miércoles, 9 de diciembre de 2015

Oscar Avendaño & Reposado presentan “Burro”, un disco que nace con genio y pace con naturalidad

Portada
El nuevo disco de Oscar Avendaño, en su proyecto con Reposado, lleva por nombre genérico “Burro” y acaba de salir al mercado discográfico este último mes de 2015 de la mano de Folc Records. Se trata de un álbum, disponible en vinilo y digipack, que desprende una naturalidad cautivadora. Un magnífico trabajo lírico y sonoro  con doce canciones  en las que se suman el genio y la destreza de unos grandes músicos capaces de transitar, con una soltura y pasión descomunal, entre el enérgico rock and roll y el penetrante blues pasando por el folk country más conmovedor. El tercer álbum de este músico gallego, conocido por otros proyectos como los Profesionales  o como miembro de la legendaria banda Siniestro Total, es todo un ejemplo de sinceridad personal y prestancia  artística. En sus temas se recogen vivencias propias y ajenas convenientemente tamizadas para que no resulten tan evidentes pero  también para que puedan ser susceptibles de musicalizar recuerdos propios del  oyente que estoy seguro se sentirá tan confortado como identificado.    

Trayectoria 

Foto: José 
Oscar G. Avendaño es un prestigioso músico que ha formado parte de numerosos proyectos como Foggy Mental Breakdown, Brandell Mosca, Trem Fastasma o Los Casanovas, así como bajista desde 2001 de los legendarios Siniestro Total, formación para la que ha compuesto la música de varias canciones incluidas en el álbum “Country & Western” de 2010.

En solitario ha configurado durante todos estos años un amplio repertorio de canciones propias que presentaría en un principio acompañado de la banda madrileña Individuos formada por Agus Alonso, Perdo Avilés y Alex Santos, que cuando tocaban con él pasaban a llamarse Los Profesionales. Su primer disco en solitario lo graba con Ricardo Moreno (Los Ronaldos, Mastretta, Vilma y los Señores), batería; Luís García (Los Ronaldos), bajo; y Agus Alonso (Individuos, Matiné, Bobo) guitarra eléctrica. Con título homónimo fue editado por Folc en 2012, en vinilo de 10” con cd incorporado. Incluye seis canciones y la colaboración de Yago Santos al piano y David Rial a la trompeta. Fue grabado una tarde de enero de 2009 en RecReady Estudios (Toledo) con Chema de la Cierva. Las voces y la armónica fueron regrabadas en Villa Angelina (Vigo) con Gonso Pedrido, encargado de la mezcla y la masterización. Por otra parte, Producciones Mutantes y Gero Costas realización un videoclip de una de las canciones  incluidas, “Junto a mí”.  Con los Profesionales saca en 2014 “Demasiado Oro” (+ info en Magic Pop)  editado por Folc records con la colaboración de la Iguana Club.  Fue grabado por Oscar Avendaño (voz y guitarra); Indy Tumbita (guitarra); Xabier Viéitez (teclados); Mauro Comesaña (batería y coros); y Andrés Cunha (bajo y coros). Contaron con las colaboraciones de Jorge Beltrán de Siniestro Total (saxo), David R. Rial (trompeta) y Fran Iguana (palmas y danzas). Se registró en Muu! Estudios de Vigo por Nando “Moure” Pali quien se encargó de producirlo y mezclarlo con la ayuda de la banda. Fue masterizado por Hector Quemada. El estupendo diseño gráfico, sobre un color blanco roto y varios elementos en azul grisáceo, corre a cargo de Tamara Roca.  Para la presentación contó con la colaboración de nuevos Profesionales  como son Mauro Comesaña (The Soul Jacket), a la batería, y de Xabier Viéitez (Foggy Mental Breakdown, Transilvanians) a los teclados, más Indy Tumbita (Pedrito Diablo y los Cadáveras, Los Villanos de Boraville, Thee Tumbitas) a la guitarra; y al bajo, Alberto Gregorio, (guitarrista de The Soul Jacket) que fue substituido por motivos laborales por Andrés Cunha (ex-batería de Los High Sierras). 

Edición de "Burro" en vinilo 
Otras de las formaciones habituales de  Avendaño es Reposado, acompañado por Andrés Cunha a la batería y Mauro Comesaña al bajo. Con reposado grabaría un Ep en Cd y vinilo que se incluía como regalo para la campaña de mecenazgo de "Demasiado Oro".  Contiene la canción "Don't think twice", versión de Bob Dylan,  adelanto del próximo Lp de Reposado y que fue grabada en Guitar Town Recordings por Hendrik Röver quien también aportó guitarra, dobro, y steel. Sus artífices fueron Oscar Avendaño, a la voz, guitarra acústica y armónica; Mauro Comesaña a la batería y coros;  Andrés Cunha al bajo y coros; más Álvaro Lamas como colaborador al pedal Steel en un tema.  Otros temas que contiene ese Ep son “Canción para después de la tormenta” y “Como un Ñu”.


“Burro” se  grabó y se produjo en Guitar Town Recordings por Hendrik Röver.  Oscar Avendaño toca las guitarras, armónica y canta las canciones. Mauro Comesaña (The Soul Jacket) se encarga de la batería, percusiones, coros y Andrés Cunha (Los High Sierras) del bajo, coros, y percusiones.  Han contado con la colaboración de Hendrik Röver a las guitarras, steel guitar, pianos, coros,  etc.  El bonito artwork, con ese color tan cálido y esa tipografía outlaw country es de Tamara Roca a quien se le ocurrió el título del disco a raíz de las fotos que Jose Aragunde hizo en Cantabria con un burro.  El disco incluye también las letras de las canciones.  

Las canciones 

Foto: Jose Aragunde
El disco empieza con “Ángeles Desdentados” mediante una compenetración extraordinaria entre la voz de Oscar y la guitarra acústica. Una simbiosis perfecta a la que se suma una dulce armónica, un sutil bajo, el envolvente pedal steel y finalmente la constante batería.  El relato versa sobre una larga estancia en un hospital, en el que “rondan pájaros de mal agüero”, con “vampiros disfrazados que vuelven a sobrevolar”.  “Y ahora que todo se acaba y estoy sentado a tu lado – nos canta -  me miras alucinada, ya ni notas que he llorado. Ángeles con caras raras, Ángeles desorientados os han robado las alas”. Le sigue  “Gary Cooper Blues”, tema  en el que la banda construye un ritmo cadencioso de rock and roll para que su solista pueda lucirse con un registro que busca el agudo con aire canalla, arropado por coros y riffs de antología. “Buscaré una silla para sentarme a ver quién es el último hombre en pie”, es una de las tantas geniales frases poéticas con las que recrean historias de pasión a raudales.  De nuevo otra intervención  estelar de slide completa la gran solvencia de este inspirado trio.  “Fotos de Cuenca”  arranca con un genial punteado más un extraordinario riff de rock americano. Canción ésta de recuerdos amorosos y también sobre  cosas  “que no sé, que ya no aprenderé, y me olvidé”. “Te ponías mis camisas mientras hacías café. Me gustaba tu sonrisa y fuera no paraba de llover”. Un tema que desprende una ternura extraordinaria, con sabor agridulce, y que nos lleva a “Dónde está Carmella Bing?” en la que surgen de nuevo esas relaciones  personales inspiradas en vivencias de amigos y conocidos.   “Yo nunca sabía si la volvería a ver, pero no estaba tan mal, pudo ser peor. Lo compensaba con un poco de amor…  sé que se reía de mí… Pero yo tenía dinero y me gustaba verla reír”. Canción de portentosas guitarras country con impoluto acompañamiento rítmico sobre el que Avendaño desenvuelve la trama con una elegancia propia de los más grandes.  Se incluye un buen solo de armónica respaldado por un juego espectacular de eléctricas más una línea de bajo fascinante. Cabe mencionar que se puede ver aquí un divertido montaje de vídeo con el tema, realizado e ideado por José Aragunde.

Foto: Jose Aragunde
De este modo llegamos a “Los Olvidados”, un ejemplo perfecto del trabajo en equipo. Oscar aparece en el local de ensayo  con una idea central, letra y melodía, y con el resto de músicos completa el tema mediante un desarrollo instrumental lisérgico tan impecable como fascinante.  Folk rock de altos vuelos en un enorme tema de resignación existencial con imponentes toques psicodélicos entre ritmos de tambores y acordes suspendidos en la densa atmósfera. “Nadie nos viene a buscar…Y nadie ha dicho nada sobre cuánto más hay que esperar”.   Movimientos espectacular de percusión más ese pedal reverse a la guitarras confieren un ambiente ácido ciertamente descomunal.    Acaba la cara A con “Por el Sol”, una canción en el que Hendrik aporta piano y ese sensual dobro que engrandecen su aura de folk intimista con la extraordinaria voz de Avendaño acompañado de acústica. La canción crece hasta desembocar en un momento solista de armónica envuelta en ritmo parsimonioso e intenso.  En este caso se refieren a una mujer que suele desaparecer a la que le dicen: “¿Y ahora qué cuentas, hermosa? Vuelves a decir adiós. Y a enterrar hondo en su fosa trozos de tu corazón”.  Del tema se extrajo el primer videoclip del disco dirigido por Oscar Avendaño y El Selenita.

Edición en digipack de "Burro" 
Foto: Jose Aragunde
La Cara B empieza a rodar con “El Día de los Muertos”  mediante esas contundentes guitarras distorsionadas perfilando un blues penetrante en el que “los muertos han vuelto a hablar y nos han vuelto a llamar… los santos no nos guardarán, hoy no están”.  Varios motivos eléctricos se van trenzando en este tema tan primitivo e hiriente. Le sigue “Demasiado Oro” en el que la acústica da los primeros suspiros antes de sumarse una banda muy bien conjuntada con otro solo perfecto de armónica más una no menos genial intervención de eléctrica. “Emprendimos nuestro camino sin saber a dónde ir. Aceptamos nuestro destino mucho antes de llegar allí… Nos fuimos pudriendo, nadie notaba el olor. Hasta que al final el moho nos devoró y el oro se perdió”.  Unos compases finales  con excepcional  diálogo de solistas culminan este tema tan mordaz y cautivador.
Lemmings es un videojuego originario de los noventa cuyos personajes se suicidan en masa en situaciones de peligro. El objetivo del juego es salvar a un número determinado en cada nivel.  Con esa premisa, Avendaño construye una crítica de nuestra sociedad en el team del mismo nombre “Lemmings (la gran decepción)”: “Repudiados, expulsados, como una manada avanzando hacia la nada… Escuchando a algún iluminado que nos dé esperanzas de sobrevivir y creyendo que estamos salvados si nos dicen lo que queremos oír”.   La banda reitera su exquisito dominio acústico con los componentes sonoros del mejor rock and roll americano con arreglos decididos, solistas de lujo, emotivos  cambios de tempo, y conjugación sensual de melodía y ritmo.

Foto: Jose Aragunde 
A continuación nos conmueven con esa gran canción que es “Colón y Urzáiz” (calles de Vigo). Su concepción rítmica con inspirado riff más imaginativa percusión, entre  detalles de wah wah y armónica solista logran dar forma a un tema de una textura country psych espeluznante con la que musicalizan una letra sin desperdicio alguno: “Ya le has cogido el gusto a la carne de mujer. No tienes prejuicios, tú sólo quieres comer  y  alimentar tu ego con frugales tentempiés que te sacien por dentro y que te calmen la sed”. Un preludio perfecto para la versión que nos ofrecen a continuación, ese “Fortunate Son”  de la   Creedence Clearwater Revival. Un tema de John Fogerty  incluido en el álbum “Willy and the Poor Boys” de 1969 que se convirtió en un himno del movimiento antimilitarista de finales de los sesenta al relatar los pensamientos de un joven reclutado para la guerra del Vietnam que no puede evitar ir porque no es hijo afortunado de alguien con influencia.  Oscar y Reposado le confieren un tono más trágico, si cabe, arrastrando el tempo y añadiendo unos compases finales de voz con detalles de dobro que ponen los pelos como escarpias.  Acaba el disco  con “Hey, hey”,  canción que añade el punto y final al cúmulo de excelencias compositivas e interpretativas de un fabuloso disco en el que, desde las letras hasta los arreglos de banda pasando por la gran voz solista y los detalles instrumentales  aportados por su insigne productor, son un auténtico lujo para los sentidos.  Aquí sobresale ese riff grave que late como un corazón robusto a ritmo de bombo dando los primeros pasos para que Oscar nos diga ese tan bien hallado canto de: “Hey hey, qué más queréis? esto ya se ha acabado, es que no lo veis?”.  La canción crece a paso seguro hasta explotar en un tempo de rock and blues de guitarras descomunales dando forma a figuras envolventes y seductoras que recalan en el ritmo principal con el que la banda se despide poco a poco hasta el culminante acorde final.


Reflexión final 

Oscar Avendaño. Foto  de su facebook
“Burro” es un disco directo, un tanto “campestre” si se quiere  por su sinceridad a raudales con capacidad bucólica para recoger los valores tan propios a nuestro entorno vital.  Su música hereda abundantes y copiosos preceptos del mejor rock americano pero sus letras hablan de historias creíbles, propias y ajenas, de sus amigos o vecinos, que a la par pueden ser también los del sensible oyente al que no le costará, en absoluto, conectar con esas extraordinarias historias que desprenden un compromiso y una empatía más una sensualidad inaudita.  Este “Burro”  pace en nuestro entorno natal, que no es el de un estado yanqui, sino en Galicía, y por extensión en cualquier rincón del mundo desde donde estés disfrutando de sus magníficos temas. El enorme talento de Oscar Avendaño, acompañado por Mauro Comesaña y Andrés Cunha, más la ayuda del gran Hendrik Röver, se plasma, como nunca, en este álbum tan directo y pasional, sin florituras que valgan, con la crudeza de la confesión más visceral, entre arreglos inmediatos, con situaciones creíbles tan próximas que te dejarán anonadado, inmerso en el satisfacción de compartir recuerdos con uno de nuestros mejores creadores con  acompañamiento de lujo: un Oscar Avendaño en auténtica plenitud artística, respaldado por un habilidoso Reposado, trabajando juntos con una capacidad deslumbrante para encogernos el corazón o hacernos volar mediante canciones ciertamente fascinantes.   

Nota: Puedes escuchar las canciones del disco en el bandcamp donde tambièn se puede adquitir una copia.  Si sois de Vigo lo encontraréis en Discos Elepe, Discos La Futura, en la tienda Tipo Vigo, y en Honky Tonk Discos. Por correo, podéis preguntar en el facebook de Oscar Avendaño.  


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario