martes, 13 de enero de 2015

El sueco Laike explora su entorno social y natural con el genial álbum “Fången i Det Senaste”

Portada de “Fången i Det Senaste”
Discos Monterey editaba este pasado 2014 el segundo disco del músico sueco Christofer Ståhle, quien presenta su propio trabajo en solitario con el sobrenombre de Laike. El álbum lleva por título “Fången i Det Senaste” y contiene doce temas de folk rock que destacan por sus melodías hipnóticas y sensuales. Laike se ha encargado de componer todas las canciones así como de cantar, tocar la guitarra y sobretodo la flauta, instrumento con el que colabora habitualmente con otras bandas suecas de acid folk como los sorprendentes Me and My Kites de la que forma parte y en la que tocan algunos de los colaboradores estelares de este álbum, entre otros grandes músicos suecos de agrupaciones como Dungen, Lisa O Piu, o AnnaMy. La música de Laike nos retrotrae a la música acústica y lisérgica de finales de los sesenta y principios de los setenta con una visión personal y una imaginación portentosa que permite tanto la introspección interior como la exploración del entorno con una visión rica en matices gracias a unos fantásticos arreglos progresivos y unos convincentes sentimientos pastorales no exentos de un halo de misterio. 

Trayectoria 
"Långt från stadslivets dån"
Laike empezó en 2010 en Lund (Suecia) como proyecto personal del músico sueco Christofer Ståhle, componente de los Me and My Kites quienes en mayo de 2013 sacaban el brillante àlbum de folk psicodélico “Like A Dream Back Then” con ÅÄÖ Fonogram. Tras una década acompañando con su flauta a varios artistas como Promise and the Monster, In Gowan Ring, o Majessic Dreams y su álbum ”Beautiful Days” (2008), graba su primer trabajo con el nombre de Laike y el título de "Långt frånstadslivets dån" (Lejos del ruido de la ciudad), editado en 2010 con el sello británico Les Cousins. Christofer se encargó de cantar, tocar la guitarra, la flauta más el piano, y contó con la ayuda de varios músicos invitados como Joel Munther al bajo y voces de Lisa O Piu; Jerker Wennström a la percusión; Albin Johansson al piano y sintetitzador; Johan Malmberg al violin; Olof Svensson a la guitarra eléctrica; y David Svedmyr al sitar, mellotron y campanas. 

Para su segundo disco, "Fangen i det senaste" (Atrapado en lo último), vuelve a ser la voz principal y toca la flauta más las guitarras. Ha contado con la colaboración de músicos de Me and My Kites, Lisa O Piu, Dungen, o AnnaMy. David Svedmyr ha tocado el bajo, eléctrica, acústica, mellotron, vibráfono, y piano; Lisa Isaksson el piano Wurlitzer, harpa, violín, entre otros; Johan Svedmyr , la batería y percusión; Karin Engqvist, el órgano; Gabriel Liljenstrom el violín; más Anna Myrsten, Simon Svedmyr, Joel Ohlund y Matias Gustavsson a los coros. 

Christofer se ha encargado de la música y letras de las canciones, cantadas en sueco, mientras que David, Lisa y Johan han ayudado a organizar y producir las canciones. El álbum ha sido grabado y producido en Brottby a las afueras de Estocolmo por David Svedmyr como ingeniero de sonido. La mezcla y masterización fue realizada por el mencionado David junto con el bajista de Dungen, Mattias Gustavsson. La idílica foto de la original portada troquelada, con Christofer Ståhle tocando la flauta en el bosque apoyado en un árbol entre los últimos o quizá primeros rayos del sol, es de Theodor Jikander. La edición incluye también las letras de las canciones en sueco y traducidas al inglés.Ståhle también ha colaborado tocando la flauta con otras bandas como Abrakadabra. 

Las canciones 

Foto: Theodor Jikander
El disco empieza con “Hör Inga Svar”, y una secuencia rítmica que da paso a la fantástica voz de su autor. Se trata de una melodía envolvente que nos embelesa con acompañamiento de teclado entre cambios sugerentes de acordes con los que se crean  diversas intensidades. Se incluyen algunos pasajes de tendencia jazzística con el primero de los magistrales solos de flauta travesera a juego con la sensual voz principal. Le sigue “Jämlikhet”, canción en el más puro estilo folk rock de principios de los setenta, con instrumentación rica en matices que rememora aires medievales con un estribillo esplendoroso entre coros nada desdeñables. “Frånvarons Tid” es el título del siguiente tema, misterioso y más intimista, con la voz de Christofer  luciéndose entre acordes nada complacientes que desembocan en fabulosos cantos corales entre arpegios más un acompañamiento sensual de bajo y la percusión marcando un vals entre aportaciones oscuras de cuerda. 

