jueves, 3 de septiembre de 2015

Betamax, tabula rasa para el pop “sixties” coloreada de rosa, cantando al amor casi ingenuo

Betamax es un formato de vídeo analógico, hoy descatalogado, introducido por Sony a principios de 1975. Se produjo hasta 2002, aunque ya se daba por difunto años antes, moviéndose en el mercado tan solo el stock disponible. Fue una de tantas, quizás de las primeras, novedades audiovisuales revolucionarias para la época que fueron desapareciendo paulatinamente de la carrera comercial y tecnológica de las empresas multinacionales del sector. Le sucedió, en el trono del video doméstico, el VHS con el que se ofrecía una hora más de grabación aunque tuviera menor calidad.  Pues bien, es precisamente el recuerdo de ese pasado que no volverá  la razón principal que impulsaría a este dúo malagueño que te presentamos a escoger el nombre genérico de Betamax para distinguir su  proyecto de pop emotivo, con influencias en los años sesenta pero con una visión propia que da varios pasos más allá de los clásicos por todos conocidos.  En verano de 2015 editaban con la discográfica almeriense Clifford records su segundo Lp llamado “Tabula Rosa”. Un título significativo que juega con su color insignia y, de paso, con la conocida expresión “tabula rasa”  que viene a significar, como bien sabes, “hacer borrón y cuenta nueva”. En su caso comporta  necesariamente una voluntad sana y necesaria de reinventarse con cada nuevo disco.  Si bien en el primero manifestaban su devoción por un pop sereno de melodías limpias y luminosas, acompañadas por ritmos sencillos, en éste nuevo disco que te reseñamos,  siguen con ese propósito, manteniendo las referencias, ofreciéndonos un determinante, completo y atractivo trabajo de juegos de voces, guitarras más teclados que redimensionan  las canciones dotándolas de una mayor complexidad armónica sin perder la ingenuidad y la sencillez absorbente que identifica a este fantástico dúo.   

Trayectoria 


Betamax. Foto de Sergio Ruiz Pastor
Betamax se forma en 2013 por Miguel Bárcenas (compositor y guitarra) quien, tras muchos años acompañando con el bajo a formaciones malagueñas como Sésamo, Free Soul Band, Voodoo Train o Santos de Goma,  decide crear sus propios temas, con la ayuda de Mónica Díaz (cantante), quien forma parte también de Petiswing, más el respaldo de Conde, de la banda Santos de Goma, a la producción.

En el mes de octubre de 2013 se autoeditan su primer Lp con el título de “El más difícil todavía”, grabado, mezclado y producido por Conde y masterizado en los estudios gaditanos SoundMe por Toni Martín.  Lo presentan en la Sala Velvet Club de Málaga en febrero de 2014, con una banda formada por Ramón González (Bajo), Jota (Guitarra) y Daniel Cuenca (Batería). Ya en el verano triunfan en los principales festivales andaluces como Ojeando Festival y el Fuengirola Pop Weekend.

Betamax. Foto de su faebook
Para finales de ese mismo año, vuelven a los estudios para materializar su segundo Lp. “Tabula  Rosa” se graba, mezcla y masteriza por Nacho Alcaide en el estudio malagueño Six Pack Studios en diciembre de 2014. La letra y la música de todos los temas son originales de Miguel Bárcenas. Producido por Nacho Alcaide y Betamax, contó con la dirección musical de Miguel quien toca las guitarras acústica y eléctrica, el bajo, teclado, piano, percusiones, más coros.  Mónica Díaz hizo los arreglos vocales, cantó y tocó los teclados más el Glockenspiel.  Les acompañan Dani Cuenca a la batería, Ramón González al bajo, y Jota a la guitarra, más Nacho Alcaide a los coros, percusiones y guitarra eléctrica en “Te buscaré” y Candela, coros en  “Cada día de mi vida”. 

El sencillo y elegante diseño, obra de Javier Díaz, juega con intensidades de color rosa que dirigen la mirada hacia el logo de la banda en blanco ubicado en el centro de la carpeta. Se incluyen también las letras de las canciones en la contraportada y bonitos dibujos de trazo limpio en el que los detalles y los pensamientos amorosos tienen un papel protagonista  El disco se publicó en formato digital en diferentes plataformas el día 4 de mayo de 2015, y se puso a la venta en formato físico con vinilo más cupón de descarga digital el 22 de junio de 2015.

Las canciones

Betamax en el Fuengirola Pop Weekend
El disco empieza a “Mil años luz”,  un sábado por la noche de regreso al futuro. Llamando a las puertas de la suerte, nos agasajan con una asombrosa canción pop en la que las guitarras ruedan con ritmos muy bien concebidos acompañando a una excelente voz principal que  remonta la corriente entre cientos de campanas.  Sus arreglos elegantes consiguen que una melodía pegadiza nos cautive de principio a fin. Incluyen un pequeño solo de guitarra, juegos de voces que insuflan un enorme poderío sonoro para un tema que, por sí solo, justifica la adquisición imprescindible de este álbum. Pero hay más, muchas más excelencias como las que hallamos  en “La Playa”, segundo corte, de igual ritmo encantador, con sus “sha la las”, y estrofas tan explícitas y divinas como “Dime que me quieres, nada puede ir mal. Deja que resuene el sonido del mar”. En esta bonita canción nos recuerdan que “no hay que apresurar el amor” y lo hacen con una delicadeza armónica fascinante y unos complementos de guitarra y teclados que envuelven a la fascinante voz solista con una exquisitez inaudita.  Conscientes de que “el tiempo pasa veloz y la luz del sol juega con tu pelo, al amanecer”, nos vemos “Despegando” con la siguiente canción en la que “inventamos tu risa”, “caminamos acompañados por las estrellas”,  y nos dejamos “llevar por las nubes, sin prisa, sopladas por el viento” al tiempo que “dibujo un corazón en las paredes y olvido lo que debo recordar”.  Una  maravilla de powerpop luminoso en la que melodía y ritmo coquetean con impresionantes resultados. De este modo consiguen que letra y música lleguen hasta nosotros en su máximo esplendor. No faltan conmovedores versos del tipo “ No quiero ser dueño de mi destino, esos detalles los dejo para ti… ya casi no noto mis pies rozando el suelo porque he oído tu nombre sonando muy cerca de aquí”.

Betamax en directo. Foto de su facebook 

Y tras despegar, llega el momento de “Aterrizando”, título del siguiente corte en el que este pletórico dúo, acompañado por unos colaboradores de lujo, se muestra especialmente inspirado para dar forma a este rockin’beat tan sixties con ritmo marcado, solo incluido de batería, fantásticos detalles ye yes de bajo, guitarra y órgano, más otra letra para engrandecer el corazón con frases tan personales como:  “Dime dónde estás, dime si volverás… aterrizando contra el suelo de un mundo sin ti”. Acaba la cara A con “Mañana”, en la que consiguen que el atento y sensible oyente se rinda a sus excelencias anonado por las enormes virtudes creativas y vocales de este apasionante proyecto.  Guitarras expandiéndose en reverb, acordes suspendidos en la inmensidad, acompañan a la fascinante solista quien nos habla del destino: “paso los días recorriendo la ciudad, persigo sombras en silencio, mi corazón en un cofre guardaré, pregúntame mañana…   veces busco negociar con la casualidad… a veces quieres algo más que no te puedo dar”

La cara B empieza con “Te buscaré” , canción con aires de pop californiano de los setenta con guitarras deslumbrantes que generan intensidades de tal calibre que permiten llevar momentos intimistas a estallidos de pasión con letras tan arrebatadoras como: “Hoy echo de menos cambiar de menor a mayor… y duele, aunque sólo sea un momento. Casi he olvidado que nuestro amor es sólo una chispa del furor…  Que una vez fue…”. Con el corazón en un puño seguimos embelesados por sus combinaciones tan exquisitas de guitarras con ritmos calculados con precisión milimétrica, punteados sensuales y un registro vocal extraordinario.

Betamax. Foto de su facebook
Con “Nadie como tú” siguen hablándonos  de las relaciones amorosas con sus entresijos, sis esperanzas y sus inquietudes, con más guitarras enérgicas entre detalles de teclados que contrastan con el aire ingenuo al que añaden algún toque agridulce por medio de las letras. “A veces pareces de hierro y cristal, tu lado infantil, tu toque anti social. La derrota la llevas fatal, aunque a veces te dejes ganar… Cualquier cosa puede suceder, no hay nadie como tú. Mi vida vuelve a brillar.”  Le sucede  otra delicia musical como es “Cada día de mi vida”, tema de pasiones  “jugando con la inmadurez y flotando en la ingravidez”.  “Necesito que te quedes aquí y cada día de mi vida será para ti” canta Betamax a ese amor ansiado y lo hace con acompañamiento de guitarra acústica con efectos lisérgicos de fondo y coros de popsike que la convierten en una maravilla sonora sin parangón. La canción va creciendo con una fuerza inusitada creando unos de los mejores momentos del disco, con esa aparente sencillez envuelta en una complejidad  sonora inaudita que nos recuerda a las grandes producciones de pop psicodélico con un extraordinario solo final de guitarra ácida. Un auténtico prodigio de canción que nos invita a pedir “Un poco más”, siguiente tema en el que el dúo se muestra igualmente inspirado para  deleitarnos con una sucesión de recursos líricos muy imaginativos.  “Sabes que me cuesta llorar, y por las noches ya no duele el corazón si me das un poco más de tu amor”.  Un buen solo de guitarra instro surf nos insinúa hasta el momento para visualizar la historia: un atardecer de verano en una playa paradisiaca ansiando esa compañía que consigue que “todo sea tan fácil cuando está conmigo”.

Fotograma del video de "Despegando"
Cierra el disco “Cuando te miro”, que empieza con unos compases del tema "I only have eyes for you" (1959) de los Flamingos, uno de sus canciones favoritas, a la que sucede esta creación propia de los Betamax donde se entona el mea culpa y se manifesta el esfuerzo por cambiar: “Yo antes era cruel, despreciable también, pero ahora todo va mucho mejor. Ya no me enfado por todo , ni hago el animal, y me levanto con ganas de soñar”. Musicalmente, redondean el álbum con otra exhibición magnífica de recursos creativos con esa facilidad para generar contrastes mediante matices sencillos pero cargados de emotividad. En este caso vuelve a brillar la voz principal acompañada por una concepción rítmica impecable tejida por una base de bajo, batería y guitarra rítmica, más coros de doo wop y magnífico solo de piano. Con estos ingredientes de auténtico lujo consiguen engrandecer el tema hasta su cénit creativo llegando a unos tiernos compases finales. Una concepción sonora genérica  que nos recuerda a los mejores momentos de Mocedades quienes precisamente tienen un tema con el mismo título con otra letra y música.
  
Reflexión final

Betamax. Foto de su facebook


Los Betamax cantan en sus canciones a ese amor sencillo y sumamente conmovedor, con la dosis imprescindible de ingenuidad;  y lo hacen sin miedos ni metáforas rocambolescas que nos confundan.  En este nuevo disco, el segundo de su carrera, titulado genéricamente como “Tabula rosa” (Clifford Records 2015) no solo se nota un extraordinario trabajo creativo muy enriquecedor, con el que consiguen  momentos sonoros dotados de una elegancia y una pasión desbordante, sino que se pone de manifiesto, con creces, un extraordinario ensamblaje de ideas y arreglos musicales altamente profesional con el que expresan esos sentimientos puros mediante una belleza armónica ciertamente especial y cautivadora.  Se trata, a todas luces, de un compendio de temas personales con los que más de uno y una podrá leer retablos de su vida hasta el punto de sentirse plenamente identificado con las historias que nos cuentan. Para ello, solo es necesario haber estado enamorado alguna vez en la vida, vale incluso la persona equivocada.  Mediante cambios de acordes  sumamente arrebatadores y tempos calculados con gran destreza dan vida a melodías envolventes que calan el alma con una dulzura tan sincera como vital. Un éxtasis de placer amoroso cuya enorme intensidad pasional hacen de este álbum uno de los mejores trabajos de pop de los últimos tiempos.


Nota: Puedes oir los temas en el bandcamp y comprar una copia del disco en vinilo más descarga digital gratuita en la web de Clifford Records.  Te invitamos también a ver el video del tema "Despegando" con dirección, producción y edición a cargo de Marco Takashi.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada