miércoles, 12 de diciembre de 2012

Biscuit y Davenport triunfan en el Sidecar con su revisión al completo del “Sound Affects” de los Jam

Foto: Magic Pop
El concierto que los Biscuit y Bart Davenport nos ofrecieron la noche del 11 de diciembre de 2012 en el Sidecar, dentro de la gira de revisión del quinto Lp de los Jam  ‘Sound Affects’, da para muchos comentarios que se me antojan más o menos destacables y que nos llevan a remarcar el más importante de todos: grandiosa actuación, brillante y entregada, la de este compacto cuarteto catalán con el vocalista californiano al frente interpretando uno de los mejores álbumes de la historia del pop.

Como bien sabes, la ocasional formación tiene programadas un total de diez actuaciones dentro de la serie We Used To Party, patrocinada por el sello Houston Party, de homenaje a un Lp interpretando todas y cada una de sus canciones. En este caso el álbum escogido es el “Sound Affects” (1980) de los británicos Jam, para muchos paragidma del modernismo o al menos del llamado mod revival de finales de los setenta y ochenta. La actuación de Barcelona suponía superar el meridiano de la gira que hasta el momento ha cosechado grandes críticas de aceptación tanto de público como de crítica. No podemos hablar de las actuaciones anteriores pero sí que podemos afirmar que en la noche barcelonesa se superó el listón de un más que digno  homenaje mediante inolvidables momentos instrumentales. Incluso podemos aventurarnos a predecir que, tras ese triunfo sin discusión, es más que probable que las cotas de genialidad de los próximos directos sean ya insuperables.

Foto: Magic Pop
Para los amantes de los Jam, la noche prometía ser litúrgica. No creo que en la sala, abarrotada de público, hubiera alguien que no supiera exactamente quienes fueron los componentes de ese poderoso y legendario trío formado por Paul Weller, Bruce Foxton y Rick Buckler. Aún así sería lógico aceptar que hubiera entre los presentes alguien que solo acudía a la cita para ver actuar a Davenport, como irreductible fan de los también grandes Loved Ones.  Sea cual fuera la opción, estoy más que seguro  que la inmensa mayoría de los que presenciamos ese concierto, sabíamos que los Biscuit no iban a conformarse con interpretar los temas de “Sound Affects” sin aportar nada de su parte. De este modo,  el sonido de todas y cada una de las canciones, no solo las del álbum  sino también la de los bises, tuvieron sus inmejorables toques Biscuit, esos que les distinguen como una de nuestras bandas más potentes de powerpop.  Hay quien dice que los de Vilanova son nuestros Who, pues bien, si aceptamos la comprensible comparación, podemos asegurar que en el Sidecar vimos a los Who versionando a los Jam, y esa experiencia, para alguien al que le guste el rock and roll, es francamente memorable.
Foto: Magic Pop

Todos y cada uno de los músicos de la banda, Àngel al bajo, Armand y Xavi a las guitarras, y Fermín a la batería, dieron sobre el escenario lo mejor de ellos mismos con excelentes detalles marca de la casa, con una perfecta compenetración rítmica, más unos solos de guitarra que nos pusieron los pelos de punta y una simpatía propia de aquellos que se suben a un escenario para compartir un buen momento con una buena excusa porque no solo son excelentes instrumentistas sino también inmejorables personas.    


El orden del concierto fue estrictamente el del Lp, con sus 11 temas, y empezó con percance técnico en la batería al romperse uno de sus componentes y que obligó a reiniciar la fantástica “Pretty Green“ con ese poderoso bajo.  Cuando pasan cosas así, tan imprevistas, uno tiene la seguridad de que ya nada malo volverá a suceder y así fue. Tema tras tema, los Biscuit y un divertido como entregado Davenport, brillaron con su impecable interpretación melódica del “Monday”, la rabiosa “But I’m Different Now”,  la penetrante “Set The House The Blaze”, la rítmica “Start”, la agridulce “That’s Entertainment”,   la entusiasta “Dream Time”, la entrañable “Man in the Corner Shop”,  la casi instrumental “Music for the Last Coupe”, los ecos soul de “Boy about sound”  y finalmente la psicodélica “Scrape away”, cerrando con ese marcado bajo hipnótico.


Foto: Magic Pop
En el par de bises que nos regalaron se pudieron oír tremendas adaptaciones de otras perlas de los Jam como el “In the crowd”, el “When You Are Young”, y el seminal “In The City”, más una interpretación en solitario de Bart Davenport con la acústica, del  “The Whole Point Of No Return” de los Style Council; y para acabar otra revisión más, en este caso del single también de 1980 que los Jam editaron con los temas “The Dreams Of Children” en la cara B y “Going Underground” en la cara A, que puso punto final a una actuación decididamente genial.


Estos días, previos al concierto, he vuelto a escuchar el álbum por enésima vez. Resulta sorprendente que un veinteañero Paul Weller escribiera temas tan profundos, con esa belleza melódica y energía rítmica, como los que forman parte de este “Sound Affects”, para muchos el mejor de los Lp’s de los Jam. No resulta menos sorprendente imaginarse cómo se las agenciaban para hacer sonar los temas en directo con solo tres músicos. Ahora bien, la interpretación que hicieron Davenport y los Biscuit pasará a la historia por su brillante interpretación y su revisión que, dentro del homenaje, reivindicó otra forma de entender el powerpop con arreglos más contundentes repletos de detalles de cualidad.  Pensándolo bien quizá sea ese el objetivo: sonar como los Biscuit y no como en los ochenta, la razón que convencería definitivamente al eterno modfather para reunificar a los Jam. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario