lunes, 14 de septiembre de 2015

The Reverberations irrumpen en la escena “garage” con tres enomes temas para perdidos en el tiempo

Portada. Mik Baro
“Lost in time” podría considerarse como una de las expresiones más recurrentes para ejemplificar la confusión existencial de muchos de nosotros cuando nos vemos rodeados de esa absurda realidad cotidiana que, poco o nada, sabe de unos gustos musicales y una actitud que emerge de los sonidos “sixties”.  Utilizado como genérico para recopilatorios, nombre  de sellos, fanzines, o directamente título de canciones como es el caso de los italianos The Others, o los alemanes The Satelliters,  la frase aparece de nuevo en el panorama internacional de la mano de un flamante grupo de rock and roll. Se trata de uno de los combos que más sensación han causado en los últimos tiempos en nuestra escena "garajera". Ellos son de Oregon (Portland), responden al nombre de The Reverberations, y acaban de debutar este 2015 con un Ep de tres canciones editado en Europa por la discográfica vallisoletana KOTJ Records y en los Estados Unidos por Hidden Volumen, sello de Baltimore. Con una edición limitada a 500 copias, que volarán con toda probabilidad tras el entusiasmo generado,  y envuelta en una magnífica portada de Mik Baro, este recién creado cuarteto nos ofrece tres poderosos temas con los que consiguen que, de las veneradas raíces 60’s, broten descomunales canciones en las que todo resulta sumamente fresco, vibrante, con hiriente colorido, generando el entusiasmo imprescindible para que la maquinaria de botines, flequillos, fuzz, y demás ingredientes siga manifestándose en su mejor momento para que reafirmemos, sin tapujos que valgan, nuestra devoción absoluta por el “garage”.
         
Trayectoria 

The Reverberations. Foto: Autumn Abdel
The Reverberations son de Portland, Oregon. Se crearon hace poco más de un año como proyecto personal de Dave Berkham, quien deja en 2014 The Cry!, banda de powerpop,  con el propósito de crear un nuevo combo de “garage” y beat.  Con  John Jenne más Ian Bixby  crearía primero una banda de versiones de música “sixties” llamada The Hauer Things, y con Cameron Mazzia, con quien Dave ya había tocado en el instituto en un grupo llamado The Midnight Callers, deciden dar vida a un proyecto original para plasmar canciones propias. De este modo, nacen los Reverberations y empiezan a tocar por varios locales de su ámbito local al tiempo que entran en el estudio para grabar sus primeras canciones.

Artwork Mik Baro
Las tres canciones de este Ep que te presentamos son originales de Dave Berkham quien también canta y toca la guitarra solista. Le acompañan John Jenne a la rítmica, Cameron Mazzia al bajo, y Ian Bixby a la batería y percusión. Las grabaron en Red Lantern Studios de Portland, Oregón con el ingeniero de sonido, Evan 'Maus' Mersky, quien realiza además tareas de producción con la colaboración de la banda. Fue masterizado por Kirk Larsen en Fetish Pop Studios (Portland).  Por lo que respecta a la portada, es un excelente dibujo, marca de la casa, original del gran Mik Baro, quien visualiza de forma inmejorable, con un suculento colorido. la descarga energética de esta  banda mediante un personaje divertido, salvaje, montado sobre un pedal con ruedas, con su flamante Rickenbacker. La foto del combo en la contraportada es de Autumn Andel.  

Las canciones

The Reverberations. Foto de su Fb.   
Con la cara A, los Reverberations ya nos dejan absolutamente noqueados con ese temazo que es “Lost in Tyme”. Una canción en la más pura y desgarradora tradición del “garage” en la que, no solo se nota que tienen un conocimiento de causa espectacular sino que además, de esas ideas tan claras y aprehendidas, surgen aportaciones propias magistrales. Guitarras con la distorsión adecuada, ese fuzz que apasiona en sobremanera, más una repetición rítmica sublime, y un solo de guitarra espectacular consiguen momentos de auténtica locura. Y en ese éxtasis grupal tiene un papel muy determinante también la fantástica voz principal compenetrada en cada sílaba con la indestructible descarga de riffs, condimentos lisérgicos con arranques ácidos incluidos, un estribillo apasionante y, en conjunto, una melodía de ensueño. Sin lugar a dudas, se trata de todo un éxito para la pista de baile, de esos que aparecen muy de vez en cuando, y que consiguen que la escena explote como un volcán ardiendo en deseos de fiesta sin cuartel.

Y en su cara B, a la zaga de tan apasionante tema, nos ofrecen “Why sould i Care?” en la que destacan esas guitarras combinadas con destreza entre rasgueos y riffs provocativos, dando cobertura esencial a la voz principal, que se mueve con soltura respaldada por marcada   percusión y solvente acompañamiento de bajo. De nuevo, nos regalan un buen solo de guitarra, que resulta tan agresiva como persuasiva, dando forma a varios planos sonoros francamente increíbles. Crescendos de antología, riffs que parecen abarcar el universo entero, consiguen redimensionar el tema hasta límites inabarcables.
The Reverberations. Foto: Shane Goguen 

Para acabar, nos regalan un convincente ritmo beat titulado "The Way i Want You" a modo de colchón acogedor con muelles saltarines para que luzca una melodía apasionante estructurada por una voz que parece surgida de un grupo clásico universitario americano de los sesenta. Un tema con connotaciones amorosas, redondo, sin ningún tipo de arista, con un aire casi de “standard” que embelesa en sobremanera.  Súmale una vitalidad y un magisterio en los arreglos con los que acaban por abrirte todos los poros del alma predisponiendo al oyente a seguir escuchando, una y otra vez,  tan sensacional trabajo discográfico.      

Reflexión final 

The Reverberations. Foto de su Fb. 
Hay que atribuirle al amigo Oscar de KOTJ Records un poder sobrenatural para descubrir grupos con canciones tan memorables como las que nos ofrecen los Reverberations en su Ep de debut, con la colaboración de, los no menos esenciales, Hidden Volumen. No hay en este disco ni un solo detalle que no resulte fascinante y no solo por sus grandes canciones. Merecen también igual mención honorífica tanto su espectacular portada a cargo de un Mik Baro, especialmente inspirado para dar vida a divertidos personales con perspectivas geniales, como la no menos elegante foto de contraportada. Con  este envoltorio de auténtico lujo, más ese sonido que resulta tan apropiado como apabullante, las tres canciones emergen por los altavoces, magníficas e imprescindibles para cualquier amante del rock and roll que se precie. Por otra parte, son un excelente preludio para ese posible álbum, muy esperado, que según parece podría estar gestándose de la mano de Screaming Apple.  En mi opinión el Ep de debut de los Reverberations va más allá de una presentación digna. Con solo tres canciones dan visos más que suficientes para que podamos considerar a esta banda de Oregón como una de las más notables contribuciones a esa escena “garajera” en la que, en ocasiones, se presupone, en exceso, unas formas repetitivas cuando los caminos del Fuzz son tan inimaginables como inescrutables.  Estoy convencido de que no a va resultarte nada fácil sacarles de tu tocadiscos  porque desearás oírles una y otra vez a cualquier hora.
           
Nota: Puedes escuchar una de las canciones en el bandcamp donde también podrás adquirir una copia del disco.

2 comentarios:

  1. Great band and cool songs! One of the best new groups I've heard in ages! Highly recommended!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thank you very much, Frank, for your comment!!!

      Eliminar