lunes, 21 de noviembre de 2016

The Stents concentran en su “Invisible Sounds” un sonido brillante y una actitud vital de rock and roll

Portada
El primer Lp de los Stents de Baltimore lleva por título genérico el nombre del estudio donde fue grabado, “Invisible Sounds”, ubicado en la misma ciudad de Maryland. Se trata de un magnífico disco, que contiene diez deslumbrantes temas, editado por los sellos españoles KOTJ Records y Ghost Highway Recordings este 2016, con portada retrofuturista de Marcel Bontempi. El álbum culmina el excelente trabajo melódico y rítmico llevado a cabo por este cuarteto de rock and roll. Tras varios singles esenciales, licenciados por Hidden Volume, presentan este álbum  en el que se mezclan detalles de “garage”, punk, instro surf y powerpop con una habilidad que aúna sencillez con maestría. Amantes de los “chicken nachos”, estos grandes músicos, con familias más hijos, siguen a su edad, superados los cuarenta, haciendo lo que les gusta con un indudable poder de convicción no solo en el estudio sino también en sus aclamados directos.   
              
Trayectoria

The Stents. Tanner Almon
The Stents se forman en Baltimore, Maryland, en el año 2008. Ellos son actualmente: Steve Branson (guitarra, voz), Pat Brown (guitar, voz), Skizz Cyzyk (Garage Sale, The Jennifers, Half-Japanese. batería), Link Sean Lally (The Frampton Brothers, The Hi-Ballers. farfisa), y Scott Sugiuchi (The Hate Bombs. bajo y voz). Bonanza D. Jones (The Barn Burners) tocó la batería y grabó este disco que te presentamos de 2008 a 2015, año en que fue substituido por Ken Chiodini (The Hate Bombs) hasta 2016. 

Debutaron para el sello de Sugiuchi, Hidden Volume, con un  single en el año 2012 con los temas "Meet Mike Hate" y "JPF". Le sigue otro sencillo para el mismo sello con los temas "Limbs" y "Rodeo" más otro en 2013 con "Nobody Loves The Hulk", versión de The Traits de 1969, compartido con The Improbables que aportan “Gotta Calm Down”. Por otra parte, este 2016 participan en el recopilatorio “Some Weird Sin Vol.1", del sello de Texas, con el tema “Sorry, I’m not sorry”. 

“Invisible Sounds” fue grabado, mezclado, y masterizado en los Invisible Sound Studios de Baltimore con Dave Nachodsky que los creó en 1986 con Joe Rinaolo. La banda y el mencionado Nachodsky se encargaron de la producción. Todos los temas son propios y para su grabación contaron con la colaboración puntual de Dave Reis de los Improbables a la armónica y pandereta. La portada es obra de Marcel Bontempi y Tanner Almon aporta una foto de la banda para la contraportada.   


Las canciones 

El disco empieza con "Mesmerized" mediante esos acordes iniciales de guitarra reverberando para dar entrada a la fantástica sección rítmica. Junto a la voz principal, nos hipnotizan envueltos en esos pases de farfisa absorbente más una descarga de fuzz a mansalva con la que ruge ese guitarra solista. Le sigue "Madeline", canción de envolvente melodía pop  entre papaparapa’s de solera beat, forrados entre acordes que emergen tremendamente afilados siguiendo la mejor tradición del powerpop. Cambios armónicos que ponen los pelos de punta, percusión ejemplar, fabulosos pedales de teclados, líneas de bajo conmovedoras y esa extraordinaria voz solista, apoyada por coros, son algunas de las señas de identidad más destacadas de esta gran banda. A continuación nos ofrecen un fantástico instrumental, "Crawler", de cuya sencillez emana toda la pasión del surf and roll, un estilo que también  manejan a la perfección en su estado más originario.  Con ese aire incluso ácido, van sucediéndose momentos rítmicos, entre palmas, con grandiosas aportaciones solistas a cargo de la salvaje guitarra. 

The Stents. Foto de su facbook.
De este modo, llegamos a "This Little Heart", con su sensacional riff inicial de bajo al que se añaden golpes precisos de guitarras y la gran voz principal. Juntos nos procuran unas secuencias de  “garage psych” ciertamente espectaculares. Más fuzz hiriente, redobles pasionales y ese bajo, en estado de gracia, culminan un espectacular tema que busca los pianos temáticos para incrementar su estado lisérgico. Con “Scattershot” la banda cierra la cara A de este disco y lo hace con un tema muy adecuado para amenizar persecuciones “surfers”, ideales para cualquier banda sonora de serie B. Tremendos, juguetones y salvajes, los Stents se divierten y nos divierten a partes iguales con una canción que reproduce el mejor instro rock.   

The Stents. Foto de su facebook
La cara B se abre con "Bird Doggin'", auténtico R&B en el que destaca la armónica entre guitarras desbocadas, solos obsesivos, ritmos perfectos y la voz principal perfilando una canción perfecta. Un tema en el que brota una banda muy compenetrada capaz de generar verdaderos himnos, con paradiña incluida, de los que siguen creando escuela. A continuación nos sorprenden con ese especial "Giving Up The Day", fascinante  tema de “garage” oscuro en el que las guitarras marcan el tempo con agresividad punk, respaldadas por una contundente sección rítmica que nos lleva anonadados hasta ese emocionante  "Sorry, I'm Not Sorry", en el que vuelve el bajo a diseñar un buen riff de instro al que se incorpora la sugestiva guitarra y el persuasivo órgano para descargar con la voz principal en un tempo vibrante procurado por una batería exquisita.  

Crescendos de lujo que nos llevan a la hora de comer, y para ello nada mejor que el restaurante El Salto al que está dedicado el siguiente corte, “El Salto dos”. Se trata de un local de cocina mexicana en el que los protagonistas de este no menos apetitoso disco, saborean sus preciados “chicken nachos”. Aires latinos, sonidos fronterizos y sucesiones aflamencadas de acordes, dan forma a este gran instrumental de fina melodía y rítmica poderosa. Cierra el álbum "Lucky To Have You", la última de las muestras del variado talento de esta banda de irreductibles en la que descerrajan sonidos salvajes a ritmo del mejor punk rock con raíces en los setenta sin que por ello pierdan ni un ápice de solvencia su capacidad innata para compaginar melodía y tempo con arreglos magistrales que logran hacernos enloquecer de emoción.     

Reflexión final: 

The Stents. Bob Bonehead
“Invisible Sounds” va a convertirse en uno de esos discos que acabarás teniendo  siempre a mano para ser la banda sonora perfecta con la que amenizar  cualquier momento de tu azarosa vida, ya sea especial como cotidiano. Desde darte ritmo para esa tarea doméstica ineludible, a acompañarte en ese momento íntimo en el que te ayudará a levantar el ánimo cuando te haga falta la chispa necesaria, el disco de los Stents puede ser considerado, a todos los efectos, un bálsamo de locura y de energía, una especie de grandes éxitos ideados con lo mejor del  rock and roll, esa música que nos cautiva con sus múltiples vertientes, desde el surf and roll al powerpop pasando por el “garage” más irreverente. Para quienes conozcan a los de Baltimore, no voy a descubrirles nada con mis cuatro o cinco obviedades de turno, por muy sinceras que sean. Todos sabíamos que, tarde o temprano, esta banda tenía que estrenarse con un Lp tan excelente como éste. Es por ello que me resulta especialmente reconfortante  que hayan sido dos de mis sellos favoritos, bastiones indiscutibles de nuestra escena estatal, como Kotj Records y Ghost Highway Recordings, quienes editen este álbum ciertamente imprescindible. Sin lugar a dudas, se trata de un trabajo discográfico pensado para dar lo mejor de sí mismos, que no es poco, gracias al toque personal de un estudio que combina elementos de grabación modernos con otros de gran solera. El resultado es ejemplar y logra generar un entusiasmo contagioso, ideal para todos aquellos que disfrutamos con esa música tan salvajemente sugerente, de raíces en los cincuenta y sesenta, o setenta, como la que nos ofrece este cuarteto de eternos jóvenes músicos que  consiguen, al margen de supuestos impedimentos generacionales, pasárselo y hacérnoslo pasar francamente genial.          

Nota: Puedes escuchar el disco y adquitir una copia en el bandcamp de KOTJ Records. También está disponible en la web de Ghost Highway recordings.        

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada