lunes, 30 de abril de 2012

Primer día de la fiesta Munster Raving Loony con Marlenes, Hollywood Sinners, Barbacans y Wildmen

Del 27 al 29 de abril de 2012 se celebraba en el Hotel Koppers de la Pineda de Mar (Barcelona), una fiesta, que no festival como puntualizaban sus propios organizadores, con el título genérico de Munster Raving Loony Party. Actuaron un total de 16 propuestas musicales que iban de la banda formada por cuatro miembros a la proyección unipersonal pasando por una nutrida muestra de dúos con semi baterías y guitarra pasada por el tamiz de impactantes y ruidosos pedales de fuzz. Sea cual fuera la formación, todos los combos hicieron gala de una entrega total para satisfacer a un público que correspondió agradecido. De forma genérica, se pudo disfrutar de un abanico variado de rock and roll de raíces, del blues al revival pasando por el rockabilly, el "garage punk" y el punk 77. Es destacable mencionar también que la mayoría de los combos que actuaron tenían en común el formar parte en presente, pasado o futuro de la prestigiosa escudería de Dirty Water Records. Con un estilo u otro, y en mayor o en menor medida según fuera la banda protagonisa, todas ellas conseguieron sin reservas el aplauso unánime y caluroso del público asistente. 


Escenario. Foto Magic Pop 
Los conciertos se celebraron en una discoteca más bien pequeña, en el sótano de un hotel cuya estética se había quedado un tanto anclada en el “boum” del turismo de los setenta. El escenario, engalanado con telarañas artificiales, lucía en su pared de fondo unas cuantas reproducciones de fotos de la conocida familia “Munster”, telecomedia de la CBS emitida originalmente de 1964 a 1966. Siendo generosos, podemos afirmar que hubo una media entrada, que no creemos que pudiera, en condiciones normales, sufragar los gastos generales de un evento de estas características, aunque también es cierto que en ningún momento pudimos notar algún síntoma de nerviosismo o decepción  por parte de una organización que estuvo siempre muy correcta, atenta y amable. Por otra parte, la calidad, elegancia y presencia de de la mayoría de los asistentes, convirtió la experiencia acumulada en esas tres noches intensas en un evento digno de ser recordado y que merece repetirse en sucesivas ocasiones. Para ello, y hasta donde nos alcance la memoria, vamos a repasar que dio de si musicalmente esta fiesta tan “monstruosa” como apasionante.   


Las Marlenes. Foto Magic Pop
El 27 de abril empezaba la Munster Raving Loony Party con las actuaciones de las Marlenes, los Hollywood Sinners, The Barbacans pero no los Branded que no se incorporarían a la fiesta hasta el día siguiente por algunos problemas con los vuelos de avión que deberían haberles llevado a la Pineda el viernes. En su lugar actuaron los Wildmen, que si bien solo estaban previstos para la sesión de día, encantaron a una mayoría en su primer actuación nocturna.  

Pasadas las nueve de la noche, abrieron las Marlenes con su propuesta de “garage” punk divertida y ágil. Una banda joven con un futuro alentador que se suma al elenco de estrellas de bandas barcelonesas formadas por mujeres como The Lizards, Tóxicas, Las Culebras, o Las Furias. Sus temas y versiones tienen un fundamento más que suficiente como para ganarse, con el consecuente rodaje, ese imprescindible espacio propio dentro del selecto mundo de las bandas de chicas y, por supuesto, del rock and roll en general. Las Marlenes tienen hasta el momento pocos conciertos en su haber. La actuación en la Pineda era su cuarta puesta en escena. Ataviadas con un vestuario elegante , consiguieron conectar con el público presente que se iba incorporando a la fiesta para disfrutar de una noche que dio mucho de si y que si bien solo acababa de empezar, lo hacía con garantías de que la buena música, con actuaciones potentes y entregadas, iba a ser la norma a seguir banda tras banda.   


Hollywood Sinners. Foto Magic Pop
Las Marlenes dejaron paso a una de las principales estrellas, a priori, de todo el fin de semana, que confirmaron con creces esa condición de excepcionalidad artística. Nos referimos a los Hollywood Sinners, insigne banda toledana de punk, con raíces de “garage”, que sigue acumulando prestigio internacional desde que editaron en marzo de 2011 con Dirty Water un nuevo disco con el título de "Disastro Garantito".  El álbum, grabado de nuevo en Circo Perrotti de Gijón, contiene 10 temas propios más dos versiones: "That’s all she wrote” de los Love Ins y “That’s alright” de Gary US Bond. Como en el disco, la banda nos ofreció en directo y casi sin tregua todos los recursos habituales en cuanto a fiereza rítmica, capacidad melódica y actitud "garage". El trío está formado por Edu Sinner, guitarra y voz principal; Carmelo Tornado, bajo y coros, y Oky Von Stoky a la batería. Empezaron como cuarteto en 2000 y desde entonces han ido ofreciéndonos grandes trabajos discográficos como su primer album "Back From Hollyweird" (Animal Records 2004), o su segundo larga duración titulado "We Won't Change Our Style" (Dirty Water Records 2008). La entrega de sus tres componentes fue total y convirtió su actuación en un ejemplo de cómo un trío de bajo, batería y guitarra puede impactar en el público de una forma tan absorbente si se consigue transmitir esa actitud vital tan extraordinaria, con ganas de conectar con los presentes desde la primera a la última fila.  

The Barbacans. Foto Magic Pop
La noche experimentó un leve giro temático con la entrada en escena de la siguiente banda, The Barbacans. Se trata de un grupo formado en Fano (Italia) en 2006 que debutaron en 2008. Entre su producción discográfica destaca un Lp de 2009 con el título de “God save the Fuzz” para Boss Hoss Records. The Barbacans son Pyramid Carnarelli, voz y farfisa; Il Sindaco, baterista; Walker a la guitarra y Psych Guescio, bajo. Recientemente han grabado un split con los mejicanos Infierno en el que destacan covers de los Kinks y Brogues. La propuesta de estos Barbacans nos acercaba los sonidos americanos, casi psicodélicos, que sirvieron de puente para dotar al “garage” de una dimensión caleidoscópica. Ese efecto, siempre recurrente, se conseguía gracias sobre todo a una presencia importante de un órgano similar al farfisa, que por cierto era propiedad de los Smoggers que actuarían al día siguiente con notable éxito. A destacar también la destreza de su guitarrista que se lució con algunas resoluciones poderosas de fuzz. 

The Wildmen. Foto Magic Pop
Para cerrar la velada, en lugar de los ansiados Branded, aparecieron en escena los italianos Wildmen, el primero de los dúos que tanto llegaron a entusiasmar, con razón, a la mayoría de los presentes. Giacomo Mancini (guitarra) y Matteo Vallicelli (baterista) formaron recientemente este dúo en Roma y en estos momentos presentan un single, grabado en 2011 para Jungle Beat records, con los temas 20.000 $ en la cara A más “Goin’Away” en la cara B. Sin lugar a dudas, tanto uno como otro dieron muestras más que suficientes como para considerarles como buenos instrumentistas capaces de entusiasmar al público con su dominio y ejecución instrumental más que notable. En su enérgica actuación brilló una imparable batería y una guitarra desbordante de riffs que arrancaron numerosos aplausos tras todos y cada uno de sus temas. Los Wildmen abrieron el apetito del respetable por un modelo de formación musical tan básica en lo instrumental como es el dúo de guitarra y percusión. Con ellos, y con las propuestas similares en cuanto a número de músicos, que les sucedieron en las siguientes jornadas, quedó demostrado que con solo un par de músicos se pueden conseguir efectos devastadores hasta el punto que los Magnetix fueran considerados una de las mejores actuaciones, por no decir la que más, de todo el Munster. Ya hablerameos de ese apabullante directo a su debido tiempo, en los siguientes capítulos de este amplia reseña sobre el Munster Raving Loony Party 2012. Pero antes, habrá que dejar constancia, como mínimo, de los brillantes directos de agrupaciones como los Smoggers, Branded y el enorme King Salami. 

Nota: Las reseñas de la jornada del sábado se puede leer aquí y del domingo aquí.

jueves, 26 de abril de 2012

Regresan los Huéspedes Felices con nuevo disco editado por Clifford Records


Cartel promocional Mi Reflejo
Durante este mes de mayo de 2012 tendremos el placer de acoger una vez más, en nuestra particular pensión discográfica, al grupo gallego los Huéspedes Felices con un nuevo disco como equipaje. Se trata de un Ep con cuatro canciones titulado “Mi Reflejo” que edita la discográfica almeriense Clifford Records. A parte del tema que le da título, el single contiene otros tres llamado “Días Perfectos”, “John Tracy” e  “Ilusiones”.
  
Los Huéspedes Felices son uno de los grupos más interesantes de nuestro panorama estatal con una larga trayectoria, excepcionalmente fructífera aunque muy poco editada, en la que destacan grandes canciones construidas con atractivo melódico y envueltas en una amalgama de sonoridades cercanas a la psicodelia y algún que otro recurso de folk ácido. Su excelente dominio instrumental consigue que esas canciones llamativas de pop luminoso se convierten en ejercicios de destreza sonora. Cada uno de sus temas destaca no solo por la composición de su estructura fundamental sino por esos arreglos, basados en adornos psicodélicos, que amplifican su sensualidad y su poder hipnótico. Con este nuevo single, que les devuelva a una merecida y necesaria actualidad discográfica, entran a formar parte de la prestigiosa familia musical de Clifford records que, una vez más, apuesta por sonoridades  inteligentes al margen de modas.   

Gigantes del Pop
Aunque existen indicios de que todo empezó a finales de los ochenta, el debut oficial de los Huéspedes Felices se produce en 1993 con Luis (bajo y voz), Alvaro (guitarra y voz) más Sergio ( batería ) y al poco tiempo, Archy ( guitarra y voz ). Esa fue su primera formación que duraría cuatro años durante los que participan en recopilatorios. Su primer Ep, en 1996, se titularía "Gigantes del Pop" con el sello Animal Records. Archy les dejaría en el año 1997, y entra Fernando. Con él graban "Aventuras en Felicia " ( Cd autoeditado de 1997 )  más una canción "Motherly love " para la serie "Unmatched: tributo a Frank Zappa " (1998) y un fallido single que iba a ser producido por Miguel Angel Villanueva con las canciones " Cada día " y " El extraño viaje ". Fernando también les deja para formar parte de Malconsejo y en 2000 se incorpora Daniel, pianista que ya había colaborado con ellos en alguna grabación anterior.  

Sol de invierno
Empieza una etapa donde predomina el estilo que ellos mismos denominan como  “sicodelia pangalaica” con Cds autoeditados y titulados: "PennyRoyal Park ", " Luz artificial ", "The Tarek Aziz Psychedelic Band" y el recopilatório "Historia de la música Rock Vol. 101", entre otros. En 2005 tras "Las vacaciones del capitán" incorporan otro guitarrista al grupo, Moncho, también colaborador conocido. Vuelven a sonar en directo  y graban su gran álbum "Sol de invierno  (2007). Tras ese disco, Óscar substituye a Moncho. Con la nueva formación, más Miguel Ángel Villanueva a las voces, graban el tema "Felicia" para el disco aniversario del Felipop.  

Tras un año difuso, con escasas ganas de seguir adelante, sale Sergio y entra Ramón Saleta, que fue batería de Elephant Band, y graban un Cd-Ep llamado "Cambios" (2011) con el que recuperan la ilusión. Se producen nuevos cambios al substituir Martín a Ramón Saleta  mientras que Alberto de Todos El Largo Verano, entra en lugar de Luis.  De este modo queda fijada la reciente formación con Alvaro, guitarra y voz; Daniel, piano, órgano, theremin y voz; Óscar, guitarra y voz; Martín, batería y voz; y Alberto,  bajo y voz.  

Cambios
“Cambios” ( Discos B77 2011) es hasta el momento su último disco en el mercado, a la espera de su debut con Clifford Records. Fue grabado en los estudios B77 durante el año 2010 por Luis, Alvaro, Daniel, Oscar y Ramón, más la colaboración de Martín, Olalla y Fede. Contiene los temas “Explorando nuestra mente”,  “Kaleidoscopio”, versión de los Procol Harum, “Cambios”, “Confusión”, “Canción triste” y “Brilla”. La grabación corrió a cargo de Shimizu, que se encargó de la masterización final, y Alvaro, y los arreglos más la producción corrió a cargo de los Huéspedes Felices.

Nota: Puedes escuchar algunas canciones en su bandcamp.

miércoles, 25 de abril de 2012

The Twilights, los Hollies australianos, que ganaron a los Easybeats y gustaron a los Beatles

The Twilights fueron uno de los más grandes grupos australianos en la década de los sesenta. Empezaron con versiones hasta que su guitarrista Terry Britten escribió material propio. Prácticamente tuvieron siempre a los mismos músicos como los vocalistas Clem "Paddy" McCartney y Glenn Shorrock, Peter Brideoake a la guitarra rítmica, John Bywaters al bajo y Frank Barnard a la batería substituido en 1965 por Laurie Pryor. Se formaron en la ciudad de Elizabeth, al sur de Australia a 20 kilómetros de Adelaide, a principios de los sesenta, como trio vocal llamado  The Checkmates y en 1964 cambiaron de nombre por el de Twilights.

Influenciados por los Beatles, se fusionaron con otra banda The Hurricanes y formaron el grupo para lanzar su primer single "I'll Be Where You Are" (EMI/Columbia 1965). Se trasladaron a Melbourne y se extendió su fama. Grabaron una versión del "Baby Let Me Take You Home" de los Animals y su mayor éxito fue un cover de "Needle In A Haystack" en 1966 de las Velvelettes.  

En 1966 Columbia editó su primer álbum de título homónimo y ganaron la prestigiosa batalla nacional de los sonidos de Hoadley, nada menos que a los Easybeats. Como premio, el grupo viajó a Inglaterra. Zarparon el 26 de septiembre de ese año. Meses más tarde volverían a Australia un tanto frustrados por la experiencia aunque tuvieron tiempo de visitar Carnaby Street, empaparse del Swinging London y tocar en el Cavern de Liverpool. Gracias a su contrato con EMI, pudieron grabar en los estudios Abbey Road su single 'What's Wrong With The Way I Live?', versión de Los Hollies, así como los temas propios '9,50' y 'Young Girl'. Contaron con la colaboración del productor-ingeniero Norman "Hurricane" Smith , que había trabajado con los Beatles hasta 1966, Pink Floyd y The Pretty Things con su clásico álbum SF Sorrow . Al parecer, Paul McCartney asomó la cabeza por la puerta, con el pulgar en alto y aplaudió lo que estaban haciendo. Los Twilights fueron invitados a estar presentes en la sesión de grabación de “Penny Lane”.   


Tras su experiencia en Londres, Britten empezó a tocar el sitar. En diciembre de ese año 1966 también sacaron un nuevo single llamado con el tema “You got soul” de Margaret Nash. En 1967 se especializaron a versionar en directo enteros los álbumes "Sergeant Pepper's Lonely Hearts Club Band" de los Beatles y el de los Small Faces, “Ogden's Nut Gone Flake”. Al año siguiente se les propuso llevar adelante una serie de televisión con actuaciones y comedia, similar a los Monkees, con el título de "Once Upon a Twilight" del que grabaron un episodio piloto. No encontraton patrocinador que aportara el capital y el proyecto no se llevó a cabo. Ese año vería la luz su fantástico álbum de pop psicodélico llamado precisamente “Once Upon a Twilight”. En 1969, se propusieron volver a Inglaterra pero algunos de los miembros de la banda no estaban de acuerdo y la banda se separó. Glen se incorporó a la banda Axiom, siguió su carrera como solista y estuvo en la Little River Band. Terry volvió a Inglaterra donde se convirtió en músico de sesión y escribió canciones para Cliff Richard como el "Devil Woman" o “What's Love Got To Do With It” de Tina Turner. Laurie Pryor tocó la batería con los Chain y murió en mayo de 2010. 

martes, 24 de abril de 2012

Muere Chris Ethridge, bajista de los Flying Burrito Brothers

Chris Ethridge nació en Meridian (Mississippi) en 1947 y murió el 23 de abril de 2012. Fue un músico principalmente de country rock que destacó por su faceta como bajista, aunque también tocaba la guitarra y el piano, así como por su trabajo como compositor. Tocó en los International Submarine Band y en los Flying Burrito Brothers. Compuso varias canciones con Gram Parsons y colaboró con una larga lista de músicos como  Judy Collins , Leon Russell , Johnny Winter , Randy Newman , Ry Cooder , Linda Ronstadt , The Byrds , Jackson Browne o Willie Nelson.

Empezó tocando en bandas locales antes de mudarse a California a los 17 años. A principios de los setenta se unió a Joel Scott Hill, que estuvo después en los Canned Heat, y John Barbata que estuvo en los Turtles y después colaboró con Jefferson Airplane entre otras bandas, para formar un trío llamado Hill, Barbata & Ethridge con el que sacaron un solo álbum con el título de “LA Geteway” de country rock y toques de soul más blues.  
Después estuvo con Gram Parsons en la International Submarine Band con el que grabaría el álbum "Safe at home" (1968), y también colaboró con Parsons cuando éste dejara a los Byrds y formara los Flying Burrito Brothers. El resto de los Burrito, que grabaron el primer álbum, eran Sneaky Pete Kleinov (pedal steel) y Chris Hillman (acústica y voz). Después se incorporó el baterista de los Byrds Michael Clarke. Ethridge tocó el piano y el bajo en ese primer álbum de los Burrito llamado “The Gilded Palace of Sin” (1969) pero dejaría la banda antes de sacar “Burrito Deluxe” (1970). Cuando Parsons dejó a los Burritos, Chris se fue con él a tocar durante una gira. Tras la muerte de Gram en 1973, Ethridge estuvo en 1974 con los Docker Hill Boys con Gene Parsons y Joel Scott Hill. Los tres refundaron a los Burritos en 1975 con Sneaky Pete y Gib Guilbeau para grabar “Flying Again”. Al año siguiente Chris volvió a dejar la banda para dedicarse a ser músico de sesión. Durante mucho tiempo estuvo de gira con Willie Nelson con el que participó en una película de 1980, “Honeysuckle Rose”.  






lunes, 23 de abril de 2012

Muere Billy Bryans de los MC and The Escorts

Billy Bryans nació el 15 de septiembre de 1949 en Montreal y murió el 23 de abril de 2012 en Toronto. Formó parte de la banda canadiense de “garage” MG and The Escorts, antes llamados The Strangers, conocidos por la gran canción “A Someday Fool” con su carga de fuzz y el imparable ritmo. La banda se formó a mediados de los sesenta en Montreal por Glenn Grecco, guitarra principal; Graham Powers, voz; Mike Gauthier, guitarra; Glen Stephen al bajo y Bill Bryans a la batería. En sus singles, para la discográfica Reo, se podían escuchar temas como "Please Don't Ever Change", todo un éxito en el Canadá de 1966,  con “Sorry to hear” en la Cara B; o "I Can't Go On" más "The One Who Wants You" en la B. A destacar también la cara B del sencillo de 1967 con “A someday Fool, titulada "It's Too Late", su tema más complejo y escrito por Bill más Grecco.  Su último y cuarto single, de finales de 1967, contenía los temas "Next to Nowhere" más "Remembering" que tambien fue editado en los Estados Unidos con la discográfica Mala.   

Bill, primero por la derecha 
El nombre de MG and The Escorts intentaba emular el de JB and The Playboys, que eran también de Montreal pero de otro barrio. Al parecer el padre de Bill era el propietario de una tienda de música y así podían escuchar los temas del momento antes que muchos. Con la llegada de la psicodelia a partir de 1968, las cosas cambiaron y el grupo desapareció.
Bryans se trasladó en 1970 a Toronto con el grupo Theodore's Smokeshop que antes se lamaría Attic Dust. Empezó a dedicarse al producción y colaboró con la Downchild Blues Band siendo su ingeniero de sonido para el álbum Bootleg (1971), el primer álbum distribuido de forma independiente en el Canadá. En 1972, los Theodore's Smokeshop cambiaron de nombre a Horn y Bryab grabó con ellos a la percusión el álbum On The People's Side.  

Siguió con su faceta de productor y colaboraciones esporádicas hasta que entró en ocntacto con la banda V a finales de los setenta para practicar una mezcla de reggae y funk. Después estuvo con los Parachute Club, grupo de tecnopop y fue baterista de los The Government, grupo de punk y new wave de Toronto. En los noventa fue uno de los procudtores de la famosa banda sonora de la película de Disney “Jungle 2 Jungle”. A mediados de lso dos mil anunció que padecía un cáncer de pulmón que pudo controlar pero que reapareció en 2012 y acabó con su vida.   


domingo, 22 de abril de 2012

Acaba el Sixties 2012 con una tercera jornada de muchas guitarras tras el fascinante R&Barakaldo

Brand New Sinclairs. Foto Magic Pop
La última noche de la cuarta edición del Sixties Rock Weekend 2012 tuvo como indudable y casi principal protagonista a las guitarras, muchas guitarras, sonando tremendas, apabullantes, con riffs que recordaban a los grandes mitos de las seis cuerdas, algunas formando una pared inquebrantable de distorsión, otras ofreciéndonos algunos solos de excelente textura, y todas por lo general entregadas a satisfacer un público que disfrutó de unos grupos contundentes en el amplio abanico del hard rock. Pero antes y para abrir la noche,  todo un lujo para los sentidos, los Brand New Sinclairs. Pudimos disfrutar de una magnífica banda que apareció, con esa elegancia que les caracteriza, en el escenario de la Magic Box alrededor de las diez de la noche, tras el consabido partido de futbol que retrasó el horario previsto, y con ganas de dar un buen concierto. Y lo dieron, vaya que sí, con el mejor R&B actual que tiene en su ciudad, Barakaldo, a unos auténticos maestros del género. Supongo que todo el mundo debe ser más o menos consciente de que no es lo mismo tocar ante un reducido grupo de personas, encima alejadas unos cuantos metros del escenario, que hacerlo delante de una masa enfervorizada que corea y baila las canciones con auténtica entrega. Pues bien, los  Brand New Sinclairs son capaces de rendir con igual entusiasmo ante ambas situaciones  y demostrar una enorme profesionalidad como quedó demostrado en su directo frente a un reducido número de personas que disfrutaron de lo lindo de su música. En ese concierto tocaron canciones de sus dos álbumes editados hasta el momento, “Ten blue pills" (2009) y "Healing souls" (2011), más una versión del "Scorched" de Varetta Dillard, incluida en su  nuevo proyecto en directo llamado Brand New Sinclairs Vs. Black Oldies. Un espectáculo que se podrá disfrutar el 3 de mayo de 2012 en el teatro Arteria Campos Eliseos de Bilbao en el que adaptarán varios temas de R&B de Chuck Berry, Ray Charles, James Brown, Marvalettes, Bo Didley, o Larry Williams entre otros.
Brand New Sinclairs. Foto Magic Pop
El concierto de los Brand New Sinclairs vino a demostrar una vez el enorme atractivo  de esos temas que ya destacan en disco por su creatividad y que resultan en vivo especialmente conmovedores. En ambos álbumes encontramos excelentes momentos para la historia de la música con raíces “sixties” tomando como base el R&B y el soul de los sesenta, y añadiéndoles detalles muy bien escogidos de revival mod y punk de finales de los setenta, entrelazados con una actitud modernista y un dominio de las tablas ejemplar. Ana a la voz principal y percusiones, Andi a la guitarra, Rafa a la batería, y Julio al bajo demostraron que su propuesta musical se integra entre lo más granado, convincente y creativo del panorama actual a nivel internacional. Todos sus recursos instrumentales, sucesión de acordes, cambios de ritmo, solos precisos, más la poderosa voz y simpática  puesta en escena de su cantante principal, convirtieron a los Brand New Sinclairs en uno de los mejores grupos de la noche y del festival en general.    


Smokingdog. Foto Magic Pop
A partir de ahí y hasta altas horas de la madrugada, se pisaron todos los pedales de distorsión posibles. Tras los Brand New Sinclairs, subieron al escenario los Smokingdog, grupo de Castellón formado por Nacho Fandos (guitarra y voz), David Franch (bajo), Iván Chabrera (guitarra y voz) y Carlos Cruz (batería). Esta era su segundo concierto aunque nadie lo diría porque en realidad se trata de músicos experimentados que han militado, hasta el pasado verano, en los Stolen Jackets o en los míticos Búhos, en este caso Iván, uno de los organizadores del festival. Ofrecieron un buen repertorio de temas propios más un par de versiones como el ‘Hit the Road Jack’, de Ray Charles y el coreado ‘Baba O’Riley’, de The Who”. En sus canciones propias se intuyen muy buenas maneras que aúnan detalles de grunge, hard rock, melodías pegadizas y desenvueltas entre conocidos riffs de grupos legendarios como los Led Zeppelín o surgidos del imaginario de Pete Townshend. Los Smokingdog construyen  pasajes de buen rock and roll  que entusiasmaron al público no solo local y fueron el preludio perfecto para que aparecieran en el escenario las primeras estrellas foráneas, los Dandies, uno de los primeros grupos que fue contratado tras su actuación en el FIB de 2011.  

The Dandies. Foto Magic Pop
Los Dandies es una banda londinense que está formada por los hermanos Adrian Weber (voz principal y guitarra), Eric Weber (guitarra solista), Fabian Voirol, (baterista) y Dimitri Schubiger (bajo). Su música es una mezcla entre el rock americano, el grunge, y el Indie británico menos pop. En estos momentos están trabajando en su álbum de debut y presentan su primer single “Battle Cry”. De su concierto, al margen del aspecto musical, cabe destacar la curiosa forma de intentar atraer al público a las primeras filas colocando Cd’s a lo largo del escenario que si bien en un principio no fueron vistos por el respetable, volaron en segundos al percatarse del regalo. También arrojaron 7” vinilos y, en definitiva, consiguieron no solo agradar por esos detalles sino por una actuación más que correcta, con grandes momentos de guitarra, buena voz y una sección rítmica potente tal y como mandan los cánones de todos esos grupos herederos de la Velvet Underground y el rock americano dotado de dosis de grunge. A destacar la gran amabilidad de su cantante que estaba enormemente agradecido por estar en el festival, por tocar esa noche, por tener un hermano pequeño a la guitarra y por el público que le había tocado. Un buen tipo sin lugar a dudas que acabó bajando del escenario para tocar con su guitarra y abrazándose a alguien del público tras su interpretacón.   

Thee Attacks. Foto Magic Pop 
Tras los británicos aparecieron en el escenario del Auditorio de Castellón, el grupo que gustó más en general, sin que faltaran razones para ello, por su propuesta de guitarras contundentes, voces de puro rock and roll setentero, sin contemplaciones, interpretado por unos músicos que elevaron la temperatura de la sala a base de ruidosos riffs de guitarra y cierta actitud de “rompecorazones” como llegó a identificarse el bajista en un forzado español de cantina mejicana. Se trataba de los Attacks, una banda danesa formada por Jimmy, voz y guitarra; Terry, guitarra; Johnny, bajo; y Ritchie, batería, que han evolucionado su sonido, y por lo visto también su concepción estética, desde su primer single “Love in disguise”, y su álbum de debut, That's Mister Attack To You  (2010) eminentemente sixties y cercano al mundo mods, hasta una concepción actual más cercana al rock ruidoso y añejo sin que por ello dejaran de notarse esos detalles de calidad a lo Kinks, los Who pero también a los T. Rex y los Faces.  

Thee Attacks. Foto Magic Pop
A destacar el solo de batería que nos ofreció Ritchie, de los dos que pudieron oirse en todo el festival, el otro a cargo del siguiente grupo. Por cierto, casi todos los bateristas tuvieron algún que otro problema: quien no perdió una baqueta al primer compás, se le movió la tarima o tuvo alguna que otra dificultad técnica solucionada con rapidez por el equipo técnico que estuvo atento en todo momento. Otra de las anécdotas de la noche la protagonizó el guitarrista de los Attack que, en plena interpretación de uno de los temas, dejó su guitarra, bajó del escenario y se fue directo a la barra a pedir una cerveza. Mientras el resto tocaban unos compases de espera. A su vuelta, un par de minutos escasos (el servicio era bastante rápido), dio de beber al resto de la banda y siguió tocando con más entusiasmo si cabe. Los Attack están en pleno proceso de edición de su segundo álbum grabado a principios de este año y que debería editarse próximamente.  
   
The Right Ons. Foto Magic Pop 
La noche, ya madrugada, llegaba a su punto final, que debería haber sido culminante pero que no lo fue en algunos aspectos, con unos Right Ons que gustaron a quien ya acudía a su directo apreciando previamente su trabajo ecléctico así como a aquellos que ya, siendo la hora que era y con una cuantas cervezas, eran fáciles de contentar con entrega y esos trallazos de guitarra envueltos en ritmos trepidantes por doquier. Los Right Ons son un buen grupo aunque no sean santo de mi devoción, lo reconozco. No tienen mal gusto al escoger, de los múltiples estilos que conforman su microuniverso  discográfico, lo mejor que les parece como por ejemplo guitarras funk, ruiditos Indie, pasajes post-rock cercanos a lo atmosférico, rock and roll de alto octanaje, ritmos tribales, actitud de estrellas… Todo ello permite dar vida a un espectáculo que si te gusta, puede llegar a encantarte, pero si no, al menos no te dejará indiferente porque existe un buen trabajo de ensayo y una puesta en escena atractiva.

Foto público. Magic Pop
Sin embargo, no dieron ni un solo bis, y eso quedó muy mal siendo la banda que cerró la noche y el festival, aunque eso sí, agradecieron su presencia a todo el mundo así como a los organizadores por haberles contratado. Los Right On son Alvaro, voz y guitarras; Rams, voz y batería; Rafa, guitarra y voces; Utah, bajo y voces; Martin, teclados, ruidos y percusiones. Interpretaron principalmente los temas de su reciente disco “Get Out” (2011).  
Y eso fue todo, al menos por lo que respecta al terreno musical de las tres jornadas del Sixties Rock Weekend, sin que pueda aportar nada sobre las actuaciones,  a las que lamentablemente no pude asistir, y que se celebraron durante la mañana y tarde del sábado a cargo de grupos como los Bitters, versiones, y los Harry Kane, rock Indie.  
Para acabar esta triple reseña, quiero manifestar un vez más mi mayor agradecimiento a los organizadores, María e Iván, que como cada año sacan tiempo a sus vidas personales y no escatiman esfuerzos, a riesgo de resultados económicos nada favorables, para hacer posible el Sixties Rock Weekend. Año tras año, y van cuatro, nos ofrecen un festival  emocionante y divertido de principio a fin, con propuestas variadas, elegantes y creativas, que provocan el entusiasmo de un público que sin duda les seguirá siendo fiel, en mayor o menor cantidad, el año que viene en su ya esperado quinto aniversario al que acudiré para contároslo con la misma ilusión y devoción de siempre. 

Nota: Puedes conseguir más información del festival y de los grupos que actuaron en la página web del Sixties Rock Weekend. También puedes leer la reseña de la primera noche aquí. y de la segunda jornada aquí.  

sábado, 21 de abril de 2012

Segunda noche del Sixties 2012 con un elenco de estrellas y “lunas” entre R&B, "garage" y psicodelia

Midnight Shots. Foto Magic Pop 

Si tuviéramos que escoger una sola palabra para resumir la segunda noche del Sixties Rock Weekend, ésta sería sin duda la de: apoteósica. Incluso puede que se convierta en la jornada culminante de este festival que como cada año nos trae, a la puerta de casa, un amplio abanico de propuestas con raíces sixties de lo más variado y emocionante. Empezaron la velada los valencianos Mignight Shots con un nuevo guitarrista, de nombre Carlos, que substituye a Pep González y que, pese a formar parte de la banda hace apenas un par de semanas, supo amoldarse con corrección y buenas maneras al ritmo trepidante del grupo formado por Paco Beneyto, voz y guitarra; Ignacio Durbán, al bajo; Carlos Espina al teclado; Fernando Bonet al saxo; y Quique Gallo a la batería. La banda interpretó sus conocidos temas de R&B y presentó las nuevas canciones que a punto están ya de salir al mercado discográfico mediante un Ep. Se trata de cuatro canciones que han grabado en los estudios del Circo Perrotti de Gijón para ofrecernos un sonido fiel a esas grabaciones analógicas de finales de los cincuenta y principios de los sesenta.

Midnight Shots. Foto Magic Pop

Midnight Shots es un proyecto musical muy válido que resulta cada vez más consistente con esa trayectoria ascendente empeñada en mejorar y ofrecer un resultado que consiga atraer, como poco,  la atención y el respeto del público. En menos de cinco años, han incorporado a su formación un saxofonista y un teclista, y del R&B primigenio han evolucionado a unos arreglos más sofisticados en los que adquiere una gran importancia el swing y el rock and roll de los cincuenta. A raíz de este continuo proceso de cambios, la banda ha mejorado considerablemente. De la formación original, solo quedan dos de sus miembros originales: su cantante Paco, con su potente voz, y el baterista, Quique, otra de las partes fundamentales para entender en su máximo esplendor el concepto genérico del grupo. El resto de los músicos dieron también la talla y con nota en sus respectivas parcelas instrumentales. Todos juntos supieron llenar la ausencia de público con imaginación y consistentes pasajes de música tan divertida como elegante.

Biscuit. Foto Magic Pop
A continuación, subieron al escenario los catalanes Biscuit presentando su último álbum, “Memorabilia”, con una exhibición de buenas maneras, domino instrumental, bromas, sinceridad y complicidad que les identifica y les sitúa entre las propuestas más profesionales de este país. En los Biscuit es todo tan extraordinario y alentador que solo duelen los finales porque eso quiere decir que el tema lamentablemente ya se ha acabado. Sus canciones, bien trazadas, tanto rítmica como melódicamente, son un desparpajo de genialidades a modo de las grandes bandas de rock and roll, y en escena las interpretan con soltura y convicción. Son de esos grupos que, si no estás familiarizado con su música, te preguntarás una y otra vez de quién es esa versión que interpretan cuando en realidad es un tema propio. Solo tocaron una versión, un tema de Alex Chilton, del que han participado en algunos homenajes, más canciones de sus anteriores álbumes, “con esos medios tiempos que nos han llevado a la fama” como recordaba su cantante y guitarrista Xavi, acompañado por Fermín a la batería y voces, Angel al bajo y Armand a la guitarra. Su música aprende de las raíces de los sesenta y setenta y coge de los diversos estilos, bien sea del hard rock, el rock and roll o del powerpop, los parámetros más atractivos que les sirvan para construir su universo  propio repleto de melodías envueltas con trallazos de guitarra y recursos rítmicos portentosos.

Biscuit. Foto Magic Pop
Los álbumes de Biscuit son, sin excepción alguna, trabajos discográficos magníficos que quizá no les lleven a esa fama internacional, por otra parte más que merecida, pero es indudable que conforman auténticas lecciones de cómo componer buenas canciones que llegan al corazón mientras que los pies no pueden dejar de moverse al ritmo de sus desarrollos insgturmental siempre grandiosos. En resumidas cuentas, nos ofecieron un concierto con esa excepcional manera de buscar puntos clave que entusiasmen, con ímpetu desde la primera a la última canción, descubriéndose próximos a su público, conscientes de que, sea donde sea, están en el más importante escenario del mundo. Esa manera de ser y de tocar les dignifica y consigue que desde el primer acorde conecten rápidamente con el público, sea cual sea la cantidad, en este caso creciendo a medida que avanzaba la noche.

Hara Kee Rees. Foto Magic Pop
Con la siguiente banda, los alemanes Hara Kee rees, entraba en escena el sonido  “garage” sixties interpretado con actitud punk. Se trataba de su último directo. Formados en Colonia en el año 2002, dan por finalizado su proyecto musical dejándonos grandes momentos de fuzz que no pasan desapercibidos entre los amantes del género. La banda,  formada por Martin Götte, guitarra; Patrick Fülling, cantante; Michael Larisch, baterista; Michael Preising, bajo; y Torben Wesche, al órgano y saxo, dio un gran concierto con detalles de cualidad que oscilaban entre la energía desbordante de sus canciones y la puesta en escena entregada para que esa noche, la última, fuese verdaderamente especial. En los ya disueltos Hara Kee Rees “forever” convivía el espíritu de unos Monks, con esquemas del revival de los ochenta, para construir un proyecto musical original en el que no costaba identificar ciertos toques de ese carisma alemán que rodea todo cuanto tocan, desde el krautrock hasta ese techno más radical con toques de free jazz.

Hara Kee Rees. Foto Magic Pop
Sus principales bazas estuvieron en un cantante de larga melana, ataviado con una soga al cuello, que gritaba y cantaba con extraordinaria solvencia, un guitarrista con barba y los labios pintados de rojo que dominaba los secretos del correcto fuzz a mansalva, y sobre todo el sueño de todo grupo de garage que quiera sonar en todas sus variantes: un saxofonista que a la vez toque los teclados y que encima lo haga igual de bien, con su corte de pelo a los años treinta y dando volteretas por el escenario.  Si a eso le sumamos una contundente base rítmica de bajo y batería, tenemos un buen grupo que nos dice adiós con un concierto memorable que calentó la sala Magic Box para recibir a los suecos The Men.

The Men. Foto Magic Pop
Para quien no conozca a los Men, puede que piensen en ellos como una banda “retro”, incluso “mod”, de señores ya en una edad e incluso con hijos mayores que podrían substituirles en el escenario, como fue el caso ,en el último tema del show interpretado por la hija del cantante, Isabella Köhler. La banda la forman su padre, Sven Köhler voz solista y armónica que formó parte de los Sinners en los ochenta; Olof Wallberg: a la guitarra y voces; Ola Främby al bajo y voces, más Niklas Kilenstam a la batería. Todos ellos tienen trabajos al margen de la música como neurofisiólogo, profesor de historia o empleado de un museo y puede que a alguien le parezca solo una banda de señores mayores que recuperan las formas, rítmicas y melódicas, de los sesenta para diseñar un producto propio elegante y vibrante. Efectivamente, todas estas definiciones podrían ser válidas para empezar una reseña como ésta aunque son manifiestamente insuficientes tras haber presenciado uno de sus conciertos. La energía y vitalidad de estos suecos no parece la de un grupo autocomplaciente de gente mayor. Más bien sería todo lo contrario. Su guitarrista y cantante se mueven de aquí para allá encima del escenario  mientras que su bajista y baterista mantienen una más que respetable postura estática que no les impide contribuir al inmejorable resultado final con una ejecución excelente.

The Men con Isabella. Foto Magic Pop 
Durante el concierto se pudieron oír temas de sus anteriores álbumes como el magnífico “The Men return” (2006) o su más reciente “Four Good Men and True” (2010). En ambos no faltan los grandes motivos que hicieron grandes a las bandas de R&B blanco de los sesenta pero interpretados con el deje de estos Men que construyen sus arreglos con cortes temáticos sensacionales, “crescendos” rítmicos acongojantes y combinados de guitarra y armónica sensacionales. Sobresaliendo entre todo este cúmulo de grandes momentos, la voz de su líder con un leve toque nasal que arrastra el público al clímax moviéndose sin parar, saltando, bajando y subiendo del escenario con increíble soltura, tirando y recogiendo maracas, panderetas, pies de micro… Sin duda fue un directo apasionante en el que los Men dieron lo mejor de si mismos. En estos instantes se encuentran preparando los temas de su cuarto álbum que verá la luz en otoño de este 2012.

The Moons. Foto Magic Pop
Para finalizar la segunda jornada del festival, pudimos disfrutar de un grupo joven llamado The Moons que nos ofrecieron su único concierto en España y que llegaron a Castellón precedidos por las alabanzas de Paul Weller, Mani de los Stones Roses o Edwin Collins con el que han trabajado su segundo álbum de estudio

Si bien las referencias eran de lo mejorcito e indudablemente hacían presagiar un buen directo, en mi caso no estaban exentos de un halo de incertidumbre sobre cómo iban a sonar en el escenario unas canciones cercanas al pop psicodélico con detalles indies. Quien más quien menos se esperaba oír poco más que a un grupo británico novel, quizá uno más, a lo sumo con detalles un tanto complicados y poco complacientes a modo de los no menos geniales Coral, y con abundantes reverencias al actual eclecticismo de su padrino Weller, que también colaboró en su primer álbum “Life on Heart” (2010). Sin embargo fueron mucho mas allá y su concierto en el Sixties 2012, demostró que son un grupo excelente con un lenguaje y un mensaje propio, que construyen grandes canciones mediante múltiples referencias, no solo con las mencionadas sino también con otras más no menos suculentas como el rock instrumental.  Esta banda de Northampton está formada por Andy Crofts, voz y guitarra; Ben Gordelier, baterista y voces; James Bagshaw, guitarra y voces; Thomas Warmsley, bajo y voces; Tom Van Heel, teclados y voces. Presentaban su inminente single con los temas "Double Vision Love” y “English Summer".

The Moons. Foto Magic Pop
Son habituales en el circuito mod inglés y constituyen, sin duda, una sabia nueva para todos aquellos que van más allá de repetir esquemas, con ese espíritu precisamente modernista de crear nuevos caminos y buscar nuevos proyectos. Los Moons sonaron elegantes, relajados, sublimes, con momentos de fiereza pero siempre contenida en un esquema bien articulado donde se creaban pausas temáticas psicodélicas sensacionales o arranques de instrumentales oscuros, incluido el punteo de Twilight Zone. Sin barroquismos innecesarios agradaron por su calidad melódica, sorprendente, sugerente y cercana a ese popsike británico de finales de los sesenta con algún que otro leve toque de britpop. Su música está dotada de recursos imaginativos altamente creativos que combinan con elegancia y misterio para forjarse un estilo propio en el que brillen esas lunas psicodélicas repletas de grandes ideas pop.

Exposición fotografia Manuel Peris
Puso punto final a la noche los Dj's Toni Valer-Oh y Jartur de los Immediatos que pinchó también en los descansos una selección de grandes momentos sixties un día antes de que los valencianos pudieran disfrutar del directo de su grupo con los Glups y los Picamato el 21 de abril en el Loco Club. Este sábado cerrará el festival con diversas actividades que se celebrarán desde el mediodía a la tarde para llegar a la noche con otro cartel que también promete mucho por la calidad de sus grupos. A priori, es más que posible que las bandas de la última noche nos ofrezcan grandes momentos para el recuerdo aunque será harto difícil que consigan hacernos olvidar el elenco de estrellas y "lunas" que disfrutamos durante esta segunda y apoteósica jornada del Sixties Rock Weekend.

Nota: Puedes conseguir más información del festival y de los grupos que actúan en la página web del Sixties Rock Weekend. También puedes leer la reseña de la primera noche aquí. y de la última jornada aquí.  

viernes, 20 de abril de 2012

Empieza el Sixties 2012 con power blues, proyectos con mucho “arte” pop, y largos recorridos cántabros

The Idols. Foto Magic Pop
La cuarta edición de Sixties Rock Weekend empezó la noche del viernes 19 de abril de 2012 en el Auditori de Castelló con tres propuestas musicales, con más o menos trayectoria y experiencia artística aunque todas ellas con una extraordinaria solvencia instrumental y una devoción convincente por el rock and roll, y en especial por el blues. Abrieron unos jóvenes The Idols, en formación de power trio, más la aparición de unos amigos en el escenario, que nos deleitaron con un buen repertorio de versiones de clásicos de blues y hard rock. Añadieron algunos detalles propios que denotaron un buen trabajo de ensayo y muchas ganas de aportar una huella personal a los temas legendarios de grandes mitos como Jimi Hendrix. Pese a ser la primera banda que aparecía tras el telón del festival, supieron ganarse la atención del público y recibieron más de un caluroso aplauso de reconocimiento. Este grupo, originario de Almería aunque en estos momentos su principal fáctotum, el guitarrista  José Venzal reside en Castellón, está formado también  por Víctor Peris a la batería y León Pérez al bajo. Agradaron tanto por su destreza instrumental como por su contundencia rítmica. Los desarrollos de la guitarra tuvieron momentos magistrales y los “crescendos” de blues estuvieron a la altura de las mejores formaciones del género.

Arte Pop. Foto Magic Pop
La segunda banda de la noche, Arte Pop, también de Castellón, daba su tercer concierto y el primero en su ciudad. No es una banda novel ya que está formada por experimentados músicos conocidos no solo en su ciudad sino también en el resto del  Estado, por haber formado parte de grupos como los Flechazos o los Buhos. Arte Pop son Paco Vila (guitarra y voz), Pere Safont (bajo y coros) y Jaume Tárrega (batería y coros). El concierto fue sorprendente y tuvo muchos momentos excelentes que perdurarán en el recuerdo de los amantes de los sonidos con raíces “sixties”, tanto por su intensidad temática como por toda una demostración de poderío melódico y energía rítmica. Ante tal exhibición de recursos con los que bordaron excelentes temas, cuesta creer que el grupo no tenga aún grabado ni un solo álbum. Afortunadamente, dentro de poco entrarán en los estudios para recoger diez de sus mejores canciones a medio camino entre el R&B, el pop, el revival mod, toques de punk, psicodelia, feedback, y un largo etcétera de circunstancias y estilos que convierten Arte Pop en una banda a tener muy en cuenta no solo por la escena modernista sino también por todos aquellos que disfrutan escuchando buenas canciones con arreglos creativos.

Arte Pop. Foto Magic Pop
Los tres miembros de Arte Pop destacaron en ejecución instrumental y consiguieron impresionarnos con verdaderos himnos intergeneracionales donde los recuerdos, las ilusiones, las ganas de seguir luchando y los sueños se convierten en los conceptos existenciales protagonistas. Hubo solos de guitarra geniales, lúcidos y ágiles, que reforzaron algunos momentos psicodélicos, y otros más propios del R&B británico.  También se pudieron apreciar momentos de bajo elegantes y bien diseñados dentro de un conjunto rítmico donde la batería supo en todo momento mantener un esquema muy preciso y altamente profesional.  A destacar una tremenda adaptación del “Tren de la Costa” de los Sírex que, como ya es sabido, a su vez versionaron el "Train kept a rollin'" de The Yardbirds. Arte Pop dieron un gran concierto que ya en estos momentos iniciales podemos asegurar que se situará entre lo mejor del festival.


Los Deltonos. Foto Magic Pop
Cerraron la noche unos pletóricos Deltonos presentando su último álbum “La Caja de los Truenos”. Desde Muriedas (Cantabría), estos experimentados músicos: Hendrik Rover (guitarras, voces); Iñaki Garcia (batería); Pablo Zeta (bajo); y Fernando Macaya (guitarras, voces) contentaron sobradamente a sus fans que conocían a la perfección tanto sus antiguos temas como los que forman parte de este magnífico y reciente trabajo discográfico. En el escenario se notó que este nuevo álbum contiene los temas más largos de la historia del grupo gracias a unos desarrollos instrumentales de amplio recorrido por una  “carretera sonora” hipnótica y tan relajante como sensual.

Los Deltonos. Foto Magic Pop
Los Deltonos hicieron gala de un dominio exquisito de guitarras en constante juego melódico, más una sección rítmica tan contundente como imparable. El concierto estaba dedicado a la memoria del recién fallecido miembro de los Band, Levon Helm que nos dejaba a los 71 años precisamente el mismo día 19 de abril (puedes leer nuestro pop-bituario aquí). Uno de los mejores temas interpretados durante la noche, el titulado “Revolución”, quizá fuera, según las propias palabras de Hendrik Rover, uno de los más cercanos al difunto Helm, y muy propicio para los tiempos revueltos e inciertos que corren. “La Caja de los Truenos” es un relato del momento actual del grupo no solo como compendio de los estilos que más les apetece tocar en este momento, como el rock americano y el country, con detalles de folk, sino también por esas historias verídicas “medio inventadas” que resultan tan apasionantes. Interpretaron temas de anteriores álbumes como los aclamados “Bien, mejor” y “Tres hombres enfermos”, y sacaron la acústica para que Hendrik nos deleitara con su faceta de cantautor acompañado por el resto del grupo. Al quedar abierta su particular caja de Pandora, del imaginario de los Deltonos surgieron soberbios riffs de guitarra y profundos sentimientos personales que adquirieron todo su esplendor en el último concierto de la primera velada del festival. 


Foto Magic Pop
Tras los directos, que contaron al final con una entrada bastante importante de público, siguieron los Dj’s seleccionando música tal y como habían hecho en las pausas entre las actuaciones. Los abonados a los tres días pudieron llevarse un cd de regalo con música en directo de los grupos que han actuado en las anteriores ediciones de 2009 y 2010. El mercadillo con ropa, discos y complementos ya estaba ubicado en su lugar habitual con una imaginativa oferta, así como las exposiciones de las portadas del Ruta 66, y del fotógrafo Manuel Peris. Con lo visto y oído la primera noche del Sixties de Castellón, y si tenemos en cuenta el gran cartel de otros grupos que nos espera este fin de semana para deleitarnos con su música, es más que probable que la edición de este año sea una de las mejores celebradas hasta el momento. Esperemos que sea también un éxito de público para que los grupos se sientan cómodos en uno de los mejores escenarios posibles, con excelente sonido, una luminotecnia ejemplar, y todo ello dirigido por una de las mejores organizaciones de eventos que podemos encontrar en este país.   

Nota: Puedes conseguir más información del festival y de los grupos que actúan en la página web del Sixties Rock Weekend. Te invitamos a leer la reseña del segundo día aquí y del tercero y último aquí.

Muere Levon Helm, baterista y cantante de los Band

Mark Lavon Helm nació en Elaine, Arkansas, el 26 de mayo de 1940 y murió en Nueva York, el 19 de abril de 2012. Mas conocido como Levon Helm, fue baterista y cantante de la banda norteamericana, The Band, y también actor. También se le recuerda por haber participado de la gira eléctrica de Bob Dylan en 1965 así como por su contribución a los álbumes “Planet Waves” y “The Basement Tapes”. Tocaba otros instrumentos como la mandolina.

Tras actuar con su hermana Linda en concursos locales, Helm formó su primera banda, The Jungle Bush Beaters, durante su etapa escolar y con 17 años, comenzó a tocar en clubes y bares.  Después se unió a la banda de Ronnie Hawkins, The Hawks, y en 1959 firmó en Toronto un contrato con Roulette Records donde publicó varios trabajos discográficos. Como a los miembros de los Hawks les costaba pronunciar correctamente Lavon, se cambió el nombre al de Levon. A principios de los sesenta se uniría a los músicos Robbie Robertson, luego el bajista Rick Danko, y finalmente el pianista Richard Manuel y el organista Garth Hudson. En 1963 se llamarían Levon and The Hawks, y después The Canadian Squires, para finalmente adoptar el nombre de The Hawks a secas. A mediados de la década Bob Dylan solicitó su respaldo para una gira pero como ya es sabido esa aventura no fue muy bien vista por los sectores más puristas del folk acústico y Helm decidió volver a Arkansas. Se retiró de la música y entró a trabajar en plataformas petrolíferas del Golfo de México.

En 1967, Levon Helm regresó a la banda, que por entonces se llamaba ya The Band aunque Helm propuso el nombre de The Crackers. Con un acuerdo con Capitol Records, en 1968 publicaron “Music from Big Pink”, con Richard Manuel como principal vocalista y Helm a los coros. Levon acabó siendo el principal cantante por el deterioro de la salud de Richard. En los Ángeles grabaron un segundo álbum en 1969 con título homónimo, alejado de la psicodelia reinante y más cercano al folk rock americano con letras históricas a cargo de Robbie Robertson. Al año siguiente sacarían “Stage Fright” y un doble álbum “Rock of Ages”, en directo con los éxitos del grupo. En 1971 fue editado "Cahoots", en 1973 "Moondog matinée" y "Northern Lights - Southern Cross" en 1975. Tras peleas internas y cierto desgaste anímico, celebraron un concierto de despedida a finales de 1976, filmado por Martin Scorsese. A pesar de que “The Last Waltz” es un documental de culto muy apreciado por amplios sectores, Helm no estuvo muy contento del resultado final y sobre todo del papel de protagonista que acaparó Robbie Robertson.

Tras la separación, Levon editó su primer álbum en solitario, con la ayuda de The RCO All-Stars, y fue editado en 1977. Años después formaría parte de la banda de Ringo Starr and His All-Starr Band, que salió de gira a finales de los ochenta. Tras la muerte de Richard Manuel, Helm, Danko y Hudson siguieron ofreciendo conciertos como The Band y en 1993 sacaron un nuevo álbum titulado, “Jericho”. En 1996 vería la luz el trabajo "High on the hog" y en 1998, se editó el último disco de The Band con el título de “Jubilation”.

A Helm le diagnosticaron un cáncer de laringe en 1998 pero aún formó otra banda llamada The Midnight Rambles, con amigos y familiares, con conciertos en su casa y en el estudio de Woodstock (Nueva York). Sacó un par de trabajos discográficos. Rick Danko murió el 10 de diciembre de 1999.  En 2007, Helm editaría otro álbum en solitario con el título de “Dirt Farmer” y en 2009 otro con el nombre de “Electric Dirt” más un directo en 2011. Finalmente su salud vuelve a deteriorarse por el cáncer y muere  el 19 de abril de 2012 en el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York.