The Routes en 2006. Anteriormente había formado parte de una banda de brit pop llamada Electralux con base en Southend On Sea, Essex con la que graba un single en 1995. Se traslada al Japón tras casarse con Yoko Ono, quien firma algunas de las fotos que aparecen en el artwork de sus discos, y se instala en la ciudad de Hita, en la prefectura de Ōita, localizada en la isla de Kyūshū en Japón. 

Portada
En 2007 sacan el álbum “Left my mind” con los irlandeses Motor Sound records, reeditado en 2016 por los americanos Dead Beat records.  Entonces la banda estaba formada por el mencionado Chris Jack, el bajista Toru Nishimuta y el baterista Masao Nakayama. Le sucede un single para los ingleses Dirty Water Records "Do What's Right By You" con Shinichi Nakayama a la batería y el mencionado Toru “Mukku” Nishimuta. Sacan también  un Lp para el mismo sello en 2011 con el título de “Alligator” que presentan por Europa, tocando en Inglaterra, Francia, Portugal y España.

Portada
En 2011 sacan otro single “Stormy / Willie The Wild One” para los portugueses Groovie Records quienes también les editan el álbum “Instrumentals” en 2012. Le acompañan Satomi Okubo al bajo y Shinichi Nakayama a la batería. Groovie les saca también en 2013 un Ep titulado “Better Off”. Ese mismo año las discográficas españolas KOTJ records y Ghost Highway recordings les editan un 7” llamado “Hole In My Soul”.  Por su parte, la también española Action Weekend Records, saca un sencillo con los temas “I Got A Feelin' / All I Really Need Is Love” con Yusukue Nakamura al bajo y Yuichiro Tomishige a la batería.

Ya en 2015 saca un Ep con Hidden Volume de Baltimore llamado “Meant To Be” con Kensaku Muronaka al bajo y Yuichiro Tomishige a la batería, y el Lp “Skeletons” con Groovie, con Chris ya a cargo de todos los instrumentos. Opta por encargarse en solitario de toda la instrumentación para conseguir un producto propio a plena satisfacción. En  el mes de marzo de 2017 Chris saca el disco “In This Perfect Hell” para Groovie Records en el que toca todo, canta, y compone, con la ayuda de Jonathan Hillhouse a la batería, y el artwork de Mik Baro.

Portada
El disco “Dirty Needles and Pins” se edita en noviembre de 2017 por Greenway Records de Nueva York en formato Cd, vinilo, casete y descarga.  Chris canta, toca la guitarra, bajo, órgano y percusión ayudado por  Jonathan Hillhouse a la batería. También ha compuesto las canciones; se ha encargado de grabarlo y mezclarlo  con Andrew Shartle quien lo ha masterizado en los Black Diamond Recording Studios de Oregón. El artwork vuelve a ser de Mik Baro en otra exhibición de talento visual con una peculiar “lepidoteca garajera”.  
 
Las canciones de “In this Perfect Hell”

Portada
El disco arranca con “Thousand Forgotten Dreams”, canción con potente inicio de bajo al que se suma la hiriente guitarra y la marcada batería dando cobertura con fuzz a mansalva a la fascinante voz de Chris quien nos anonada ya desde el primer tema. Melodía cautivadora y ritmo persistente en un tema que hará que reverbere tu cerebro de principio a fin, con aguerridos y ácidos solos de guitarra incluidos. Sigue con “Something Slipped Through My Window”, otra excelencia marca de la casa, con sus guitarras salvajes y lisérgicas sobre las que se organiza una melodía poderosa que logrará enloquecerte, sustentada por una concepción rítmica obsesiva. Otro solo de guitarra rasga la atmósfera con notas como puñales afilados. 

Chris Jack
A continuación oímos “Peeling Face”, más locura a raudales, en la que guitarras, batería y voz se compenetran a la perfección para ofrecernos una andanada de tremendo “garage” con momentos de beat descerebrado en el que no falta un órgano dando forma a un riff insistente entre el despliegue de recursos alucinógenos con distorsión omnipresente. El siguiente corte se titula “No Permanence” y en él, Chris nos trastorna con secuencias de guitarras narcóticas, voz arrebatadora, y ritmos dispuestos a empujarte al acogedor vacío mientras esgrimes una extraña sonrisa de placer. Acaba la cara A con “Worry”, tema en el que nos regocijamos exhaustos ante tamaña exhibición de rock and roll primitivo y oscuro que recorre con parsimonia tenebrosa nuestro espacio auditivo creciendo a golpes de recursos instrumentales, solos espeluznantes y estribillos fantasmagóricos.   

La B se inicia con “Make You Hate Me More” descargando riffs combativos que te envolverán en una espiral de placer psicodélico mientras la voz principal recrea la melodía sobre un marcado tempo. Arreglos abrasivos  que te harán temblar al son de canciones corrosivas en las que se cuida la melodía al detalle entre algunos solos efervescentes de guitarra.  Le sucede “Housework In My Head” con sus ritmos tribales espaciales, y sus marcados pasos cáusticos de guitarra devorando los compases con apetito de alocado rock and roll. Te sorprenderán los juegos armónicos y los complementos instrumentales que se entrecruzan de forma endiablada.  Llegamos de este modo a “Oblivious”, otra locura sin parangón, en la que Chris dispara geniales e impetuosas maneras de definir un tema a medio camino entre el agreste  “garage” y la psicodelia más magnética. No faltan enormes y disparatados solos de guitarra fuzz dignos del mejor recopilatorio del género. 

Chris Jack
Seguidamente nos ofrece “In Years Gone By”, con una aparente calma que va dibujando sonoridades más intimistas desde un planteamiento obsesivo que avanza con seguridad y que va creciendo recreándose con firmeza gracias a las dotes de este gran músico,  cantante y excepcional guitarrista, acompañado por una más que apropiada concepción rítmica. Termina el disco con “Perfect Hell”, la última de las sensacionales ocurrencias de este álbum, mediante un desparrame de guitarra mordiente entre solos psych y rugosos acompañamientos de fuzz a mansalva, con bajo retumbando en tu cerebro y batería seccionando el tiempo con precisión milimétrica. Un final apoteósico para un trabajo discográfico que si te precias como buen amante del mejor garage punk con tintes psicodélicos, va a dejarte completamente satisfecho.  

Canciones de “Dirty Needles and Pins”

Portada
En la hoja promocional de su segundo álbum, editado también este 2017, se comenta que “aun siendo fiel a las formas, este disco es un punto de partida desde un lugar completamente diferente de donde llegaron con el anterior”. Y ciertamente hay algunos aspectos remarcables, a tener muy en cuenta, que confirman esa opinión convirtiendo este nuevo trabajo en un paso más allá dentro de su fructífera carrera. La Cara A empieza con “You’ll see”, un tema que trata sobre la inocencia, la mentira, y la traición entre otras reacciones humanas musicalizadas con enérgica guitarra y un ritmo desbocado de “garage punk”. Sigue deslumbrándonos con su facilidad para dar forma a temas que mantienen un remarcable componente melódico más una férrea sección de rítmica. A destacar ese viraje hacia el freakbeat que podemos saborear con igual intensidad en el siguiente corte titulado "Ego a Go Go". Un magnífico beat acelerado tamizado de R&B con mucho fuzz que le emparenta con bandas como los Downliners Sect o los Pretty Things, aportando su impronta con muy buenas maneras.

Chris Jack
Sigue el álbum con “I Aint Convinceden el que los fieles seguidores de los Kinks se sentirán agradablemente sorprendidos por ese riff tan peculiar que se torna tan agresivo y adictivo,  resonando con un poderío espectacular. Otro buen solo de guitarra ácida completa esta maravilla de canción que destila referencias pero también una manifiesta capacidad por perfilar un mundo sonoro propio.  Le sucede el tema "Somebody's Child", con detalles del frat más irreverente, cargado de lujuria festiva, guitarras invitándote al baile, órgano atmosférico, percusión salvaje y la inconfundible voz de Chris agrupando tantas excelencias como imagines para satisfacernos con creces. En la letra, nos da cuenta del odio, la falta de empatía, la guerra, y la realidad de un absurdo mundo en el que nos ha tocado sobrevivir. Se cierra la cara A con “Dysphoria” que, tal y como el mismo nos cuenta, posiblemente sea el primer himno garage rock transgénero. Lo cierto es que se trata de una soberbia canción de fuzz impenetrable desplegándose con perversa facilidad para embriagarte de grandiosas formas de rock and roll salvaje, tanto en la voz como en los solos de guitarra o en la sensacional sección rítmica,  ante la que no podrás resistirte por mucho que te cierres en banda.   

Chris Jack
Mediante el tema "All I Find" se inicia la cara B. Un viraje con habilidad y elegancia hacia la hard psicodelia con sustento de órgano, guitarra agria, y con arreglos estremecedores que transmiten una dosis lisérgica altamente arrebatadora. Un tema que despliega con calma ceremoniosa su poder hechicero y que nos recuerda a un Arthur Brown o a unos 13th Floor Elevators en sus mejores momentos. A continuación nos sorprende con "My Hardened Skin" en la que muestra una poderosa sección rítmica muy marcada, que lo entronca con el post punk más lisérgico de los ochenta, más otro sublime solo de guitarra sin olvidarnos de su facilidad vocal para mantener un interés vivo en todas y cada una de sus composiciones. Finaliza el disco con "No Return", la última de las genialidades descomunales de este álbum que, si bien recupera la locura psicodélica “triposa” de su anterior trabajo, consigue dar, a su vez, un paso más allá en la tormenta neuronal y el caos universal que procuran sus creaciones tan estratosféricas manteniendo, eso sí, los valores melódicos y rítmicos muy bien definidos así como extraordinariamente combinados para anonadarnos o como dirían algunos “para fundirnos el cerebro”.  

Reflexión final

Chris con Toru Nishimuta y Shinichi Nakayama
Durante sus más de doce años de trayectoria al frente de The Routes, Chris Jack ha transitado con absoluto conocimiento de causa por los diversos parámetros del rock and roll, en especial entre aquellos que englobamos o simpatizan con la etiqueta del llamado “garage 60’s”. El resultado son seis fabulosos discos, a cuál más fuzzcinante, editados por varios sellos a nivel internacional, incluidos dos de nuestras mejores discográficas. Son, en resumidas cuentas, unos trabajos sensacionales, sin pega alguna, que van de 2007 a 2017, año en el que ha sacado al mercado nada menos que dos de ellos: “In This Perfect Hell” para Groovie Records en el mes de marzo y en noviembre, “Dirty Needles and Pins” por Greenway Records. En todos y cada uno de estos álbumes, su principal factótum, nos ha brindado la posibilidad de disfrutar de sus sensacionales creaciones propias bajo variados puntos de vista estilísticos. Si en su álbum de debut se percibía una influencia clara del R&B británico, así como en el segundo tomaba protagonismo el “garage” estadounidense, pasando por la locura instro surf del tercero, y el punk sixties del cuarto, su quinto trabajo se nos antoja más lisérgico que nunca mientras que en el sexto se torna más ritmambluesero, con toques freakbeat y frat ciertamente sensacionales, sin olvidarse del garage psych o las formas más punk. Todo un universo personal de sonidos y géneros, mediante maneras compositivas y resoluciones interpretativas propias manifiestamente convincentes a cargo de este gran músico (compositor, cantante y multinstrumentista) que es Chris Jack. Sin lugar a dudas, su próxima gira por varios escenarios del Estado español, más Lisboa, es una ocasión única para disfrutar en vivo de su enorme y enriquecedora manera de perpetuar el mejor rock and roll con raíces 60’s con una aportación personal innegablemente ejemplar. 
       
Nota: Puedes escuchar y adquirir In this Perfect Hell  y  “Dirty Needles and Pins”.


The Routes vuelven de gira por la península este mes de noviembre 2017 con la formación de "Do what´s right by you", su primer single en Dirty Water Records, la msima que giró en 2011, por primera vez, en España: Chris Jack a la guitarra/voz, Toru Nishimuta al bajo y Shinichi Nakayama (Shin-chan) a la batería.


Las fechas y lugares son: Entrevista en el Sótano de Radio 3 (Día 1), Fun House Music Bar de Madrid (Día 2), Sala Upload Barcelona de  Barcelona en las BCN Psych Nights #7 con The Underground Youth y Spindrift (Día 3),  Monkey - Betxí en la Presentación Sant Antoni Pop Festival (Día 4), La Musical de Pedreguer (Día 5), la NAVE 9 de Bilbao (Día 7), Rock & Roll Circus de León (Día 8), Sala SUPER 8 de Ferrol (Día 9), y Sabotage Club de Lisboa en Portugal (Día 11). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario