miércoles, 16 de septiembre de 2015

The Del Shapiros, magníficas “guitarras callejeras & garageras” teñidas de “Sangre con tomate”

Portada: Foto: Antonio Cantizano
Nos cuenta el gran Raúl “El Primo”, con su genial estilo propio, en el texto que figura en la contraportada del nuevo disco de The Del Shapiros, algunos detalles curiosos sobre las andanzas de la nave “shapiro 3Fuzz: un viaje entre sueños y realidades, en la que no faltan esas guitarras callejeras & garageras” caracterizadas por un “sonido pulcro, dulce y salvaje pero sobre todo cautivador”. Palabras más que precisas para describir el empaque espectacular  de auténtico R&B, beat y rock and roll que caracteriza y distingue a todas y cada una de las fascinantes 11 canciones que se incluyen en el nuevo álbum de este trio sevillano editado este 2015 por los alemanes Screaming Apple. Con el título genérico de “Sangre con tomate”,  nos agasajan con un surtido espectacular de recursos sonoros con raíces sixties, más letras en inglés, que podrían pasar, sin ningún problema, por auténticos incunables de nuestros héroes favoridos tanto británicos como norteamericanos, incluidas las bandas más arriesgadas y salvajes de nuestro ye ye patrio.  Éstas que puedes leer a continuación son algunas de las reflexiones que nos inspira, como bien apunta “El Primo”, esta banda de  “seres pequeñajos con instrumentos multi-funcionales”.  

Trayectoria 

The Del Shapiros, Foto: Antonio Cantizano
The Del Shapiros son actualmente Ernesto Ronchel (guitarra y voces),  David Martín (batería y voces), más Blas (bajo) cantante y guitarrista de las Beatiful Señoritas. Tras la disolución del grupo de surf instrumental,  Los Tortures, José Carlos Saponi y Ernesto Ronchel montan entre 2003 y 2004, los Del Shapiros, y se decantan por el sonido “garage” y el R&B. Con un EP nunca distribuido como única referencia, protagonizan una sucesión de adrenalínicas actuaciones que les llevan a actuar en prestigiosos eventos como el Euroyeyé de Gijón, el Funtastic Drácula de Benidorm, el Quarteira de Portugal o el Primitive de Róterdam, llegando incluso a ser la banda de directo del mítico Kim Fowley.  Daniel Matas aka Dani Gómez (bajo y voces) substituye a Eduardo “El Pollito”. También pasarían por la formación el baterista Rafa García y el guitarrista  David Muñoz.

The Del Shapiros, formación anterior
Con la banda integrada por Ernesto Ronchel (voz y guitarra),  José Carlos Saponi (guitarra); Dani Matas (bajo) y  Ramiro McTersse "Ramiroquai" (bateria) graban en los estudios del Circo Perrotti de Gijón un single en 7 pulgadas con las canciones “( You Can´t drive) my reputation”/ “So sad” y un 10” con el título de “In it with… The Del Shapiros”. Ambos trabajos los edita Saturno records en los años 2008 y 2010 respectivamente, que por entonces se llamaba discos Monterrey.  Como bien sabrás Ramiro es el presentador  del programa de Radio 3,  “Bandera negra” y estuvo en Del Shapiros antes de unirse al grupo de teatro y danza, Mayumana. Ronchel también ha trabajado en el mundo cinematográfico realizando bandas sonoras, entre otros menesteres artísticos.  Por otra parte,  cabe mencionar que Dani graba el bajo en todos los discos incluido este nuevo Lp,  menos el Ep inicial, hasta que por obligaciones familiares deja el grupo recientemente y es substituido por Blas.

Logo
Los temas de “Sangre con tomate” son de Ernesto Ronchel.  Están grabados y producidos por Jorge Muñoz-Cobo en el Circo Perrotti.  La banda ha contado con la colaboración de Russell Wilkins (Delmonas, Lord Rochester, The Len Bright Combo, The Mindreaders, The Pop Rivets, The Wildebeests, Thee Milkshakes…) a la armónica en “Josephine” y el solo de guitarra en “Rip”, más Estaban Hirschfeld (Los Mockers, los Delfines, los Nativos, Sergio Makaroff, Nacha Pop,  Gabinete Caligari…)  al órgano en “Feed Your Pride”.

La foto de la portada, con ilustrativa pose flamenca, es de Antonio Cantizano. Está tomada en la plaza Santa Isabel del centro de Sevilla, delante de la entrada del convento del mismo nombre, y el artwork está diseñado por Jimchels Studio, dirigido por el mismo Romchel, autor también de otras conocidas carátulas para Lord Rochester o Frowning Clouds.

Las canciones

The Del Shapiros. Foto: Selu García
El disco empieza  con “Woo Woo”,  con sus tajantes guitarras que iluminan el alma, dando vida a geniales recursos de rock and roll, acompañando a una voz principal extraordinaria arropada  por unos coros que imprimen entusiasmo.  Breves momentos  solistas de gran calidad, y una sensacional sección rítmica de bajo más batería convierten éste en el primero de los éxitos de un álbum ciertamente redondo.  Le sigue “Boots”, otro grandioso momento de R&B salvaje con la garra más que suficiente para que te desmelenes bien a gusto al ritmo de esas guitarras tan aguerridas, con acompañamiento  de bajo en modo metralleta y batería arremetiendo con golpes meticulosos por doquier.  “Have you seen?” arranca con precisos compases de batería, antesala de una sesión tan maravillosa como increíble del mejor “Merseybeat” posible sin paliativos que valgan. Una melodía fascinante y una percusión en estado de gracia hacen de esta canción un tema que, sin duda, envidiarían los mismísimos Beatles en su mejor época.  

The Del Shapiros. Foto de su fecebook
“I want to tell you” siguiente tema,  tiene una mezcla sabrosa de beat y aires latinos con otra muestra irrefutable del dominio de su creador y sus intérpretes capaces de explayarse con soltura con un dominio estelar de todos los palos 60’s, con una agilidad y una imaginación encomiable.  Le sucede “Josephine” y en ella nos deleitan con un tempo de fascinante blues exaltado, a base de un bajo y una batería grandiosos. El ritmo acelerado nos lleva inevitablemente a disfrutar de un esplendoroso estado de máxima excitación. Con las neuronas disparadas y los pies moviéndose a una velocidad endiablada, recibimos extasiados ese gran solo de armónica, y ese acompañamiento de palmas que acaba por volvernos locos. Absolutamente descomunal.

“Tell me” cierra la cara A y lo hace con la mejor de las maneras: con unos arreglos pulcros pero a su vez impetuosos, definidos con riffs hirientes y delimitados por un inquieto bajo y una batería vigorosa. Otra exhibición melódica impactante que pone los pelos de punta gracias a n combinado de elementos propios con los que trazan un recorrido embriagador más un estribillo deslumbrante.

The Del Shapiros. Foto: enlasuite.com
Ya en la cara B nos ofrecen “Not Free”, mediante otro inicio de metódica batería que precede a una sucesión de entradas oscuras de guitarras ácidas y golpes de efecto a base de acordes distorsionados. Desemboca en una sucesión de recursos melódicos directos a acelerar la presión sanguínea con una combinación de riffs sugerentes de bajo y guitarra, con papeles solistas considerables.  Le sigue “I got someone”, otra maravilla de “garage beat” en su máxima esencia.  Un auténtico llena pistas, ideal para remontar los más insospechados bajones en cualquier allnighter que se precie. Y con el “a priori” aire mortuorio de “Rip” nos rematan a base de enérgicos rasgueos, contratempos de locura y un marcaje a las cuatro cuerdas muy llamativo con solo de guitarra exquisito. Una canción que te trastornará sin remisión posible, al igual que ese “What can I do” con el que vuelven a sus referencias más beat mediante una sonorización fascinante en la que todos sus componentes, desde la voz a la batería más sus dos guitarras, suenan en auténtica armonía generando un resultado propio de los más grandes.

The Del Shapiros. Foto de su facebook
Cierra tan nutrido compilado de excelencias otro R&B llamado “(I Can) Feed your pride” en el que acaban por dar rienda suelta a sus filias musicales mediante una soberbia exhibición de ingredientes, en este caso con órgano incluido. Es la última de sus  magistrales puesta a punto,  gentileza de una maquinaria musical perfecta,  con conocimiento de causa y con habilidad más que suficiente como para competir, si eso fuese necesario y posible, en cualquier batalla de bandas de los sesenta con claras opciones a alzarse con el triunfo más contundente y frente a quien sea.

Reflexión final 

Para los amantes del R&B, Beat, y el “garage”, The Del Shapiros figuran entre los cinco mejores grupos de raíces sixties, de este país al menos.  Seguro que con tamaña aseveración no os descubro nada nuevo, ni siquiera a nivel internacional. Prueba de ello es que toda una discográfica de prestigio mundial como es la alemana Screaming Apple les ha editado este flamante Lp con el título genérico de “Sangre con tomate”, un álbum impactante de principio a fin.

Con Raul El Primo, a la derecha de la foto. 
El disco contiene canciones brillantes que resultan extraordinariamente persuasivas. Por una parte nos retrotraen unas maneras de crear y grabar propias de los sesenta pero, a su vez, desarrollan esos mismos parámetros con unas ideas propias y una magnífica instrumentación más una excelente voz llegando a conseguir un nivel ciertamente inmejorable.  Escuchando atentamente los temas, incluso ya en una primera impresión, uno se queda con la grata sensación de que han  sido muy capaces de ampliar el recurrente cosmos sixties mejorando e inventando nuevas estructuras de arreglos, tanto melódicos como rítmicos, para que su imaginario sea tan novedoso como vibrante.  Estamos frente a un nuevo disco muy esperado por todos nosotros, y creo que convendrás conmigo que han cumplido con la mejor de las expectativas. Ahora es momento de presentarlo en directo con el nuevo combo, de completar ese proceso de comunicación tan vivaz mediante borbotones de esa actitud  que nunca les ha faltado. Esperemos que la nave Shapiro 3Fuzz  aterrice en todos y cada uno de los mejores escenarios de nuestra escena para que podamos disfrutar de esas magnificas “guitarras callejeras & garageras” porque tal y como apunta el gran Raúl: “despues vuestraz vidas ya no seran igual”.  Así que nada mejor que acabar esta reseña al igual que su mejor avalador, “El Primo”, mediante la última de la frases de su sensacional presentación: “Que Bonnei well Bendiga vuestroz corazones”.

Nota: Puedes escuchar algunas de las canciones en el bandcamp y adquirir una copia del álbum por internet en la tienda Lobotomy Shop.


No hay comentarios:

Publicar un comentario