martes, 15 de septiembre de 2015

Tras el penúltimo error, nos sorprende la buena suerte con el disco de debut del Loco Moretti

Portada
Loco Moretti es mucho más que un proyecto donde confluyen los excelentes gustos creativos más la destreza instrumental de sus cuatro componentes.  Se trata, sin lugar a dudas, de un hermanamiento no solo artístico sino también personal a cargo de unos magníficos  músicos unidos por una amistad forjada en los últimos cinco años. De esa indisoluble empatía emergen loables objetivos que les han llevado a debutar con un fascinante mini Lp editado este 2015 por la siempre sorprendente discográfica Hurrah! Música. Se trata de un álbum de 10” con cinco temas en el que se hilvanan letras cuidadas y melodías exquisitas: Canciones que heredan enriquecedores recursos armónicos y rítmicos del  folk y del rock and roll americano, al tiempo que se entrelazan con algunos momentos de ese pop country tan característico de la escena madrileña de los ochenta en la que no faltaban considerables detalles latinoamericanos.     

Trayectoria 

Loco Moretti. Foto de su facebook
Loco Moretti son un grupo madrileño formado hace aproximadamente media década por Sergio “Moretti”  Cid  (guitarra, mandolina, slide, voz),  “Al Moretti” Alberto Hernández  (voz, guitarra y banjo),  Alberto Blanco “Pelos Moretti” (bajo) y Gabriel “Gaby Moretti” Cuesta  (batería).  Alberto Hernández y Gabriel forman parte de los Zombie Valentines,  Alberto Blanco es un prestigioso guitarrista de música clásica y antigua, mientras que Sergio Cid toca la mandolina también con  los Williams Folkners.   Anteriormente, Sergio Cid y Alberto Hernández formaron un dúo con el que actuaron por Granada. Precisamente el nombre de la banda es un homenaje a un músico sufí que conocieron en la mencionada ciudad andaluza.  Ambos se trasladan a Madrid donde siguen tocando y cantando por locales de Lavapiés.  Poco después se incorpora Alberto Blanco y Gabriel Cuesta quien también había tocado en los Babylon Chat asturianos.  Graban este 10” en directo en el Studio B de Madrid. Las canciones originales las masteriza Antonio Astray en los Estudios Fonoraptor de la capital madrileña. Contaron con la colaboración al violín del también cantante y compositor argentino  Manu Clavijo.  De la producción se encargó Bernardo Calvo y la banda. Por lo que respecta al artwork, con esos colores tan cálidos en tonos tierra  más las espinosas rosas, el logo al más puro estilo western  y la calavera con sombrero adornado por un par de plumas, es de Héctor Gomila.      

Las canciones 

Loco Moretti. Foto de su facebook
El disco empieza a rodar con 'Penúltimo error',  un tema en el que las guitarras gimen al paso de un ritmo calmado medido con escrupuloso sentido del tempo. “Mi penúltimo error fue decirle que la quiero y mi último será perdonarla de nuevo…”. Un tema de fantástica melodía cantado con una sentida voz arropada por unos arreglos compasivos y a su vez cómplices con los errores inevitables de esta historia de amor y desamor.  Loco Moretti culmina sus andares sonoros mediante estribillos emocionantes y nos proporciona  momentos instrumentales de gran fuerza, a base de guitarras y slide, que nos rompen el corazón mediante pasajes de una enorme belleza. Termina la cara A con 'Curvas', otra canción de factura cariñosa, con unas guitarras bien compenetradas sobre un acompañamiento intachable.  Bajo nuestros pies se abren recorridos sonoros sensacionales interpretados a dos voces con una prestancia inaudita y un talante creativo digno de los mejores del género, tanto a nivel internacional  como de cualquier época.  Seguimos,  convencidos, esos mapas invisibles con atención a las curvas de la carretera que se mueven otra vez, y lo hacemos entre solos de guitarra de diferente textura folk and roll que nos llevan hasta el último compás complacidos por las imágenes y las recomendaciones existenciales que desprende tan fantástica canción.   

Loco Moretti. Foto de su facebook
Ya en su cara B, abren con la 'Buena  suerte',  un tema que despierta los instintos con la alegría agridulce del banjo conjuntada con la voz principal, las guitarras y la sección rítmica. Volvemos a amanecer, volvernos a vernos…  no todo tiene que ser tormentas y amores rotos…. Vivimos  “domingos claros sin preguntarnos porqués”.   Una canción que despierta las ganas de vivir, de compartir y de bailar.  Le sigue 'En mi frente' , un corte en el que la banda se muestra especialmente inspirada para deleitarnos con esa combinación de violín con guitarras, de momentos rápidos con otros más intimistas. De este modo recibimos, con los pelos de punta, el estribillo donde nos cantan:  “Sueño que las aguas se calman, y olvidan las palabras que dividen  el mar en dos… fuego que acaba, solo quedan las brasas de un futuro que no llegó…”.  Sin tapujos que valgan, son una banda poderosa que ni se compra ni se venda, como dicen en la canción.      

Termina el mini Lp con 'Esa luz',  breve corte final en el que se pone de manifiesto, con su arranque improvisado, cómo se grabó en directo este descomunal disco. Banjo y guitarra empiezan a andar con parsimonia, y va incorporándose el resto de la banda para decirnos a dos voces:  “Mañana al fin sabré si hoy mereció la pena”…  “a veces siento esa luz, trampa mortal, mis latidos entornan la puerta”.  

Reflexión final  

Loco Moretti. Foto: Miguel Magro
Realmente, son tantos los matices sonoros,  arropando letras seductoras, contenidos en este mini Lp del Loco Moretti  que, combinados con su buen criterio y palpable profesionalidad, procuran una extraordinaria paz y armonía, aunque pueda parecerte, por mi parte, que lo resumo con un recurso literario demasiado manido.  Me parece que hay en la música de Loco Moretti muchas noches de bolos frente a un público más o menos consciente, a priori, de la relevancia del momento. Actuaciones en calles, escenarios improvisados,  ya sea al aire libre o sobre escenarios de pequeños garitos.  Allá donde hayas tenido la suerte de oírles, estoy convencido de que te habrás quedado extasiado refugiando tus penas o revitalizando tus ilusiones con su envolvente música;   completamente satisfecho por la emotividad, el poder de convicción y la entrega en vivo de unos músicos ciertamente excelentes.  En todos esos conciertos se  muestran predispuestos no solo a agradar con sus memorables canciones propias sino también a cautivar al respetable con aquellas versiones que, por el recuerdo, son susceptibles de abrirnos el corazón a nuevas  sensaciones.   

Loco Moretti. Foto de su facebook
No somos dados a valorar en justa medida, al menos  públicamente, momentos tan especiales como éstos. O nos da vergüenza reconocer que nos ha encantado su intimismo, su sensibilidad, o estamos saturados de música con ínfulas de romanticismo adolescente y ya todo puede que nos parezca igual. Incluso hay quien se permite el lujo de entender esa música del alma como un telón de fondo que nos cubre los silencios incomodos en una conversación de bar tomando unas cervezas al tiempo que el grupo suena sin que le prestemos demasiada atención.  Pero el Loco Moretti no es nada de todo eso ni merece para nada ese tratamiento.  Su música es pura magia, capaz de hacer añicos, con sutil perseverancia, cualquier armazón con el que algunos visten su absurda indiferencia.  Sus canciones te cautivarán en sobremanera porque están hechas con la ilusión de quien sabe que, pese a todo, merece la pena, y que tras el penúltimo error siempre puede aparecer la buena suerte porque, como bien dicen ellos mismos, no todo van a ser tormentas y desamor. 

Nota: Puedes escuchar las canciojnes en el bandcamp de la banda, y adquirir una copia mandando un mensaje al facebook del sello. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario