martes, 11 de agosto de 2015

The Seasongs siguen “Buscando el sol”, ahora con un Lp en vinilo editado por Clifford Records

Clifford records de Almeria acaba de editar este verano de 2015 el más reciente disco de The Seasongs, “Buscando el Sol”, con un flamante vinilo de preciosa carátula y con las imprescindibles letras de las canciones en la contraportada. Magic Pop te informaba, a principios de este año, de la autoedición previa en cd de este fantástico trabajo, el segundo álbum de la carrera de este poderoso trío madrileño. A continuación, recuperamos esa reseña para recomendarte una vez más, y ahora más que nunca con esta excelente entrega en 12”, la adquisición de un disco imprescindible  en el que The Seasongs nos ofrecen diez impactantes temas que destacan tanto melódica como rítmicamente. Una vez más, y si se me permite, creo que más claro que nunca, han vuelto a demostraer, con creces, que su principal objetivo creativo son las canciones luminosas con arreglos minuciosos y ritmos vibrantes mediante los que logran transmitirnos la esencia del mejor powerpop, en este caso con detalles impresionantes de psicodelia  a tener muy en cuenta.  

Trayectoria 

The Seasongs, foto de su facebook 
The Seasongs son un trío formado en Madrid en el año 2003 tras un proyecto de “garage” de 2000 llamado Piso99. Sus miembros son actualmente Óscar Granero (voz principal y coros, guitarras, piano), Carlos L. Vigara (bajo, trompeta, voz ocasional) y a la batería, y Carlos Sánchez quien viene de los Comebacks. Durante un breve espacio de tiempo les acompañó Carlos Hens (Los Elegantes) en substitución de Ramón Mejía, primer baterista, quien dejó la formación en noviembre de 2014 por motivos personales una vez finalizada la grabación de este segundo disco. Su discografía consta de cuatro EPs autoeditados en los años 2003, 2005, 2006 y 2009. Algunos de su temas han aparecido en recopilatorios como los de  Bon Vivant Records. Los dos primeros EPs fueron grabados por Carlos Torero en los estudios Rock Soul, y los dos últimos en los estudios Sónica de Madrid con Ramón Moreira (Ginferno) como técnico de sonido. Con el primero, titulado  "The Seasongs", llegaron a ser finalistas del concurso 5euros.com del sello Rock Indiana. Mediante el tercero, llamado "My turn", también llegarían a ser finalistas del concurso de bandas de Radio Utopía de 2007, y con el EP, "When I call her name", se subieron a tocar en el escenario del Cavern Club de Liverpool en la edición de 2010 del festival de música IPO. Volverían en los siguientes años hasta 2013 y en 2015. En 2012 editaban su primer álbum con el título de “Out Of The City”, con doce temas propios, once en inglés y uno en castellano, grabados por Pepe Bermejo en el Village Green Studio de Madrid. Óscar Herrero, autor de las ilustraciones de sus discos, se encargaba del magnífico dibujo de línea clara de la portada con el trío navegando sobre una balsa.

The Seasongs en The Cavern  (2013)
En este segundo trabajo que ahora nos presentan, los temas son todos originales de Óscar Granero menos “No siempre sale mal” y “School by down” que son de Carlos L. Vigara. De las diez canciones, ocho están interpretadas en castellano y dos en inglés. Óscar se ha encargado de cantar, así como de tocar la guitarra eléctrica y acústica, más teclados, percusiones, sonidos de revés, incluidos los arreglos de cuerdas en "Noviembre" y "Mr. Porfidus & The Dream Breakers". Carlos canta en "No siempre sale mal" y "School boy down", y aporta coros, bajo, más trompeta en "Mr. Porfidus & The Dream Breakers", percusiones incluidas. Por su parte, Ramón Mejía se ha encargado de la batería, percusiones principales, y coros.

Han colaborado en la grabación Beatriz Zaragoza tocando el violonchelo en "Noviembre" y "Mr. Porfidus & The Dream Breakers", canción en la que también han tocado el violín Arancha Moreno y Carolina Marcos. Por su parte, Carlos Ashworth ha aportado el sitar en "Sin ti".

El disco fue grabado, producido y mezclado por Pepe Bermejo en los estudios Village Green de Valdetorres de Jarama (Madrid) entre abril y octubre de 2014. Después fue masterizado por Juan Hidalgo en los estudios Mastertips de Madrid en diciembre de 2014. Cabe destacar que el magnífico dibujo de la portada, con ese girasol que sigue buscando el sol incluso en su reflejo, es obra de nuevo de Óscar Herrero. Granero es el responsable también del diseño del digipack, editado con licencia Creative Commons, en el que se incluyen las letras de las canciones y fotografías de Lisa Monetti, y del vinilo que edita Clifford Records con descarga digital gratuita. 

Las canciones

The Seasongs en el IPO 2015 
El disco amanece con ese “No puedo ver la realidad”, espléndida canción que comporta una explosión de sonido en la que las guitarras, excelentemente compenetradas con el ritmo, construyen una melodía embriagadora. A la espera que vuelvan la amada, desde el lugar donde se esconce, y con ella los buenos tiempos, el protagonista se expresa desde la soledad, bajo nubarrones que sueltan gotas de ansiedad. La esperanza sigue intacta contra el viento que sopla como un huracán, aunque resulte complicado olvidarse de las sombras en la oscuridad. Emergen los crescendos y los momentos armónicos que convierten esta canción en grandiosa y cautivadora. Le sigue “Alguna vez”, otro tema espectacular en el que destacan esas encantadoras guitarras sobre las que se desarrolla la voz principal, cariñosa, “jugando al amor, parando el reloj”. “Solo tu y yo, abrazándonos”. Las palabras van brotando mientras quema el dolor de su recuerdo. La canción tiene todo el encanto de esos temas de amor y desamor expresados sin edulcorantes empalagosos sino con el corazón en la mano. Incluye leves pero extraordinarios momentos solistas a cargo de la guitarra, preciosos punteos incluidos, mientras el bajo teje segundas voces extraordinarias y la batería se mantiene imperturbable de principio a fin. 

The Seasongs con Carlos Hens. Foto de su facebook 
“No siempre sale mal” es el título del siguiente tema y en él nos sorprenden con una magnífica concepción guitarrera de power pop enérgico. Recuerdos de esa chica que pasa deslizándose a nuestro lado y nos deja muy impresionados. Un tema fantástico en el que muestran sus mejores recursos sonoros con esas guitarras explayándose con solvencia extraordinaria, entre cruces de motivos melódicos, estribillos dominantes y rasgueos que provocan un gran entusiasmo por medio de varias voces. Incluyen un poderoso solo de guitarra que redimensiona la canción a límites indescriptibles. Sensacional tema para musicar ese encuentro entre un chico y una chica que, afortunadamente, acaba bien.


The Seasongs con Ramon y Pepe Bermejo sentado
Con “Noviembre”, los Seasongs se tornan un poco más intimistas con un medio tiempo de vocación acústica entre “gotas de lluvia” y “sueños que suenan dolor”.  Magníficas guitarras acústicas con un acompañamiento de bajo estelar, chelo sensual y una genial batería. Llegado el estribillo con  “sus días grises y tristes que nos tocó vivir”, nos explican que un “loco buscando solo, no es un perdedor, es un ganador”.  Atención a ese solo de guitarra que al oírlo nos puso los pelos de punta.   Cierra la cara A, “Mr. Porfidus & The Dream Breakers” con profuso ritmo de batería y bajo al que se incorpora un contundente rasgueo de guitarra. El tema explota a los poco compases para recibir con los brazos abiertos a la voz principal en este caso cantando en inglés. El tema versa sobre la ambición de aquellos que ansían el poder y hacen del  dinero su razón de vida, sin importarles a quien puedan fastidiar en su camino.  Magnífico estribillo de power pop tras el que la guitarra reemprende sus andares marciales, con paso seguro, entre algunos coros que añaden colorido a esta tremenda  canción. Finaliza con un punteo de guitarra y la brillante incorporación de la sección de cuerda más trompeta acompañando a la voz tras megáfono. Una suma de arreglos espectaculares que dotan al tema de un fabuloso toque de popsike.

Abre la cara B, con ese punteo de beat retrotrayéndonos el pop español de los sesenta, ese tema llamado “Eres cruel”: extraordinaria canción de amor temeroso ante la infidelidad de la amada que tiene un final rabioso digno de la mejor de las alabanzas. Con “School by Down”, también en inglés, se tornan más hirientes mediante esas guitarras muy punk y un ritmo que golpea  con una firmeza descomunal. Cantan sobre recuerdos escolares y en especial sobre un mal profesor mientras buscan el estribillo con gran destreza entre detalles de eléctrica disparados con resolución y acordes finales al modo “Taxman”.

The Seasongs en The Cavern (2012) 
“Los hombres tristes”, siguiente corte, tiene otro extraordinario punteo lisérgico inicial que precede a otra lección de potentes guitarras acompañando a melodías de ensueño. Canción de lucha, de denuncia por la insolidaridad entre algunos, aquellos que parecen estar sordos, con poco cerebro. “Ya no nos quieren en esta ciudad, ya no queda nadie con quien hablar, ya no brilla el sol con libertad…”. Es el mundo de los hombres tristes que finaliza con compases lisérgicos entre riffs apasionantes e instantes de guitarra fabulosos.  Le sucede, “Sin ti”,  con ese magnífico sitar que consigue unos  momentos especialmente cautivadores engrandeciendo una melodía ácida, con detalles de enorme cualidad, entre ritmos orientales, juegos de voces, guitarras al revés, “entre lloros y risas, perdido, caminando entre la niebla, con dolor sin emoción, sin ti”. Resulta memorable ese final con el solo del sitar y acompañamiento de acústica.  

Acaba el disco con “Vayámonos”, tema de pop encantador con aires de bossa nova. “Vivir es más difícil que soñar”, nos cuenta la banda. Encantador estribillo para dejar muy claro que “sin rendición, no quiero estar toda una vida tragando sangre y sal… tu sabes que hay un cielo azúl, lo que daría yo por verte feliz… vayámonos tu y yo hacia el sol”. Como colofón, incorporan una descarga monumental de guitarras para ayudarnos a olvidar los malos tiempos; para apostar por los sueños de revolución, viajando “sobre este dragón, volando hacia donde solo hay color”. Incluyen diferentes motivos sonoros, tempos muy bien hilvanados entre guitarras pletóricas que nos llevan hacia un solo final con tempo acelerado “jugando con esta canción”, convirtiendo este magnífico tema en toda una sinfonía de “powerpopsike”.       

Reflexión final

The Seasongs. Foto de su Fb. 
El trabajo musical de los Seasongs transmite tal cantidad de sensaciones y está hecho con tal cariño y destreza musical, que resulta imposible no conectar de inmediato con sus emocionantes canciones. Mediante arreglos fulgurantes y múltiples detalles de cualidad, absolutamente sorprendentes, logran llegar al alma del oyente con una precisión encomiable. Ser fan de los Seasongs implica amar la música y defender, de paso, nuestra escena. El suyo es un proyecto sólido en el que se funden, con habilidad e imaginación, la esencia del mejor powerpop con innumerables detalles de radiante como enigmática psicodelia. “Buscando el sol” es un disco especialmente indicado para los melómanos que, con el pasado como referente,  creen en el presente y apuestan por el futuro del rock and roll. Un disco descomunal en el que se refleja la realidad de aquellos que buscamos en el amor, una fuente de riqueza existencial como sensorial. De este modo, aunque los nubarrones de tristeza traten de impedírnoslo, tratamos de levantarnos cada día para hallar ese sol que ilumine nuestra merecida alegría. Como bien dicen los Seasongs en uno de sus mejores temas: “no siempre sale mal”, ni cuerpo que lo resista, añadiría el refranero, pero es que esta vez les ha salido extraordinariamente bien.  Compruébalo por ti mismo.


Nota:  Puedes escuchar las canciones en el bandcamp de los Seasongs y en el de Clifford, en cuya web puedes conseguir una copia de este magnífico vinilo que incuye un código de desgarga digital.      

No hay comentarios:

Publicar un comentario