Foto: Theodor Jikander
En “Ensamhetens Borg”, Laike nos ofrece una instrumentación cariñosa entre juegos de flauta, pulsación rítmica perfectamente bailable y guitarras psicodélicas con las que crea una ambientación de esencia  lisérgica. “Det Vi Gömmer” es una canción en la que nos sorprende con una amalgama de arreglos progresivos entre los que sobresale su voz arropada por teclados imaginativos que construyen riffs poderosas. Notas largas y espacios instrumentales para el sosiego contribuyen a crear varios motivos intermedios que refuerzan el concepto enérgico principal. Acaba la cara A con el tema que le da nombre “Fången I Det Senaste”, precedida de efectos y movimiento armónico de guitarras con percusión tribal y varias voces solemnes, entre detalles exquisitos de vibráfono y mellotrón, flauta, arpa. El tema va creciendo lentamente hasta los últimos compases creando una atmósfera ciertamente embriagadora. 

Foto: Theodor Jikander
La cara B reemprende el camino sonoro con “Bort Från Istidens Sår”, canción con entrada de guitarra acústica acompañada por bajo creando un combinado portentoso de folk rock. De nuevo, podemos disfrutar de voces extraordinarias con otro solo exquisito de flauta que aporta también un contrapunto a la voz principal. En los últimos compases os ofrece una variedad melódica más calmada siendo ésta, la compenetración de varios motivos sonoros en un solo tema, otra de las principales características de Laike. “Bland Får” expande un microuniverso de guitarras creando bucles imaginativos de sonidos que emergen del silencio mientras la voz de Christofer crece entre acompañamientos sutiles de percusión, coros esenciales, y el añadido no menos importante de bajo, teclados y violines que completan la perfecta sintonía de la banda de acompañamiento. “Jag Stannar Kvar” tiene un ritmo marcado con bongos, detalles ácidos, un bajo poderoso, excelente espectro vocal, y un buen solo de eléctrica, comedido pero perfecto para conseguir un ambiente reconfortante con genial estribillo y efectos finales. 

En “Om Jag Har Fel” domina la guitarra acústica acompañada por toques de percusión entre comedidos toques instrumentales con teclados y cuerda con los que consiguen una atmósfera oscura. “Arbeta På Så Du Inte Faller”, aporta momentos luminosos, ritmos bailables, guitarras construyendo esquemas armónicos fantásticos mientras la voz aporta oscilaciones lisérgicas con coros finales que permiten convertir el tema en una especie de himno a la superación personal entre un laborioso solo de guitarra eléctrica. El disco finaliza con “Djurens Hämnd”, otro tema de recogimiento con una marcada acústica dando equilibrio los preciosos juegos vocales pastorales entre chico y chica, sonidos y zumbidos avisándonos de la revuelta final de los animales.

Reflexión final 


Foto: Theodor Jikander
Es cierto que la música de Laike hereda los preceptos poéticos y sonoros de leyendas del folk rock como son Steeleye Span, Fairport Convention o Pentangle pero no hay duda alguna de que ha sido capaz de ir más allá del homenaje nostálgico aportando una creatividad indiscutible expresada con una excelente voz, unos arreglos cautivadores, un impulso rítmico impactante y un concepto entre espiritual y realista que al margen de la pura contemplación, incide en nuestras relaciones interpersonales y su correspondencia con el entorno. Las canciones de “Fången i Det Senaste” obedecen a un trabajo artesanal en el que han colaborado varios músicos esenciales de la escena folk psicodélica sueca quienes se han encargado de organizar todos los recodos de la portentosa imaginación de Christofer Ståhle al tiempo que han aportado su destreza instrumental. El resultado final es ciertamente fascinante, conmovedor e hipnótico, hasta el punto de que el atento y receptivo oyente seguro que va a sentirse mucho mejor no solo tras la primera escucha del disco, sino tras cada una de las múltiples audiciones siguientes que le serán absolutamente imprescindibles para dar un poco más sentido a la vida.   

Nota: Puedes comprar el disco en la web de Discos Monterey y escuchar varios temas en el bandcamp.

No hay comentarios:

Publicar un comentario